Publicidad
12 Feb 2022 - 7:22 p. m.

Chelsea le ganó a un duro Palmeiras y es campeón del Mundial de Clubes

El conjunto londinense sufrió de más para derrotar a los brasileños. La clave fue el VAR, que le dio un polémico penalti a los europeos en la segunda parte de la prórroga.
César Azpilicueta levanta el título del Mundial de Clubes en Emiratos Árabes. EFE/EPA/ALI HAIDER
César Azpilicueta levanta el título del Mundial de Clubes en Emiratos Árabes. EFE/EPA/ALI HAIDER
Foto: ALI HAIDER

Un día llegó la revancha. Chelsea, el último equipo europeo que no había conseguido el campeonato del Mundial de Clubes, cuando en 2012 cayó derrotado por el Corinthians de Tité y Paolo Guerrero, le ganó a Palmeiras y se alzó con el único título que le faltaba en su palmarés.

Al conjunto dirigido por Thomas Tuchel le costó mucho conseguir la victoria y se llevó el primer campeonato mundial de su historia después de derrotar a los sudamericanos por 2-1.

Mire: Lo mejor del fútbol internacional está en El Espectador

Los azules empezaron ganando con un gol de Lukaku, pero les empataron casi al instante después de un penalti concedido a los brasileños por una mano de Thiago Silva y que fue convertido por Raphael Veiga.

Con el 1-1 en el marcador, y con el colombiano Eduard Atuesta en el campo, el juego se fue a la prórroga y allí Chelsea consiguió la ventaja definitiva después de que el VAR les dio un penalti a tres minutos de que se acabara el partido.

El héroe de la victoria fue el alemán Kai Havertz, que anotó el gol del triunfo como lo había hecho en la final de la Uefa Champions League contra Manchester City el año pasado.

De esta manera, Chelsea se coronó como nuevo campeón del Mundial de Clubes en Emiratos Árabes, 10 años después de su fracaso en Japón.

Más: Real Madrid empató con Villareal antes de su duelo con PSG en la Champions

En el desarrollo del partido, Palmeiras plantó cara en la primera parte. Parados en su propio campo, marca del entrenador Abel Ferreira, los brasileños cuidaron el cero e intentaron buscar el arco a través de acciones individuales.

Chelsea, perdido en muchos tramos del juego, desbalanceó el resultado apenas en la segunda parte y gracias a Lukaku, pero no pudo sostener su ventaja tras el error de Thiago Silva que le dio el penalti a Palmeiras.

Y, a partir de ahí, los brasileños volvieron a su libreto y, por momentos, fueron superiores a los ingleses.

No obstante, el combustible no les alcanzó para llevarse el campeonato y, cuando parecía que todo iba a los penaltis, una mano en el área de Palmeiras, que concedió el VAR, le quitó el sueño a los sudamericanos.

Y si bien la mano sí se vio, la intención y la distancia del jugador con respecto al balón dejaron dudas alrespecto de la legalidad de la decisión del árbitro. No obstante, con la determinación tomada ya no hubo marcha atrás y Chelsea se llevó el campeonato.

No se pierda: Manchester United no levanta cabeza y empató en casa con Southampton

Tercer título para Thomas Tuchel, después de la Champions y la Supercopa de Europa. Un técnico que llegó a mitad de temporada el año pasado y que convirtió a Chelsea, en un par de meses, en uno de los mejores equipos del mundo.

Síguenos en Google Noticias