Vuelve y juega

Si Pinto lo tenía en mente para el juego de este miércoles en Quito, la lesión de Cristian Zapata terminó por impulsar a Aquivaldo Mosquera a la titular.

Está claro -y confirmado además- que entre un partido de eliminatoria y otro son muchas las circunstancias que cambian, pero en el caso de Aquivaldo Mosquera no se modificaron algunas, más bien todas.

Primero fue la amarilla que le mostró en noviembre pasado el uruguayo Jorge Larrionda, contra Argentina en El Campín, segunda de la fase premundialista que le inhabilitaba para el juego contra los peruanos de la quinta jornada. No obstante, al ser jornada doble, aguardaba la ilusión de reaparecer contra Ecuador, pero una lesión a finales de abril, puso en riesgo la convocatoria.

Lo que parecía ser una simple elongación, fue dictaminada por el departamento médico del Sevilla como un edema acumulado cercano a la unión miotendinosa de la pierna derecha, el cual le daba como mínimo tres semanas de incapacidad.

En consecuencia, el tiempo no alcanzaba para hacer parte de la minigira por Europa que la selección tuvo frente a Irlanda y Francia, así que de la evolución física y el margen de espera impuesto por Jorge Luis Pinto dependía el llamado.

De infortunio en infortunio, apareció la luz para el defensor, quien al ver su nombre entre los 24 elegidos sintió como si lo "llamaran a uno por primera vez" y desde el primer día en Rionegro "ha intentado aprender y de paso fortalecer los conceptos que hemos desarrollado en las anteriores convocatorias"


Ha estado en todas las citas eliminatorias del seleccionador nacional y ese voto de confianza lo explica no sólo a través del rendimiento, pues para él "el respaldo y la confianza que el profesor me tiene son recíprocos porque si no me entregara, no dejara todo en los entrenamientos y diera lo mejor de mí en los partidos, seguramente no tendría la oportunidad de mantenerme en la selección, algo que se consigue sólo con dedicación y esfuerzo".

Pero así como destaca valores agregados, le agradece igualmente "a Dios y también al cuerpo técnico por tener de nuevo esta oportunidad, ya que no hay nada más grande para un futbolista que vestir la camiseta de su país y ese es un orgullo inigualable".

Igual lo asume como una responsabilidad y así la temporada europea terminara hace casi un mes, el central no se quedó quieto y continuó "trotando un poco en el gimnasio y fortaleciendo la molestia que tenía, aunque por fortuna soy de las personas que no pierden la forma fácilmente. En un día vuelvo y la cojo con facilidad".

De ahí que diga a boca llena: "Me siento excelente y lo único que me falta es poder jugar". Y lo podrá hacer mañana en el Atahualpa de Quito, porque si Pinto lo tenía en sus planes antes de la lesión de Zapata, ahora sin el defensa del Udinese, se hace indispensable la experiencia atrás.

El regreso garantizado le alegra, pero ante todo lamenta la fractura de su compañero, a quien admira "por su condición humana y deportiva, y si es titular en una liga tan exigente como la italiana, por algo será". De igual forma resalta lo "fuerte y rápido" que es Walter Moreno, mientras califica a Portocarrero como "un jugador que maneja muy bien los tiempos".

Pero sólo hay espacio para dos y él será uno de ellos en Quito, donde siempre el factor altura impera, el cual no desconoce, pero tampoco le teme porque "hemos venido trabajando fuerte en eso, por eso nos concentramos en Llanogrande y con el apoyo de la parte médica esperamos contrarrestar ese aspecto. Pero igual hay que tenerle mucha fe porque, por ejemplo, fuimos con mucho respeto a Bolivia y sacamos un valioso empate que perfectamente pudo ser una victoria, ya que terminamos tan enteros como ellos, así que esperemos tener una presentación similar o mejor".

Para conseguirla, el primer paso es conocimiento del rival: "Sabemos qué clase de jugadores tiene Ecuador y va a ser muy duro, pero independientemente de los puntos fuertes o débiles que puedan tener ellos, nos concentramos en nuestro juego".

Aquivaldo ya ha sido capitán de la selección en la eliminatoria y esa voz de liderazgo reaparecerá en Quito, donde aparte de jugar bien, se necesitará "entrega, concentración y sudar al máximo la camiseta". Sin saltar a la cancha, ya ordena.

En cifras

966 minutos de juego y un gol en 11 partidos, acumula Mosquera Romaña en la era de Jorge Luis Pinto.

23 encuentros disputó el defensor colombiano con el Sevilla en la temporada 07/08, de los cuales fue titular en 22. Ganó 14, empató uno y perdió ocho.

Un volante más, un delantero menos

Estaba claro que Jorge Luis Pinto cambiaría no sólo nombres, también módulo, para el partido de mañana contra Ecuador. Así que la sorpresa no fue invitada en la reanudación de prácticas de la selección Colombia, ayer en Rionegro.

Si bien el seleccionador nacional confirmará hasta mañana la formación inicialista, desde ya se anticipa que a diferencia de la línea de tres implementada en Lima el sábado, recurrirá a una de cuatro marcada en el Atahualpa, al contar de nuevo con José Amaya, quien se sumará a Freddy Guarín, Carlos Sánchez y Fabián Vargas.

Esta decisión advierte que Colombia esperará la propuesta ecuatoriana y le apostará al manejo de pelota que pueda aportar Macnelly Torres, el respaldo que encuentre en los volantes por los costados y la movilidad y velocidad que tenga el único delantero, quien al parecer sería el atacante del Necaxa, Hugo Rodallega.

Temas relacionados