Despertó muy tarde

Santa Fe venció 2-0 al América en El Campín y evitó que el rojo caleño se acercara más a la final del Apertura. Léider Preciado y Francisco Nájera anotaron los goles locales.

El triunfo de Envigado del sábado había desconectado del respirador artificial a Santa Fe y su remota ilusión de ser finalista de la Copa Mustang I, pero igual, a los albirrojos les quedó algo de oxígeno y, sobre todo, honor suficiente, para superar 2-0 el domingo al América en El Campín.

Los dirigidos por Fernando Castro por fin vieron la victoria en los cuadrangulares semifinales para dedicársela a su afición, que ayer pareció visitante porque la taquilla en el estadio de la calle 57 la hizo la parcial escarlata, que se apoderó de buena parte del escenario.

Con esa motivación extra, el visitante, con la tranquilidad que le daba el liderato y la ventaja de dos puntos sobre Envigado, su más inmediato perseguidor, intentó hacerse al control del juego.

En principio a los de Umaña les funcionaba el planteamiento, porque las proyecciones de Pablo Armero y Paulo César Arango por los costados empezaban a complicar el fondo cardenal, donde Leonel Vielma y Javier Arizala ofrecían ciertas ventajas para que los ‘Diablos’ llegaran a predios de Agustín Julio.

Pero cuando América parecía imponer condiciones, apareció Léider Preciado en su verdadera dimensión y como el goleador de raza que es, en la primera que tuvo, no perdonó. El tumaqueño recibió un balón al borde del área, se dio vuelta y de potente derechazo dejó sin opción a Berbia para el uno a cero.

La sonrisa era albirroja, pero ésta se apagaría más rápido de lo imaginado porque Julio se fue a los 12 minutos de juego por un golpe en el hombro izquierdo. Al arco fue el juvenil Camilo Vargas, quien espantó las sombras de dudas con espectaculares atajadas.

Gracias al arquero capitalino y al cabezazo certero de Francisco Nájera que promediando la etapa inicial aumentó el marcador, fue patente la superioridad de Santa Fe, especialmente en el primer tiempo.

En el complemento, América tuvo más la pelota, adelantó sus líneas, aprovechó que el rival se replegó, pero fue impotente a la hora de definir y en las pocas que tuvo para al menos descontar, se encontró con un Vargas inmenso que se proyecta desde ahora como el futuro cancerbero santafereño.

Triunfo sin discusión que pudo ser más amplio al final, de haber aprovechado Mosquera y Toloza los contragolpes. Igual una alegría no le cae mal a nadie y por eso ‘Pecoso’ al final elogió la entrega de sus dirigidos, esa que tanto reclamó en los anteriores juegos y ayer apareció cuando era demasiado tarde.


La definición del Cuadrangular A, entonces, estará en el Parque Estadio del Sur este miércoles, donde Envigado recibirá al América, con apenas dos puntos de distancia, por lo que un triunfo naranja les dejará a los dirigidos por el ‘Kiko’ Barrios la primera opción de avanzar a la última instancia, pero si el visitante triunfa, se convertirá en finalista anticipado del Apertura.

Santa Fe, por su parte, buscará su segunda victoria al hilo para seguir ganando terreno en la reclasificación, cuando se mida a La Equidad en el Nemesio.

‘Bolillo’ o ‘Bolillo’

Ayer nuevamente el nombre de Hernán Darío Gómez sonó con fuerza en El Campín y aunque el presidente de Santa Fe, Armando Farfán, se empeña en desmentirlo, una fuente cercana al comité ejecutivo cardenal le confirmó a El Espectador que ya existe un precontrato firmado con el entrenador antioqueño.

Además, la opción de Gustavo Alfaro, que surgió en los últimos días, fue desmentida por el propio entrenador argentino, quien le dijo a Caracol Radio el sábado que si bien se iba de Arsenal de Sarandí, entre sus planes inmediatos no está dirigir fuera de su país.

En conclusión, ‘Bolillo’ ha sido, es y seguirá siendo la primera opción para suceder a Fernando Castro en el banquillo cardenal y en cuestión de días se instalaría en la capital del país.

Sigue el suspenso

En el cuadrangular B, el suspenso sigue reinando luego de que Chicó y Medellín igualaran a un gol el sábado en el estadio La Independencia de Tunja y Deportes Quindío con su triunfo a domicilio sobre el Cali (0-2) quedara a un punto de ajedrezados y poderosos, que suman seis unidades en el comando de la clasificación.

Las dos anotaciones en la capital boyacense llegaron a través de la misma vía: el penalti. El primero fue sancionado al comienzo del complemento y lo convirtió Miguel Caneo, mientras en el epílogo del juego, el DIM empató con el cobro de otro argentino, Ómar Pérez.

En el otro juego de la llave, Quindío dio la sorpresa de la jornada tras vencer 2-0 al Cali en el Pascual Guerrero, con anotaciones de Iván Velásquez (penalti) y Luis Ómar Valencia. Algunos hinchas locales invadieron el campo en el complemento, lo cual obligó al árbitro Albert Duarte a suspender el juego en dos oportunidades.