6 Feb 2021 - 4:35 p. m.

Luto en el fútbol argentino: se suicidó el “Morro” García, ídolo de Godoy Cruz

El delantero uruguayo de 30 años, máximo goleador en primera división del club de Mendoza, estaba en tratamiento psiquiátrico.

El fútbol argentino está de luto. A sus 30 años, el Morro García se quitó la vida. El delantero de 30 años fue hallado en su apartamento en Mendoza. Estaba en tratamiento psiquiátrico, luego de haber sufrido COVID-19 y aislarse solo en su casa con problemas de depresión.

Según le dijo a TN un comisario que se encontraba en el edificio donde residía García, la Policía ingresó al domicilio del jugador porque la familia había alertado que hace tres días no respondía las llamadas ni sabían nada sobre él.

El futbolista uruguayo había sufrido problemas físicos y se encontraba apartado del plantel profesional, por lo que entrenaba de manera individual, pese a que tenía contrato con Godoy Cruz hasta junio próximo.

Lea también: Los días felices de Mario Alberto Kempes en Rosario Central

García es el máximo goleador en la historia (51) de Godoy Cruz en primera división, equipo al que todavía pertenecía.

“Mi bajo rendimiento se debió problemas personales, no fue fácil. No somos robots, no estamos hechos de acero, nos pasan cosas y eso hace que el rendimiento no sea el óptimo”, había dicho el uruguayo en una entrevista en junio de 2019.

(Huracán, un club con equipos para el recuerdo)

Pero había sido separado del plantel y tenía varias ofertas, aunque su intención era quedarse en la provincia. Era cuestión de días para que firmara con Vélez Sarsfield, Estudiantes o Gimnasia de La Plata.

El Morro fue destacado como una especie de futbolista de culto en Argentina, pues además de sus grandes condiciones, era un jugador que contaba con el cariño de todos los aficionados, independientemente del club que jugara.

Santiago García nació en el barrio Colón, en Montevideo. “No teníamos mucho, pero la pasábamos bien. Había gente más grande y yo, como tenía un carácter especial, directamente me agarraba a las piñas. Aprendí mucho ahí: no ir hacia las cosas malas; en los barrios humildes hay mucha droga. Tenía que seguir otro camino; que dejara la joda y que me dedicara al fútbol. Tengo amigos que no pudieron escapar de esa situación”, le dijo a La Nación en 2018, cuando fue goleador de la Superliga Argentina.

De niño comenzó a jugar en un equipo llamado Boca, luego pasó a Libertad Washington y debutó como profesional en Nacional, uno de los clubes más grandes de Uruguay, en 2008. Después estuvo en Atlético Paranaense (Brasil), Kasimpasa (Turquía), volvió a Nacional, pasó a River Plate de Uruguay y en 2016 llegó a Godoy Cruz, una institución en la que deja un legado eterno.

Comparte: