Quintabani se irá cuando Millonarios sea eliminado

A ese acuerdo llegaron el estratega y los directivos de la institución.

Como las novelas exitosas, que cuando tienen buen rating se alargan demasiado y terminan decepcionando a todo mundo, la de la salida del técnico Óscar H. Quintabani de Millonarios tuvo un capítulo adicional, con una alta dosis de suspenso.

A pesar de que se daba por hecho que el estratega se desvincularía de la institución, la junta directiva decidió darle continuidad mientras el equipo no quede matemáticamente eliminado. De igual forma, acordó con Quintabani que su eventual salida no representará indemnización económica alguna. Luego, en caso de empatar o perder el clásico del próximo sábado ante Santa Fe, tendrá que rescindir el contrato que lo liga al club embajador hasta final de año.

El que sí arregló su desvinculación inmediata del equipo fue el volante argentino Carlos Marinelli, quien este martes mismo viaja a su país. Sobre la suerte de otros jugadores, como Milton Rodríguez, Iván Hurtado, Javier Araújo, Mauricio Casierra y Miguel Rojas, la junta directiva no tomó decisiones, por lo que este martes deben presentarse a prácticas en la reanudación de entrenamientos de cara al trascendental juego del fin de semana en El Campín.

Toda esta crisis se desató a raíz de la derrota ante Chicó, el domingo en la noche. Millonarios cumple una pobre campaña en la Copa Mustang, en la que ha logrado 11 puntos en 12 presentaciones y debe ganar los 18 que le quedan, para clasificarse a los cuadrangulares.

Uno de los factores que impidieron la inmediata salida del técnico y los jugadores, fue el elevado costo de las indemnizaciones. Esa medida le costaría al club aproximadamente $1.000 millones, que incrementarían aún más el pasivo, calculado en cerca de $24.000 millones, según el informe presentado a la última asamblea general de socios, realizada hace menos de un mes.

De todas maneras, el grupo profesional albiazul seguirá preavisado y eventualmente otros jugadores podrían ser despedidos en los próximos días. La idea inicial de los directivos era negociar la salida de Quintabani. Fuentes de la institución aseguraron que “nos salía por $800 millones, pero la idea era que aceptara $200 y que se le pudiera pagar en varias cuotas, pues ahora mismo Millonarios no tiene recursos para cancelarle esa obligación”.

Millonarios, que está en el puesto 14 de la tabla, con 11 puntos, enfrentará el próximo sábado al Santa Fe, que también pasa por una difícil situación deportiva, con sólo 15 unidades. Un empate o una victoria azul dejaría prácticamente eliminado al conjunto cardenal y agudizaría la crisis del balompié capitalino, cuyo único orgullo en los últimos tres años ha sido La Equidad, ejemplo deportivo, administrativo y financiero para los ‘grandes’ de la ciudad.

Declaraciones previas

El estratega aseguró que puso a disposición su cargo porque tiene ‘vergüenza' y no es indiferente a la situación por la que está atravesando el equipo capitalino. "Conversé con el presidente (Juan Carlos López) en la tarde de este lunes y en medio de la charla surgió la idea de dar un paso al costado", dijo Quintabani a Elespectador.com.

Precisó que no era su deseo abandonar la institución y que está muy contento en Bogotá. "Millonarios me gusta mucho, pero no lo he podido disfrutar. Ha sido un tiempo de buenas y malas y estoy encantado de dirigir acá", explicó el estratega.

Aseguró que está el clásico ante Santa Fe de por medio y que cualquier tipo de decisión debilitaría al equipo, ya que según él "hay una pequeña luz.