¡Azúcar pa' Millos!

 Con anotaciones de Diego Valdés, Sergio Herrera y Juan Guillermo Domínguez, el Deportivo Cali venció 3-2 a Millonarios en el estadio El Campín de Bogotá. Por los locales anotaron Milton Rodríguez y el debutante Leonardo Castro.

No fueron los 2.600 metros sobre el nivel del mar los que ahogaron, en principio, a los jugadores del Cali en Bogotá. Además de la altura, los once albiazules también ayudaron para asfixiar a los azucareros. Pero tres minutos de oxígeno fueron suficientes para que los caleños voltearan el marcador y se llevaran los tres puntos del partido.

Castro adelantó al ‘Millo' cuando apenas iban siete minutos de juego. Para entonces todo era júbilo en las graderías y en el banco albiazul. Millonarios era un equipo de pura presión que poco dejaba pensar al Cali. Ni siquiera la salida desde su propio arco era tranquila para los visitantes.

Con el pasar de los minutos Millos fue dejando el papel protagónico y el partido se convirtió en un tedioso ida y vuelta que no generaba riesgo alguno en las porterías. Cali mejoró en su ofensiva cuando Armando Carrillo entró al campo de juego, pues antes nadie llevaba con claridad la pelota al frente de ataque y Sergio Herrera lucía muy sólo en medio de los centrales capitalinos.

Si bien los visitantes no lograron la igualdad en el resto del primer tiempo, en el segundo desnudaron las falencias defensivas de los albiazules y dejaron en evidencia la lentitud de los centrales millonarios. Los últimos cuarenta y cinco minutos fueron los más emocionantes de la noche.

El intento desbocado de Millos por conseguir la segunda anotación, fue lo que provocó el festín caleño en El Campín. Los espacios en la zona defensiva se empezaron a notar y ese grupo asfixiante del primer tiempo pasó a ser un equipo ‘partido' que dejó sola a una lenta defensa a la que también por arriba le hicieron mucho daño.

A los 60 minutos Valdés empató el juego desde el punto penalti y tres más tarde Herrera puso el de irse arriba. Domínguez, también desde los doce pasos, anotó el de la tranquilidad cuando ya faltaban siete para el final. En cada una de las anotaciones de penal influyó la presencia de Carrillo, toda vez que fue a él a quien le cometieron las faltas dentro del área cuando, por su velocidad, dejaba regados a los centrales millonarios.

Desde que recibió el primer tanto en contra, Millos quiso reaccionar, y de hecho buscó con ímpetu abatir a Juan Pablo Ramírez. Pero el guardameta caleño demostró con creces que no hacía falta otra persona en esa posición tras la salida de Óscar Córdoba.

El joven portero se puso la capa de héroe y ahogó el grito de gol millonario en no menos de tres ocasiones. Sacó pelotas de la raya, frustró tiros libres con dirección de gol y estuvo atento en cada aproximación embajadora.

En la última jugada del partido, el árbitro pitó erróneamente una mano dentro del área de Jaír Benítez. Sancionó el tercer y último penal de la noche. Rodríguez fue el encargado de ponerle las cifras definitivas al marcador, con su segundo gol vistiendo la camiseta azul de la capital.

Al final, Millos llegó en más de 12 ocasiones con claras opciones de gol, pero sólo pudo festejar dos veces. Cali en cambio, llegó en cinco oportunidades, marcó tres goles y sumó sus primeros puntos (3 pts.) del Finalización, los mismos con los que ahora quedó Millonarios.

 

últimas noticias

Carlos Arango, el primer jugador de exportación

¡El Caldas fue la revelación!

1950, el año del Deportes Caldas