Andrés Felipe Roa: “Esto es solo el comienzo”

Andrés Felipe Roa fue una de las figuras del título. El costeño, de 22 años, quiere conseguir más cosas con el Cali.

Luis Benavides
Ese cabezazo al minuto 34 significó mucho, el título. Y lo marcó Andrés Felipe Roa, quien fue descuidado por la defensa del DIM y él, claro, aprovechó. No fue una ejecución simple, tuvo cierto nivel de dificultad, pero gracias a su técnica la definió correctamente. Las tardes de práctica en la cancha de baloncesto en la sede de Pance valieron la pena. Cuando era parte de los equipos juveniles del Deportivo Cali, el costeño se iba con sus compañeros Rafael Santos Borré y Alexis Pérez a mejorar la técnica. Se quitaban los zapatos para sentir mejor al balón, y pateaban, cabeceaban y jugaban por horas ahí, mientras que sus coequiperos descansaban. “El balón no se domina, lo que se domina es el cuerpo, porque la pelota es la misma para todos”, les repetía Agustín Garizabalo, quien los había enviado a probarse al Cali. Justamente de ahí la habilidad de Roa.
 
Desde que daba sus primeros pasos en la escuela Fausto Castro, en Sabanalarga, Atlántico, y luego en Acefal, estaba acostumbrado a levantar trofeos y ganar títulos. De hecho, cuando tenía 15 años y celebró la obtención de un torneo organizado por la Liga del Atlántico, anotando gol en la final, se dio su paso al Deportivo Cali. Luego volvió a celebrar cuando estaba a préstamo en Universidad Autónoma y ascendió a la A. Temporada y media después, con 22 años, dio su primera vuelta olímpica en la A con el equipo que confió en él. 
 
Andrés Felipe le agradece a su papá Carlos, quien hizo todo lo posible para que se volviera futbolista profesional, como crear un equipo de fútbol en Sabanalarga para que se fogueara su hijo o dejarlo ir de la casa a una temprana edad. “Mi familia no es de plata, pero ha hecho todo lo posible para que yo y mis hermanos (también futbolistas) estemos bien. Nunca nos faltó nada”, le cuenta a El Espectador, una de las figuras del Cali en la obtención de la novena estrella. “Es una alegría muy grande. A pesar de que somos un grupo joven y con poca experiencia, hoy somos campeones. Esto es sólo el comienzo de algo lindo, espero poder seguir dándole muchas alegrías al Deportivo Cali”, destacó. 
 
Siempre ha admirado a volantes como Andrés Iniesta, Cesc Fabregas o David Silva. Y en Colombia ha aprendido de futbolistas como Macnelly Torres, Giovanni Hernández y Luis Fernando Mosquera, a quienes considera sus referentes en el fútbol nacional. “De ellos he aprendido mucho, con verlos jugar trato de imitarlos. Sueño con estar pronto jugando al lado de James Rodríguez en la selección, mi otro gran ídolo”, confesó.