Atlético Nacional siempre tiene obligación de título

El verde antioqueño llegó a su cuarta victoria en el Clausura y según su técnico, José Fernando Santa, cuando se pongan al día este mes con el calendario, la producción deberá ser mayor.

Dos temporadas sin dar vuelta olímpica y sin haber clasificado siquiera al cuadrangular semifinal del pasado Apertura, han convertido el vestuario de Atlético Nacional en un verdadero calvario y como alguien tenía que cargar tal viacrucis, José Fernando Santa, crucificado por las críticas y especialmente el escepticismo, quiso seguir con semejante peso a cuestas.

Y lo hizo por una razón que siempre estará por encima de cualquier otra consideración: amor, sentimiento que une al técnico con el verde después de dos décadas, tiempo en el que “personal y profesionalmente el crecimiento ha sido notable, pero lo más importante es que se pudo entender el valor de esta camiseta, que no está hecha para cualquiera”.

Sus dirigidos parecen haberlo entendido por fin y cuatro triunfos en el Clausura empiezan a darle forma de ilusión a esta campaña que en septiembre, casualmente el mes de los enamorados, tiene más de una prueba para terminar de convencer a su hinchada.

¿El presente verde lo justifican hoy más las individualidades que el colectivo?

No, hay varios aspectos que juego tras juego han permitido un aceptable funcionamiento y sin duda debo destacar la actitud del equipo como tal, ya que este es un grupo muy comprometido, el cual intenta todos los días dar lo mejor de sí e incrementar el nivel poco a poco. Con el paso de los partidos se suelta más y con los buenos resultados ganamos en confianza. Tenemos un equipo competitivo y asumimos este reto con mucha seriedad.

¿Siente que está venciendo la incredulidad?

Sin lugar a dudas en el fútbol los resultados mandan y en la medida en que los vas consiguiendo, la confianza de parte y parte ofrece un entorno favorable. Ya son 20 años que cumplo en la institución y sé de la exigencia del cargo, pero desde el primer día se ha trabajado en busca de devolverle a Nacional el protagonismo perdido.

¿Eso de ser protagonista es lo mismo que pelear título?

Por supuesto, ese es un aspecto demasiado claro en Nacional. Estén los que estén, la obligación de título siempre va a ser inherente a la institución, porque su grandeza así lo obliga. En el último tiempo lamentablemente no hemos podido hacer buenas presentaciones, pero tenemos esta gran oportunidad de volver a darle a nuestra hinchada muchas satisfacciones.

¿El equipo ya se repuso de la ausencia de Giovanni Moreno?

El fútbol no es un deporte individual, sino colectivo, dependemos de los 11 que están en la cancha, más allá de las condiciones que unos u otros puedan tener. Obviamente extrañamos a Giovanni por todo su talento y goles, pero tenemos un gran equipo y contamos con jugadores que han asumido el rol que él desempeñaba.

¿A Dorlan Pabón le ha pesado el cambio de camiseta?

No, para nada. Es un jugador de mucha capacidad, presto a ayudar y a sacrificarse por el equipo. De alguna manera apenas está comenzando a mostrar todo lo que tiene, para nosotros es la quinta fecha y su nivel va en ascenso, como es el caso de Jairo Patiño, (Víctor) Ibarbo, (Marcos) Mondaini o (Ezequiel) Maggiolo.

A propósito, la cuota extranjera por fin está respondiendo…

Gastón (Pezzuti) en este proyecto para mí era fundamental y su presente está demostrando la importancia que tiene para el equipo y así lo han sido los otros dos argentinos. En el aspecto profesional y compromiso, los tres son 10 puntos y su soporte en el colectivo resulta vital.

Muchos le criticaron por ubicar a Patiño como volante central, pero el tiempo parece darle la razón…

Jairo es un jugador de muchas condiciones, experiencia y recorrido, le hemos encargado una labor que pocas veces había asumido, la de arrancar unos metros más atrás y desde ahí está haciendo una gran función, con mucho sacrificio de por medio, que a su vez se convierte en un ejemplo para el resto de compañeros.

¿En qué debe mejorar Nacional?

Como técnico y conocedor de lo que es Nacional, el equipo siempre ha tenido un estilo, que es el buen fútbol, y en esa parte estamos en deuda, porque con los jugadores que están, se puede jugar mucho mejor. Todavía nos falta criterio y personalidad para manejar más tiempo el balón y cuando lo consigamos, tendremos suficientes argumentos para imponernos.

En septiembre se pondrán al día con el torneo. ¿Están preparados para esa carga de juegos?

El calendario nuestro ha sido bastante particular. Al comienzo tuvimos muy poca competencia, cada 15 días jugábamos y a partir de esta semana será domingo-miércoles-domingo, porque además tendremos Copa Postobón y debemos asumir el fixture como nos tocó, de la mejor manera posible, siempre con mentalidad ganadora y todos deben estar dispuestos.