23 Aug 2020 - 9:23 p. m.

Hans-Dieter Flick: la sencillez como bandera

Fue clave en la obtención del título de Alemania en el Mundial Brasil 2014. Llegó como interino al Bayern Múnich y ganó la Champions.

Hans-Dieter Flick fue el hombre que aconsejó a Joachim Low que metiera a Mario Gotze en la final del Mundial de Brasil 2014 entre Alemania y Argentina. El atacante terminó anotando el único gol de ese encuentro y corrió a abrazar a Flick. Seis años más tarde, ya no como asistente de la selección teutona sino como entrenador principal del Bayern Múnich, volvió a generarle otra tristeza a Lionel Messi. Le propinó un histórico 8-2 al Barcelona en los recientes cuartos de final de la Champions.

Lea también: Las escuelas que han marcado la historia del fútbol colombiano

Flick asumió como interino en noviembre del año pasado tras la salida del croata Niko Kovac. Y con sus números récords conquistó la Bundesliga, la Copa de Alemania y la sexta Champions para el Bayern, en donde se siente respaldado. “El club está muy satisfecho con el trabajo de Hansi Flick. Bajo su dirección, el desarrollo deportivo es excelente, tanto por la calidad de nuestro juego como por los resultados obtenidos”, destacó Karl-Heinz Rummenigge, director general de la institución bávara.

Y es que Flick acomodó a cada jugador en la posición en la que se siente más cómodo e implementó un fútbol de ataque. No más estrategias mezquinas o especulativas, como alguna vez se vio con Kovac. Los protagonistas han reconocido que se sienten tan felices como cuando eran dirigidos por Josep Guardiola, actualmente DT del Manchester City. Hans-Dieter Flick siempre ha sido experto en analizar rivales a través de diferentes herramientas tecnológicas. Así se convirtió en el cerebro detrás de los éxitos de la selección alemana.

Es difícil romper con sus convicciones. De hecho, cuando apenas comenzaba su carrera como futbolista rechazó una oferta del Stuttgart porque tenía un compromiso como trabajador bancario y debía cumplirlo. Fue un mediocampista que es recordado por su paso por el propio Bayern y el Colonia. En 1996 se retiró e inmediatamente se puso a dirigir. Ya tenía la táctica como su nueva pasión de vida.

Le puede interesar: El arte del “Palomo” Usuriaga en Argentina

"Ha aportado un nuevo aspecto táctico, y también su mentalidad es lo que hace la diferencia hoy. Ha sabido resolver nuestros problemas desde que llegó. Es un buen entrenador que habla mucho con sus jugadores y que da mucha confianza", manifiesta el francés Corentin Tolisso. Por su parte, Thomas Muller asevera: "Nuestro juego no había estado tan bien organizado desde Pep Guardiola".

A los futbolistas les gusta esta visión de la jerarquía, que da a cada uno una sensación de seguridad. Incluidos los suplentes, con los que Flick habla mucho y con sinceridad. No viste raro ni busca llamar la atención. Simplemente se enfoca en el trabajo y en que sus dirigidos sean felices en el césped. Tiene la sencillez como una bandera innata. Con ella, el entrenador que nació hace 55 años en Heidelberg se consagró este domingo en la Champions contra el París Saint Germain.

@DeportesEE

Comparte: