Zidane le respondió a James tras las declaraciones acerca de su salida del Real Madrid

El entrenador del Real Madrid habló de su relación con el mediocampista colombiano y precisó que él fue quien tomó la decisión de irse del Madrid.

Zidane y James durante su paso en el Real Madrid. AFP

Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid, fue cuestionado en rueda de prensa sobre James Rodríguez. El francés fue claro y explicó que se alegra de que al colombiano "le vaya bien" en el Bayern Múnich. "Tomó la decisión (de irse). Juega ahí (en el Bayern). Le están saliendo bien las cosas y me alegro por él. Sólo puedo hablar de mis jugadores. No he tenido problemas con él no los voy a tener. Son decisiones. Me alegro por él", dijo. 

Esas declaraciones fueron una réplica a las palabras que dijo el colombiano de su extécnico al medio español El Chiringuito sobre su ciclo en el Real Madrid. "Creo que cada entrenador tiene sus gustos y eso es respetable. Jugaba bien, hacía goles, daba asistencias. Tenía buenos números. Me dolió lo que se dijo, que no entrenaba, cuando si hay alguien que entrena el doble soy yo", le señaló al periodista Eduardo Aguirre.

El entrenador también habló de Cristiano Ronaldo, quien tiene contrato hasta 2021, pero su salario está por debajo del de jugadores como Lionel Messi (Barcelona) o Neymar (París Saint Germain). Cristiano querría aumentar su nómina y una posible negativa del Real Madrid podría provocar su salida. Zidane, no quiso hablar del asunto, pero sí dijo que Cristiano Ronaldo y el Real Madrid están hechos el uno para el otro.

"Cristiano está en su club, en el que debe estar. El club, la afición y toda la gente le quiere. Lo que ha hecho... siempre digo lo mismo. No veo un Real Madrid sin Cristiano. La parte deportiva es lo que me interesa más. Él, como siempre, en un momento un poco difícil porque se habla de eso, él está ahí", comentó.

"No quiero hablar de eso (de si es un buen momento para que Cristiano pida un aumento). El contrato y esas cosas... Cristiano tiene que hablarlo con el club. Lo que más me importa es lo que hablo con él sobre el campo. Él no quiere hablar de otra cosa. Lo de fuera, lo gestiona él y ahí no me meto", apuntó.

El técnico francés insistió en que el portugués sólo tiene que pensar en "jugar", declaró que únicamente hablará de su "rendimiento" y de lo que Cristiano "puede aportar sobre el campo". Cuestionado por si la inestabilidad en los despachos puede afectar a un futbolista en los partidos, indicó que cada jugador tiene un carácter diferente y destacó que, en su caso, cuando vivió momentos "un poco complicados", se dedicaba a seguir trabajando y a jugar.

Además, señaló que no cree que a Cristiano le afecté su situación, porque cada día ve como se entrena en Valdebebas, y dijo que está siempre "concentrado" en lo que puede "aportar". "De su situación personal, yo no hablo. Sinceramente, quiero repetir, no veo a un Real Madrid sin Cristiano Ronaldo", insistió.

Zidane también habló sobre su futuro en el Real Madrid y, como en otras ocasiones, volvió a asegurar que no "imagina nada" de cómo será en los próximos meses, porque sólo vive en el "día a día". "Recuerdo los dos años que estuve entrenando y ganamos muchas cosas, decía lo mismo. No voy a cambiar, sé lo que es este club y voy día a día, intentando hacer lo máximo. No me veo más allá del día a día, de lo que estoy haciendo. Tenemos que cambiar", confesó.

Asimismo, declaró que si pensara que su discurso en el vestuario ya no tiene efecto sobre sus jugadores, se tendría que ir del Real Madrid. Ahora, afirmó, está en el club para seguir trabajando "con la ilusión" de darle la vuelta a la mala situación que vive deportivamente la entidad madridista. "No hablo de hacer las cosas mejor, estoy hablando de ganar partidos. Las cosas se pueden hacer mejor, como siempre, cuando no se gana es por algo. Nosotros no podemos cambiar y tirar todo. Ahora, lo que queremos es ganar partidos. Es lo que va a cambiar la dinámica", manifestó.
 

últimas noticias

Argentina pierde el camino en Rusia 2018

El infierno que vivió Thiago Silva en Rusia

Argentina camina sobre la cuerda floja