Deportes Quindío supera la crisis temporalmente

Fernando Castro le contó a <strong>El Espectador</strong> cómo se logró el acuerdo para que el plantel volviera este jueves a prácticas.

La tercera victoria en el torneo, el lunes pasado, supo a gloria porque, primero, la zona de promoción volvía a quedar en propiedad de otro, y de paso se regresaba al selecto grupo de los primeros ocho de la tabla, justamente los dos objetivos que a mañana, tarde y noche se recalcan en el vestuario del Deportes Quindío.

Tanta alegría parecía demasiado en un equipo que se acostumbró a la angustia y por eso en cuestión de horas la dicha tuvo un sabor amargo, tras acumularse la quinta quincena sin cancelar al plantel cafetero.

Por eso, cuando Fernando Castro se disponía a analizar el triunfo sobre el Cali como punto de partida para una nueva semana de trabajos, sus dirigidos lo dejaron con muchas ganas de hacerlo y sin palabras, al notificarle que dejaban de entrenar hasta que la junta directiva se pusiera al día con ellos.

‘Pecoso’, con el temperamento que se gasta y que ya le costó en este torneo una suspensión de dos jornadas, perfectamente pudo explotar de rabia o impotencia, pero estuvo de lo más paciente y comprensivo por un simple motivo: “Los jugadores tenían toda la razón, porque no estaban reclamando nada distinto a su salario, al esfuerzo de su trabajo”.

Resignado, el entrenador habló con el máximo accionista Hernando Ángel, quien aparte de aceptar y entender su posición mediadora, canceló un mes de sueldo, que en principio no resultó suficiente para levantar el ‘paro’ de la plantilla, que fijó como premisa el ‘todo o nada’.

Fueron pasando las horas, los días y acumulándose de paso sesiones de trabajo sin cumplir, pero al final la tercera resultó ser la vencida para que los jugadores cedieran, ante la promesa del presidente, César Pinzón, de que la semana entrante se pagará el mes y medio pendiente gracias al ingreso de un nuevo patrocinio.

Castro entonces programó práctica de fútbol este jueves mismo en la tarde, luego concentró el grupo y a primera hora de este viernes hará un repaso táctico para el juego de este sábado contra Medellín por la sexta jornada del rentado, advirtiendo que “afecta en algo dejar de entrenar, pero ya le dije al grupo que esto no puede ser una excusa y que debemos recuperar el tiempo perdido con entrega y profesionalismo”.

Justamente con eso y un fútbol más que aceptable, Quindío de a poco se aleja del descenso y en lugar de estar pendiente del promedio, le apunta al Clausura para ser uno de sus semifinalistas y así, según ‘Pecoso’, “se cumplirá con lo propuesto, recibirán los muchachos platica de premios y muchos de ellos podrán mejorar su contrato para el próximo torneo o serán vendidos a otros equipos, mejor dicho, ganaremos todos”.