24 Aug 2020 - 2:00 a. m.

La historia del Bayern Múnich, seis veces campeón de la Champions

Fue fundado el 27 de febrero de 1900, estuvo a punto de la quiebra por la Segunda Guerra Mundial y renació gracias al talento de tres leyendas. Este domingo se volvió a consagrar en el torneo de clubes más importante del mundo: venció 1-0 al París Saint Germain.

Los orígenes del nuevo campeón de la Champions tienen que ver con el MTV Múnich. La junta directiva de ese club se oponía a su adhesión a la Asociación de Fútbol del Sur de Alemania, por lo que unos hombres decidieron tomar su propio camino. El 27 de febrero de 1900 dejaron la posada Bäckerhöfl y se fueron al restaurante Gisela, donde fundaron el FC Bayern con el fotógrafo Franz John como primer presidente, cargo en el que estaría hasta 1903.

Lea también: Kingsley Coman, el parisino que dejó sin Champions al PSG

John eligió los colores azul y blanco para la institución que nacía y cuyo primer partido fue una victoria por 5-2, en marzo del año de fundación, sobre el Múnich 1896. Para soportar la carga financiera naciente, en 1906 el Bayern realizó una alianza con el Múnich Sport-Club, que lucía pantaloneta roja, tonalidad que conserva la poderosa institución alemana.

En 1907, el Bayern, ya con el rojo en su uniforme, se trasladó a la cancha de Leopoldstraße, primer escenario de fútbol con tribuna en Múnich. Ante 300 espectadores goleó 8-1 al FC Wacker en el partido inaugural de aquel estadio. Y tres años más tarde conseguiría el título de campeones del Distrito Este.

En 1920 el Bayern ya tenía 700 socios y era un club fuerte que en 1926 conquistó el Campeonato de Alemania Sur. En 1932 cientos de hinchas se fueron en bicicleta hasta Núremberg para observar cómo su escuadra derrotaba 2-0 al Eintracht Frankfurt y alcanzaba su primer título de Liga.

Sin embargo, en la década del 30 vinieron los peores tiempos para la historia del Bayern. Adolf Hitler y el régimen nazi llegaron al poder y discriminaron al Bayern, que era llamado “el club de los judíos”. De hecho, al presidente Kurt Landauer le tocó renunciar e irse de exiliado a Suiza, porque el dictador dio la orden de que los clubes solo podían tener dirigentes arios.

(Hans-Dieter Flick: la sencillez como bandera)

Y en 1944, en los finales de la Segunda Guerra Mundial, un bombardeo de los aliados destruyó la sede administrativa del club, que, según sus registros, perdió a 56 personas que lo integraban en los campos de batalla. Además, el intercambio de bombas y disparos dejó un número aún por definir de personas del Bayern desaparecidas.

En 1945 terminó la guerra y el Bayern Múnich comenzó su reconstrucción. No obstante, no fue admitido en la primera edición de la Bundesliga, en 1963. La quiebra estaba cerca y tuvo que deshacerse de sus mejores futbolistas para apostar por los jóvenes. Aparecieron el legendario arquero Sepp Maier, uno de los mejores goleros de la historia; Gerd Müller, el Bombardero; y quizás el más talentoso alemán de todos los tiempos: Franz Beckenbauer.

Desde finales de la década del 60, el Bayern Múnich, con esos enormes jugadores, comenzó a ganar todo. Arrancó una época dorada que aún no finaliza. Posee en su palmarés: treinta Ligas, veinte Copas de Alemania, siete Supercopas de ese país y seis Copas de la Liga. También acumula dos Copas Intercontinentales (1976 y 2001), un Mundial de Clubes (2013) y una Supercopa de Europa (2013).

Este domingo, Bayern Múnich venció 1-0 al París Saint Germain con gol del francés Kingsley Coman y alcanzó su sexta Liga de Campeones de Europa. Conquistó un certamen en el que triunfó en todos los partidos. Una escuadra que fue revolucionada por Hans-Dieter Flick. Una historia gigante la del club bávaro.

@DeportesEE

Comparte: