Publicidad
3 Mar 2022 - 4:59 p. m.

Leila Pereira, presidenta de Palmeiras, primera mujer que gana un torneo Conmebol

Leila Pereira se convirtió en la primera mujer presidenta de un club suramericano en ganar un título tras la Recopa que obtuvo Palmeiras. En el título del equipo estuvo el colombiano Eduardo Atuesta, que aportó una asistencia.
Leila Pereira, presidenta de Palmeiras, sostienes el trofeo de la Recopa Sudamericana junto con Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.
Leila Pereira, presidenta de Palmeiras, sostienes el trofeo de la Recopa Sudamericana junto con Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.
Foto: @agdws

Un hecho para la historia. Palmeiras, que venció anoche a Paranaense por la Recopa Sudamericana, le otorgó a su presidenta Leila Pereira el título continental, el primero para una presidenta en el fútbol del sur del continente.

Si le interesa seguir leyendo sobre deportes, puede ingresar aquí

Pereira, que está vinculada al equipo desde 2015 cuando Crefisa, su compañía, se hizo patrocinadora principal de Palmeiras. Desde diciembre de 2021 asumió su cargo como presidenta del club ‘Verdao’.

Palmeiras ganó la Recopa Sudamericana por primera vez al vencer 2-0 este miércoles al Athletico Paranaense en Sao Paulo, en la final brasileña del torneo que enfrenta a los campeones de las dos principales competencias de clubes de la región.

Puede leer: Con las sub 17 comenzó todo

Los mediocampistas Zé Rafael, en el minuto 49, y Danilo, en el 88, le dieron el triunfo al equipo que dirige el portugués Abel Ferreira, vencedor de las últimas dos ediciones de la Copa Libertadores.

“Soy un hombre que trabaja mucho en silencio y hoy la vida me recompensó (...) Era un título que el Palmeiras no tenía, quedamos grabados en la historia una vez más”, dijo Zé Rafael al final del cotejo.

Acostumbrado a esperar a sus contrincantes, el ‘Furacão’ de Alberto Valentim, ganador de la Sudamericana-2021, sufrió para emparejar la serie, que en la ida, en Curitiba (sur), quedó 2-2.

Con la victoria, los paulistas se desquitaron de la derrota el año pasado en la misma competición, frente al argentino Defensa y Justicia.

Ausencia de vértigo

Las emociones escasearon en el duelo entre los campeones de Sudamérica. Aunque Palmeiras dominó la pelota, en la primera parte ninguno de los dos hizo un solo remate a puerta.

Le puede interesar: Atlético Nacional sigue de tumbo en tumbo

Cuando dos equipos que edifican su fuerza en otorgarle la iniciativa al adversario se enfrentan, el riesgo de ausencia de fútbol ofensivo es real. Y eso sucedió en el Allianz Parque, dos elencos con problemas de creación que chocaron constantemente con la zaga adversaria.

Pese a que los locales fueron más voluntariosos, especialmente con los veloces Rony y Dudu, la sólida retaguardia construida por Valentim logró imponerse.

La final de vuelta de la Recopa fue un duelo entre dos entrenadores estudiosos y obsesionados con la táctica, cuyo destino, como suelen dictar las leyes no escritas del fútbol, iba a dilucidarse en una pelota quieta.

Zé Rafael fue derrumbado en la frontera del área. Él mismo acomodó el balón y lo acarició, con pierna derecha, para derrotar la estirada de Santos, quien alcanzó a rozar la pelota.

El despertar

Con la ventaja en el bolsillo, los paulistas no se encerraron sino que buscaron un tanto más que les diera tranquilidad para ganar su cuarto título en ocho finales disputadas desde que Ferreira, expulsado en los minutos finales, aterrizó en Sao Paulo, en noviembre de 2020.

Le recomendamos: Rusos y bielorrusos quedan finalmente excluidos de los Juegos Paralímpicos

Si bien no fue apabullante, la magia que faltó en el primer tiempo visitó por momentos el Allianz Parque, especialmente en una chilena de Rony (54) que Santos despejó.

Ante la falta de reacción de Paranaense, a quien el argentino River Plate le arrebató la Recopa en 2019, en la hasta entonces única vez que disputó el trofeo, el ‘Verdão’ retrocedió varios metros y esperó en su campo.

Los de Curitiba, que reconocen que su fuerza está en su unidad, pasaron trabajos para articular jugadas de peligro.

“Nos faltó la agresividad que tuvimos en Curitiba”, confesó el zaguero Pedro Henrique.

Cuando los rojinegros estaban volcados al ataque, aunque sin intimidar el arco de Weverton, Danilo sepultó cualquier chance de empate al anotar tras una asistencia del colombiano Eduard Atuesta. Así le aseguró una copa inédita al gigante esmeralda.

Síguenos en Google Noticias