Jornada de goles en la Liga Postobón

Con dos partidos de seis anotaciones cada uno, la jornada del Clausura fue generosa en efectividad con 27 gritos en ocho juegos.

La décima fecha del Clausura fue la más efectiva del torneo con 27 anotaciones y el partido de la fecha sin duda se disputó en el estadio General Santander de Cúcuta, donde rojinegros y junioristas ofrecieron un partido abierto que se tradujo en muchos festejos.

No más cinco se registraron en el primer tiempo, el cual apenas comenzaba y ya la red se sacudía gracias a un experto en hacerlo: Carlos Bacca, quien aprovechaba la asistencia de Giovanni Hernández para adelantar al visitante.

El Príncipe y capitán rojiblanco aprovecharía luego una pelota quieta para aumentar, pero Giovanni García descontaba para alimentar la ilusión local, que se desvanecía cuando Vladimir Hernández ponía el 3-1.

Pero al minuto 40 César Fawcett vio la roja por protestar la amonestación mostrada por Ímer Machado y el hombre de más lo hicieron valer los del Nene Díaz para volver a descontar a través de Roberto Polo.

Para el complemento el goleador motilón Wilson Carpintero no perdonó en la primera que tuvo para decretar la paridad a tres y rescatar así un punto que les permite a los de la frontera mantenerse en posiciones de vanguardia.

Igual número de goles hubo en el Palogrande de Manizales que volvía a abrir sus puertas y el Caldas, urgido por la victoria para espantar la sombra de crisis, le hizo sentir la localía al Quindío tras golearlo 4-2, lo cual mantiene en la dirección técnica a Juan Carlos Osorio.

América carece de recursos económicos, pero cuenta con una nómina que reta a la adversidad con resultados y el sábado, frente a la suplencia del Tolima, debido al compromiso del vinotinto por Sudamericana de este martes, se impuso por la mínima para llegar a 14 puntos y mantener opciones de clasificación a la semifinal.

“Este equipo tiene hambre, pero de gloria, porque esta camiseta así lo exige y creo que los muchachos están comprometidos en sacar esto adelante”, dijo Bélmer Aguilar, autor del gol escarlata, con el que se aumentó la diferencia a Envigado en la tabla del promedio, para huirle a la promoción.

La maldición del alargue

Los dos equipos de Medellín tuvieron cómo sumar de a tres, pero a ambos se les escapó la victoria en tiempo de reposición. El DIM, por ejemplo, se puso en ventaja a un minuto del final y al segundo de adición un cabezazo de Juan Carlos Ramírez, ex poderoso, dejó a los del Pánzer con un mal sabor.

Así lo reconoció Juan Esteban Ortiz, uno de los más molestos en el camerino local al final del encuentro, quien admitió que “errores como el de marca que cometimos en la última jugada del partido no pueden pasar y mire cómo se pagan de caro, porque teníamos la victoria y se nos escapó”.

Pero si el mediocampista fue autocrítico, a José Fernando Santa, técnico de Atlético Nacional, le sobró reflexión porque el verde ganaba 0-2 en el Plazas Alcid de Neiva a 15 minutos del final y en el alargue se tuvo que resignar con la igualdad, algo que para el DT resultó “injusto, porque hicimos todo para ganar y Huila con más ganas que fútbol nos arrinconó y en un pelotazo se encontró el empate”.

Según el mediocampista de los opitas, Rafael Arlex Castillo, “el rival sin proponer mucho se estaba llevando demasiado, porque nosotros fuimos dueños de la pelota, las opciones y por eso pudimos rescatar un punto, aunque debieron ser los tres”.