28 Jun 2020 - 2:00 a. m.

Jorge Luis Pinto: “Me gusta bastante el proyecto de Emiratos Árabes”

El entrenador colombiano habló sobre la negociación con la selección de Medio Oriente y su salida de Millonarios. Dijo que “el fútbol ha cambiado para bien” y que está en plenitud de condiciones para dirigir.

A pesar de que el vicerrector y el profesor de educación física hacían parte del equipo de su colegio, Jorge Luis Pinto, como estudiante, era el capitán. Él dirigía, gritaba, instruía y determinaba los movimientos a realizar para ganar las competencias escolares, que en ese entonces eran tan importantes como una Copa del Mundo. “Es un detalle que ha sido muy significativo en mi vida, porque desde ahí quise ser entrenador”, explicó el estratega santandereano.

(Francisco Maturana: “A la selección Colombia procuro no verla”)

Luego, en la Universidad Pedagógica Nacional, el joven Jorge Luis decidió que se graduaría de la misma carrera que su maestro y compañero de escuadra del colegio. Sentía que era el camino para convertirse en director técnico, y lo confirmó cuando logró realizar sus prácticas profesionales con el legendario médico Gabriel Ochoa Uribe en el Millonarios que conquistó el título del campeonato colombiano en 1972.

Cada día le tomaba más amor a la táctica y a observar el balompié con una mirada analítica. “Yo fui al Mundial de Argentina 1978 por mi cuenta. Allá estuvimos con el doctor Ochoa y muchos estrategas. Todo empezó en firme allí, pero desde el colegio nació en mí ese deseo de dirigir”, continúa relatando el propio Pinto, quien en diálogo con El Espectador aseguró que está en el “mejor momento para ser técnico”, en una coyuntura en la que se encuentra negociando con la Federación de los Emiratos Árabes Unidos para dirigir a esa selección e intentar llevarla a Catar 2022.

¿Qué aspectos tácticos le llamaron la atención de ese Mundial del 78?

El talento de Brasil se imponía, lo mismo que el argentino y el peruano, pero había equipos que, de una manera u otra, marcaban y eran más agresivos y dinámicos, como Italia, que estuvo en el partido por el tercer puesto. Había una marcada diferencia en los comportamientos. Por ejemplo, uno de los mejores partidos que he visto fue el de Argentina-Italia, en Buenos Aires. Ganó Italia 1-0 y Romeo Benetti, volante central, me llamó la atención; para mí fue el mejor jugador del partido. Ahí empecé a visualizar conceptos e ideas, apoyadas en charlas que sostenía con el doctor Gabriel Ochoa, con quien hablábamos mucho de fútbol. Miramos y dialogamos bastante acerca de lo que pasó en ese Mundial.

¿Qué charla con él dejó huella en usted?

Hubo muchas, pero antes de eso también estuve metido con el brasileño Osvaldo Brandão, quien también era estratega y un grande en el fútbol. Él me mandaba a observar entrenamientos de equipos para que luego yo se los contara. Charlábamos e intercambiábamos interrogantes. Ahí le tomé gusto a las prácticas.

¿De qué otras personas que considera sabios del fútbol adquirió grandes conocimientos?

Valeri Lobanovski. Estuve casi 45 días con él en Kiev (Ucrania). Al mediodía él tomaba su té y me explicaba. Yo empecé a preguntarle lo del pressing, que él lo hacía con el Dinamo de Kiev que le ganó la Recopa de Europa de 1986 al Atlético de Madrid. Esos detalles me fueron influenciando para preguntar sin cesar.

Después de esos conocimientos adquiridos y de la carrera que ha realizado como entrenador, ¿cómo describiría la forma en la que le gusta que jueguen sus equipos?

Mis equipos deben tener el concepto del talento del fútbol suramericano: de Brasil, Argentina y el mismo Colombia. Tienen que tener la estrategia y el manejo táctico de los italianos, que son los equipos más tácticos que he visto en el mundo. Tienen que tener la dinámica de juego del alemán, que corre constantemente bajo distintos parámetros. Y tienen que tener el porte y la agresividad del fútbol inglés. Son características que identifico perfectamente en mis equipos.

(Luis Fernando Suárez: “Lo más importante del juego es que sea agradable para la vista”)

¿Cuáles son los conceptos tácticos más importantes?

Hay una gama muy amplia, pero, si hablamos de los últimos años, el salir jugando, la presión, el concepto de zona y manejos de bloque. Esos son dominantes. Ya después vienen los más específicos, pero los que nombré son conceptos genéricos que hoy todo el mundo debe saber dominar, bajo principios como la forma de presionar, en qué momento presionar, cuándo se presiona adelante y cuándo se hace bloque defensivo. Francia lo hizo perfecto en el Mundial: presionaba en el campo contrario con todos y también metido con los once jugadores en el último cuarto de su campo. Tengo las fotos y eso es lo que voy a mostrar en el libro que estoy realizando. Hay una gran variedad de conceptos, pero lo importante es su utilización. Yo vi el primer partido de Italia con Ucrania en Hamburgo en el Mundial de Alemania 2006 y escribí una columna que se titulaba: “No sé quién le gane a Italia”. Y no le ganó nadie.

¿Qué cambios ha percibido en el fútbol desde que comenzó a dirigir hasta la actualidad?

El fútbol ha cambiado mucho, y para bien. Todo el mundo cree que ha cambiado para mal, y no. Por ejemplo, antes los defensas centrales no salían con el balón, no lo tocaban y no tenían movimientos tácticos. Hoy tiene movimientos tácticos muy específicos y tocan. Los centrales que hoy en día no sepan salir con la pelota no pueden jugar al fútbol. Antes se le decía al volante de marca: “Quite el balón y entréguelo”. Hoy los volantes de marca son los que más juegan con la pelota en un partido. Sí se ha hecho más difícil expresar el talento. Hay mejores conceptos de marca, como la anticipación. También se corre más, pero hay que correr en velocidad y con técnica. Como los autos, que hoy son más técnicos y corren más, pero no han dejado de ser autos, y manejar la técnica de los cambios y la conducción es más fácil. Así se hizo el fútbol, en el que antes se metían los cambios con más lentitud. Se ha hecho más táctico desde todos los puntos de vista, y, quizá, menos agresivo, porque el sistema de marcade hombre a hombre, el líbero, el doble stopper y la marca al hombre desaparecieron, por una referencia y presión más clara sobre el balón. Es decir, antes se marcaba más al hombre, hoy se marca más al balón. Eso es un concepto plenamente palpable. Los espacios en el fútbol de hoy se redujeron al máximo. Antes había más, tanto en defensa como en ataque, y eso también lo pienso mostrar: cómo eran los equipos largos a diferencia de los equipos cortos de la actualidad.

¿Tiene algún esquema táctico favorito?

He comulgado muchas veces con el 4-3-1-2 o, en algunas oportunidades, el 4-3-3. Pero siento que el esquema que hice con Costa Rica (5-4-1), que no lo había hecho nadie en un Mundial —con todo respeto y puedo mostrar los videos— fue muy funcional y alterno. También más táctico, porque cada jugador tenía que llenar tres posiciones de juego en cualquier momento del partido, y eso para mí fue muy beneficioso. Podía jugar adelantado o metido atrás, con múltiples variantes, por lo que también me enamoré de ese esquema.

¿En el juego está ya todo inventado o pueden venir más cambios?

Puede llegar el momento en que se juegue con tres delanteros netos, como algunos equipos lo muestran esporádicamente. También hay un cambio muy marcado: que los volantes deben jugar muy bien, como el Barcelona. A ningún mediocampista de ese equipo, que es siempre protagonista, se le puede poner menos de ocho puntos de calificación.

(Alexandre Guimarães: “Sin un presupuesto alto, pero con la idea de juego clara, se puede ser competitivo”)

¿Qué se les debe enseñar a los niños que empiezan a formarse en una escuela de iniciación deportiva?

Todos los fundamentos a través del balón, porque el juego da el correcto manejo de los tiempos, la velocidad y los espacios. No lo había querido contar, pero esa experiencia de juego fue la que implementé con el Millonarios del primer semestre del año pasado, que tuvo récord de puntos. Utilicé esa metodología de entrenamiento y conmigo los jugadores de Millonarios no le dieron nunca una vuelta a la cancha. Desde el primer día era pura táctica y puro balón. Todo con balón en acción de juego. Por ejemplo, los desbordes se practicaban en acciones de juego, así como la penetración con paredes. Todo, en plenos comportamientos tácticos.

¿Hubo algún problema en su salida de Millonarios?

Yo había dicho que si no clasificaba a los cuadrangulares me iba. No puede haber un técnico en Millonarios que no clasifique entre los ocho. Como tampoco en Nacional ni en los equipos grandes. Lo dije y cumplí, pero no hubo problemas de ninguna índole.

¿Qué libros está leyendo durante la cuarentena mientras trabaja en el suyo?

Los libros que me gustan los leo dos o tres veces. En este momento estoy leyendo en alemán el libro de Rinus Michels, que no lo he podido conseguir en español. También el de Alex Ferguson y uno de Pep Guardiola.

¿Aceptará dirigir a la selección de Emiratos Árabes Unidos? ¿En qué va la negociación?

Estamos en eso: dialogando y avanzando, pero esas cosas no se concretan sino hasta que se firman (precisamente ayer tenía una nueva charla).

¿Entonces, le gusta el proyecto que le han presentado?

Bastante y estamos adelantados, pero todavía con detalles por definir.

Si se pudiera tomar un café con cualquier persona de la humanidad, viva o muerta, ¿con quién lo haría y por qué?

Tengo que volver a tomarme un café con el doctor Gabriel Ochoa Uribe, porque tiene una visión del fútbol neto. También con Rinus Michels y Franz Beckenbauer, a quien admiraba como jugador por el liderazgo y la interpretación de todo. La prueba de su inteligencia es que también fue campeón del mundo con Alemania como director técnico.

@SebasArenas10 (sarenas@elespectador.com)

Comparte: