Adelante, Faryd

El exarquero vallecaucano, ahora comentarista deportivo, se recupera en casa tras haber estado el miércoles en la clínica Valle de Lili de Cali por una descompensación metabólica.

El último partido oficial que disputó el arquero vallecaucano Faryd Mondragón fue el martes 24 de junio de 2014, cuando la selección tricolor venció 4-1 a la de Japón en el Mundial de Brasil.

Ese día, en Cuiabá, reemplazó a David Ospina en el minuto 84 y, con 43 años de edad, se convirtió en el futbolista más veterano en actuar en una Copa del Mundo. Hizo historia y anunció su retiro definitivo, luego de 24 temporadas como profesional.

Desde entonces se ha dedicado al periodismo deportivo y a asesorar a jugadores jóvenes que quieren triunfar en el balompié. Su vida cambió radicalmente, pues pasó de las canchas a los estudios de televisión, en los que su experiencia en Paraguay, Argentina, España, Francia, Turquía, Alemania y Estados Unidos fue su carta de presentación.

Sorpresivamente, el martes en la noche fue internado en la clínica Valle de Lili, en Cali, por una descompensación metabólica, es decir fallas que afectarían su respiración, su cerebro o su sistema circulatorio, así como su temperatura corporal. Los primeros rumores indicaban que el exfutbolista sufrió una crisis emocional y entró en estado depresivo.

Un par de tuits en su cuenta, posteriormente borrados, daban indicios de esa situación: “Quien te extraña te busca, no te pierde”. “Voy a ser juez de mi existencia, porque ya me he cansado de que los demás me juzguen y me condenen sin oportunidad de defensa”, decían, aunque los médicos que lo atendieron ayer aseguraron que el exfutbolista respondió positivamente en las pruebas físicas y psicológicas que se le realizaron durante el día y por eso en horas de la tarde se le dio de alta. “Gracias a todos por los mensajes de cariño, preocupación y apoyo desde todos los lugares del mundo. Aquí ya en mi casa junto a mis padres, recuperándome de una descompensación metabólica que sufrí anoche. Mil gracias a todo el personal de la Fundación Valle del Lili por el profesionalismo e inmenso cariño que me brindaron. Gracias por el apoyo, los quiero mucho, tranquilos que estoy bien”, escribió Faryd en sus redes sociales, unos minutos después de haber salido de la clínica.

Acosado en redes sociales

Los cambios en el estado de ánimo de Mondragón pueden tener diferentes causas. En los últimos meses ha sido acosado en las redes sociales, en las que ha sido criticado por su trabajo como comentarista de los partidos del fútbol profesional colombiano. Sin embargo, también fue elogiado por una serie en la que entrevistó a varios de los mejores futbolistas del mundo: La 22 de Faryd.

A eso se suman los problemas con su exesposa, Adriana Zamorano, con quien tiene dos hijos, y con su más reciente pareja, Clara Azcárate.

Algunos allegados al jugador admiten que aunque ha asimilado muy bien su retiro de las canchas y su nueva vida, probablemente en algunos momentos especiales extraña vestirse de cortos y atajar.

 

Temas relacionados