América comienza su camino hacia la A

América de Cali, histórico club del fútbol de Colombia, busca superar el estigma de su vinculación con el narcotráfico y una aguda crisis administrativa y regresar a la primera división, tras tres años de padecimientos en la categoría B.

El equipo ‘escarlata’ enfrentará al Cortuluá, Pereira y Unión Magdalena en el grupo B. /Gustavo Torrijos

Cuatro veces subcampeón de la Copa Libertadores y 13 veces ganador de la Liga Colombiana, el conjunto escarlata se medirá esta noche, a partir de las 8:15 (Win Sports), ante el Cortuluá, en el inicio del grupo B de los cuadrangulares de ascenso programados por la División Mayor de Fútbol Colombiano, cuyos ganadores subirán a la categoría A, que pasará a estar integrada por 20 equipos.

El club vallecaucano afronta una intensa etapa de reorganización, luego de su retiro en abril de 2013 de la Lista Clinton, un instrumento del gobierno de Estados Unidos para combatir el tráfico de drogas y el lavado de activos, a la cual el América había sido vinculado en 1996.

Registra seis torneos en los que, a pesar de haberse proclamado campeón de uno, no dio nunca la puntada final y por eso no regresó a la primera categoría. Pareciera que poco a poco se va desinflando la ilusión de volver a la primera división. La hinchada, que en un principio era un aliado primordial, se ha comenzado a alejar de los estadios y cada vez las voces de crítica son mayores. Lo que más se ha cuestionado es la dirigencia, porque no ha podido consolidar un proyecto de retorno serio.

“Lo más importante para América es reconstruirse”, dijo Oreste Sangiovanni, presidente del club, que lo consideró “una empresa destruida”, con una deuda de 25.000 millones de pesos.

Además, el empresario reconoció que este torneo de cuadrangulares “es una oportunidad de ascenso que estamos tomando con toda seriedad”.

A pesar de varios fracasos, América piensa en regresar a la primera división gracias a una buena presentación en los cuadrangulares de ascenso, los cuales se disputan en Bogotá. Para eso ya llevan más de un mes entrenando en Chía para acoplarse a la altura. “Acondicionarnos será muy importante. Los jugadores han entendido que para tener un buen rendimiento lo más importante ahora es estar bien físicamente”, explicó Luis Augusto García, el técnico del equipo escarlata.

“Dentro de todo, ellos tienen claro que el objetivo se debe cumplir. Nosotros sentimos que los muchachos son jóvenes, pero quieren pasar a la historia. Ser los que volvieron a llevar al equipo a la A sería muy importante y eso lo saben”, asegura el técnico bogotano de 64 años, quien fue campeón con el cuadro escarlata en 1997. “Este fue un reto que nunca en la vida tuve la oportunidad de afrontar. Así que ahora lo estoy asumiendo con mucha ilusión. Todo lo que vivo acá es una novedad”.