‘La Champeta’ no pasa de moda

Iván José Velásquez es sinónimo de gol en el presente Apertura. El domingo llegó a su noveno grito en el torneo, lo que le convierte en el máximo artillero. “Primero que Quindío clasifique y luego sí que pueda pelear el botín de oro”, advierte el delantero cartagenero.

En el Caracas no podía irle mejor. Era titular del bicampeón venezolano y la oportunidad de disputar otra Copa Libertadores estaba garantizada. Pero esa aparente estabilidad no fue tal para Iván Velásquez, quien ni siquiera de un día para el otro sino en cuestión de horas, tuvo que buscar equipo de emergencia.

“Primero no se llegó a un arreglo económico y después argumentaron que el técnico quería un equipo más criollo”. Esas fueron las razones por las cuales abandonó la capital venezolana. Era junio de 2007, cuando ya la mayoría de equipos tenían armadas nóminas de cara al segundo semestre. Y entre tan escasas puertas abiertas, se decidió por una que para muchos no resultaba atractiva, pero que para el delantero cartagenero de 31 años, ofrecía algo único: “No tenía presión de ninguna índole e iba a empezar de cero en el fútbol colombiano después del traspiés que había sufrido en Júnior”.

Fue así como ‘La Champeta’ llegó al Quindío para el pasado Clausura y con seis goles alcanzó a ser novedad, aunque furor es el que está causando en el presente Apertura con nueve gritos que le convierten en el mejor artillero del torneo.

Siempre se trabaja para sobresalir, ¿pero le sorprende un arranque como éste?

Si te dijera que no estaría mintiendo, pero igual resulta gratificante estar en un buen momento que espero le sirva al equipo para lograr los objetivos que nos hemos propuesto porque este es un grupo con hambre que puede llegar más lejos de lo que la gente cree.

¿De los nueve goles, con cuál se queda?

El que marqué en Cúcuta, fue un golazo que sirvió para remontar en su momento, pero lamentablemente no alcanzó porque al final nos marcaron dos goles y perdimos 4-3.

¿Con cuáles delanteros del rentado cree que peleará el botín de oro?

Rentería del Huila viene bien, Tejada con el América también, Polo de la Equidad viene haciendo méritos, a Léider (Preciado) nunca hay que descartarlo y además hay volantes con mucho gol como Luis Fernando (Mosquera) que tiene un gran potencial, lo mismo que Ciciliano o Giovanni Moreno, son volantes goleadores.


¿En el Quindío juegan para usted?

No, esto es producto de un trabajo en conjunto porque si bien uno en la cancha tiene sus funciones, el equipo se mueve bien, trabaja para ganar independientemente de quién esté adelante o atrás; no depende de una sola persona.

¿Por qué la llegada de Otero le dio otro rumbo al equipo?

Porque el ‘profe’ ha reforzado mucho el aspecto personal, charla con el jugador, es una persona que te da mucha confianza dentro del terreno, exige lo normal, pero aparte de eso le da el respaldo absoluto al jugador.

¿Tener buena media distancia evita referencia de marca en el área?

La verdad eso me ha dado resultado, el tirarme unos metros atrás porque los centrales no salen tanto hasta allá y eso me da libertad, aunque con el paso de los partidos ya lo referencian y ahora está en uno saber por dónde meterse, que los compañeros me creen el espacio o yo a ellos.

En una nómina tan joven, su experiencia era casi que obligatoria…

Sí, aunque varios de los jóvenes van sumando partidos y eso cuenta. De pronto uno aporta el recorrido que ya se tiene, pero el aprendizaje es mutuo porque uno aprende de los muchachos y vamos mezclando todo eso para provecho del equipo.

¿Se siente referente del equipo?

Sí porque varias personas me lo han dicho y no hay que desconocerlo, pero otros compañeros como Luis Ómar (Valencia) y Rojano también lo son, entonces lo importante es saber administrar ese compromiso extra en beneficio colectivo, ya que hay una mayor responsabilidad.

Quindío nunca ha estado en cuadrangulares semifinales. ¿Es ahora o nunca?

Pienso que sí, este equipo está para estar entre los ocho, viene jugando muy buen fútbol, no va a ser nada fácil, pero eso es lo que se tiene en mente y la capacidad individual y colectiva que tiene da para ilusionarse y Dios mediante, clasificar.

Tienen los mismos puntos del octavo, ¿cuáles son sus cuentas para clasificar?

Siempre he dicho que la mejor cuenta es ganar, independiente de lo que pase con los demás. Por fortuna dependemos de nosotros mismos y lo más inmediato es ganarle a Envigado, un rival directo en nuestras aspiraciones y como tal, ahorita necesitamos de esos tres punticos.

¿Sacrificaría sus goles por el cupo a los ocho?

Por supuesto, no lo dudaría ni un segundo porque para mí lo más importante es clasificar, lo demás irá llegando por añadidura en la medida en que sigamos trabajando con humildad y sacrificio.

Temas relacionados