"Siento como si fuera a debutar": Dudamel

 Rafael Dudamel, portero venezolano, reaparece con los escarlatas y justo contra un equipo de su país. En cambio, Juan Carlos Henao, arquero colombiano, estará en el mismo compromiso, pero defendiendo los colores del vecino país.

Tanto tuvo que esperar Rafael Dudamel en volver al fútbol colombiano, para que en realidad lo disfrutara poco. A mediados del año pasado, América finalmente le apostaba a la experiencia del arquero, quien más se tardó en llegar a Cascajal, que en convertirse en la garantía que Diego Umaña requería para construir un equipo de aspiraciones, las cuales se convirtieron en lamentos cuando en octubre el ligamento cruzado de la rodilla derecha no aguantó.

En ese momento, antes que el dolor físico, predominó el moral, porque según el venezolano: "Me encontraba en un nivel muy alto y tener que dejar al equipo justo antes de los cuadrangulares fue terrible". De ahí que la impotencia marcara toda su recuperación: "Primero resultó duro quedar a un punto de la final del Clausura y después perder el título del Apertura contra Chicó".

Pero esas desilusiones, como la lesión, quedaron atrás. El Uno está de vuelta y por esas cosas de la vida y del fútbol mismo, reaparece esta tarde en su país como titular frente al Maracaibo, en juego de la fase previa de la Copa Suramericana (6:15 p.m., Fox Sports), sobre el cual asegura: "Es una linda coincidencia, siento como si fuera a debutar y hacerlo a nivel internacional y en Venezuela, le da aun más ese toque especial".

Fueron nueve meses lejos del arco, tiempo en el cual jamás pensó alejarse definitivamente de él pues las razones son claras: "Siempre estuvieron las ganas de seguir jugando, además, en la recuperación me iba evaluando y siempre fui respondiendo. Entonces eso me llenó de optimismo, como también estar cerca de un gran grupo humano y un cuerpo técnico que supieron manejar mi ansiedad".

Dudamel les agradeció brindándoles su apoyo y el hombro en el cual muchos lloraron el subtítulo del Apertura, que por más doloroso que aún resulte, considera que ha permitido que muchos hayan madurado. "Perder esa final me dolió tanto como la lesión misma y al estar en la cancha, derrotado, eso te hiere, pero también te impulsa a seguir para estar al siguiente torneo del otro lado de la cancha, celebrando".

Por eso espera hacerlo cuanto antes y tiene doble oportunidad: "El objetivo del grupo es pelear tanto el torneo local como la Suramericana, así varios disputen por primera vez un torneo internacional; pero al tener una nómina mucho más numerosa, nos va a ayudar a que evitemos el desgaste. Así que el equipo está muy bien y vamos a luchar por los dos".

Él tampoco escapa a la competencia y tendrá literalmente un mano a mano con el uruguayo Adrián Berbia, a quien ya le dejó claro las cosas: "No pienso en otra cosa distinta a jugar y esa disputa deportiva tratamos que beneficie al grupo para que en cada puesto haya esfuerzo y lealtad, y que ya sea el lindo problema de escoger para el profesor Umaña".

Y espera ponerlo a pensar más esta tarde frente a un Maracaibo que "no se puede comparar con el del primer semestre porque ese contaba con jugadores de más jerarquía, de todas formas no deja de tener cuatro o cinco referentes, pero debemos hacer valer el tiempo que este plantel ya lleva junto y que en el fútbol es muy importante".

Dudamel, por ejemplo, ya completa un año con América, incompleto por demás, pero regresa para quedarse y hoy en el ‘Pachencho' Romero vivirá demasiadas sensaciones encontradas, tantas que tal vez no las puedan sostener apenas tres palos