América se queda en el infierno

El 13 veces campeón de Colombia perdió 1-0 ante el Unión Magdalena y tendrá que jugar su cuarta temporada consecutiva en la segunda división. Sus hinchas protagonizaron disturbios a la salida de El Campín.

Carlos Salazar celebra el gol del triunfo del Unión sobre América, que estará al menos un año más en la B. / Óscar Pérez

Definitivamente, del gran América de los años 80 y 90, ese que se paseó triunfal por todas las canchas del país y aunque no ganó un título internacional fue considerado el mejor equipo del continente, ya no queda nada.

Ayer fracasó en un nuevo intento por ascender a la primera división, esa de la que se fue por la puerta de atrás en diciembre de 2011. Ya en las temporadas de 2012, 2013 y 2014 había fallado y por eso la División Mayor del Fútbol Colombiano, con el ánimo de apoyar a los clubes tradicionales de las ciudades grandes, implementó dos cuadrangulares con los históricos que están en la categoría B, para que dos de ellos jugaran en la A en 2015 y el torneo se realizara con 20 clubes.

“Eso lo montaron para subir al América”, dijeron los más suspicaces, sin contar con que, por más oportunidades que se le brinden a un equipo, lo esencial es tener una nómina medianamente competitiva. Y eso es lo que no tiene América, que además de una profunda crisis deportiva, afronta graves problemas económicos y administrativos.

Por eso el América, que jugó el jueves ante Cortuluá (0-0) y el domingo ante Unión Magdalena (0-1), fue el mismo que recibió críticas durante todo el año pasado, en el que ni siquiera pudo disputar el ascenso o la promoción.

Un grupo de muchachos inexpertos, nerviosos, presionados y ansiosos, dirigidos por Luis Augusto García, no logró descifrar la férrea defensa samaria y brindó ventajas defensivas que le costaron la derrota, con un gol del volante Carlos Salazar.

Después del juego no se conocieron reacciones del estratega escarlata, como tampoco del máximo dirigente del club, Oreste Sangiovanni, por lo que no se sabe si continuarán al frente de la institución para el torneo de la B, que arranca dentro de 15 días.

Aunque la eliminación americana era casi un hecho, la ratificación se dio con el resultado del duelo de fondo, en el que Cortuluá superó 3-1 al Deportivo Pereira y también lo dejó fuera de la lucha por un cupo a la A, que definirán el miércoles tulueños y samarios. El otro lo disputarán el martes Cúcuta y Quindío, líderes del cuadrangular A.

Anoche, Dimayor anunció que el partido Bucaramanga-Real Cartagena, que ya no cuenta para nada, no se jugará. De acuerdo con esa lógica, tampoco se realizará el América-Pereira.

Los diablos rojos seguirán en el infierno de la B al menos una temporada más y para completar, sus seguidores, impotentes, descargaron su furia contra los agentes de policía que custodiaban El Campín. Protagonizaron disturbios en los alrededores del estadio y con ese acto sellaron la negativa de la administración de la capital para prestarle el escenario al club caleño durante el primer semestre, en el que el Pascual Guerrero estará en obra.