Un homenaje a lo ‘Guajiro’

Arnoldo Iguarán es el máximo goleador de la selección colombiana y la gran figura de Millonarios al final de la década de los 80.

Méritos para un gran tributo no le faltan. Fue campeón con el Club de los Millonarios en 1987 y 1988, estuvo con la selección Colombia en el mundial de Italia 90. Fue el máximo artillero en la copa América de 1987, con cuatro anotaciones. También se llevó el botín de oro en la Copa Libertadores de 1987, con 5 tantos.

El jugador de Riohacha, quien militó en clubes como el Cúcuta Deportivo, Deportivo Táchira, Deportes Tolima, Santa Fe y Atlético júnior, se retiró de las canchas en 1997 cuando jugaba para el cuadro ‘motilón’.

En la actualidad maneja una Escuela deportiva que lleva su nombre, con sedes en Bogotá, Bucaramanga y Riohacha, siendo esta una de las mejores escuelas de la capital, catalogada así por el I.D.R.D en 1999.

‘El Guajiro’, como también se le conocía  habló con Elespectador.com sobre su carrera y el partido de homenaje que se le hará el próximo viernes 7 de agosto en el Estadio Nemesio Camacho El Campín, en Bogotá.

¿Cómo fue que Arnoldo Iguarán empezó en el fútbol?

Empecé en la Corporación Universitaria de la Costa, gracias a una beca que me otorgaron. En 1977 participé en la selección del Atlántico. Jugando un partido contra el Júnior, Ramón ‘La Bruja’ Verón, quien en ese momento se desempeñaba como técnico encargado del equipo barranquillero, vio como jugaba y le gustó como lo hacía, me ofreció la posibilidad de jugar con el equipo. Me dijo que me presentara en las oficinas del Júnior para empezar a jugar al año siguiente, pero Ramón Verón tuvo inconvenientes con Júnior y le tocó viajar a Cúcuta para trabajar con el equipo de esa ciudad.


Ya siendo técnico en propiedad del Cúcuta Verón me recomendó allí y fue entonces donde comencé mi vida profesional. Allá duré como tres meses entrenando. Un día en la temporada de 1978 en Bogotá, Cúcuta se enfrentó a  Millonarios, en ese partido me dieron la oportunidad de jugar. Estuve 15 minutos en la cancha y la verdad me fue muy bien. En la fecha siguiente ya era titular.

¿Su familia lo apoyó en ese proceso?

Mi familia, mi padre y mi madre siempre creyeron en mí y me dieron el apoyo para seguir adelante, gracias a ellos logré hacer cosas importantes.

¿Cómo fue su paso por el Cúcuta?

Estuve con el equipo por cuatro años desde 1978 hasta 1981, siendo el primer año fantástico porque llegamos a la parte final del campeonato. En ese momento jugué bajo el mando de la ‘La Bruja’, quien unos meses antes se había hecho cargo del equipo tras su salida del Júnior, y  junto a Camilo Aguilar -que al igual que ‘la  Bruja’ militó por el Júnior - y estaba en lo mejor de su carrera.

Los dos años siguientes me mantuve en la titular, pero cuando ya iba por el cuarto año Cúcuta tuvo un momento de crisis bastante fuerte, y la única solución era salir del equipo. Me propusieron jugar con Deportivo Táchira y finalmente firmé contrato con ellos. Pero a los seis meses no me sentí bien, no me amañe allá. Luego pase al Tolima con el que llegué a ser subcampeón en el 82. En el 83 tuve un breve paso por Santa Fe y de ahí di mi salto a Millonarios.

¿Qué sintió al pasar a un club tan grande como lo era Millonarios en ese momento?

Cuando llegué a Millonarios sentí mucho nerviosismo, porque había muchas figuras, jugadores experimentados. Pero yo era consciente del trabajo que tenía que realizar y a eso fui, a trabajar a y a ofrecer lo mejor. En el primer partido fui suplente y ya para el segundo partido fui titular.

¿Qué sintió en la final de ante Junior en la final del 87?

Fue muy emocionante, la gente vibró con ese partido, cuando viajamos de Barranquilla a Bogotá, luego del primer partido de la Final, la gente nos recibió en el aeropuerto como si ya fuéramos campeones. Eso fue muy impactante me sentí muy bien con los hinchas. Ese año hicimos la mejor campaña en la historia del equipo y hacer parte de ese grupo de trabajadores me hizo sentir muy contento, todos pusimos de nuestra parte para conseguir ese título.

De la final del 88 ¿Qué recuerda?

Esa final fue muy sufrida, cuando estábamos en Barranquilla, no sólo dependíamos del resultado de nosotros, también teníamos que esperar el de Bogotá, entre Santa Fe y Nacional. Lo peor fue cuando íbamos perdiendo uno cero ante Júnior, y en el Campín estaba ganado Nacional, en ese momento los campeones eran ellos.

Luego con un gol de Mario Vanemerak las cosas se emparejaron para nosotros, pero aún teníamos que ganar. También en Bogotá empató Santa Fe. Un solo gol de Millonarios y éramos campeones. Estuvimos esperando hasta el último minuto, pero nos toco depender del resultado que se diera en la capital. Final mente celebramos porque teníamos ventaja sobre Nacional en la diferencia de gol, por eso festejamos.

¿Qué secreto tiene Arnoldo Iguarán para pegarle al balón?

Me siento muy feliz por ser el máximo goleador con la Selección Colombia y para mí el ser goleador significa estar y llegar en el momento adecuado, ser muy frio para definir además de tener mucha movilidad, con eso le complica la vida a los defensas. También perfeccioné el cabeceo e hice muchos goles de esa forma. Lo único que se debe tener claro es que hay que trabajar mucho para definir.

¿Hay algún gol que lo haya marcado?

Pienso que los tres goles que le hice a Paraguay en la Copa América de Argentina de 1987. Esos tres goles me dejaron marcado. También el gol que le marque a Brasil en la Copa América de 1991 en Chile significó mucho, ese día me sentí muy emocionado de que Colombia le hubiera ganado a Brasil.

Siendo una de las insignias de gol para Colombia, ¿Qué piensa de la actualidad del fútbol nacional y de la falta de gol que tiene la selección de mayores?

Hay que ver que Colombia está exportando jugadores a Europa, yo creo que lo que pasa es que hace falta confianza entre los jugadores, pero cuando se destapen y empiecen a marcar goles las cosas van a cambiar.

¿Cree que la Selección Colombia clasificará al Mundial?

Está difícil, pero pienso que todavía se puede, hay puntos importantes en disputa. Colombia ha demostrado que tiene un buen equipo. En mi concepto Colombia no debió perder ante Argentina.


Hablando sobre el rentado nacional, ¿cómo ve la jerarquía que están imponiendo los llamados equipos pequeños sobre los que hasta hace unos años eran los equipos de tradición?

Es una sorpresa. Antes mandaban América, Millonarios, Santa Fe, Nacional, y ahora las cosas han cambiado.  A mi modo de ver ya no se les debe llamar equipos pequeños, porque ya están a la misma altura del cualquier equipo de tradición.

Equipos como la Equidad, que juegan con actitud y con ganas, y que no tiene grandes figuras, pero en la cancha son once obreros que luchan siempre por ganar el partido. Y eso es el fútbol.

¿Qué tal está Millonarios para este semestre?

Lo vi jugar contra el Tolima el domingo pasado y fue un equipo que me gustó, porque jugaron un buen fútbol. El problema fue que no la metió, no aprovechó las opciones que le dio el rival.

El primero fue un autogol que salió de una jugada en la que el Tolima no mostraba peligro, pero por cosas de la vida el defensa  de Millonarios Alex Casierra la metió en su propio arco. El segundo gol si fue una jugada muy buena del Tolima que aprovechó la desesperación del equipo del ‘Chiqui’ que iba perdiendo 1-0.

Futbolísticamente vi muy bien a Millonarios, a mi me gustó ese equipo. Cuando Millonarios tome ritmo será muy difícil para cualquiera ganar en El Campín.

¿Qué piensa de la contratación de Antony de Ávila por el América?

Yo creo que él va a responder bien, y que es un buen jugador que aún puede dar mucho. Yo vi a Antony jugar en Barranquilla y él todavía está físicamente muy bien. Le vi el mismo físico de hace muchos años, estoy seguro de que él no va a defraudar.

¿Usted regresaría al futbol?

No, ya tomé una decisión radical y no volvería.

¿A qué se dedica Arnoldo Iguarán actualmente?

Por el momento estoy dedicado a mi escuela de formación,  me siento muy bien enseñándole a los niños y aportándoles un poco de lo que sé.

¿Cuando fundó la escuela?

Funciona desde 1991, y la idea de conformar una escuela de fútbol nació de mi Hermano, Camilo Iguaran. Él quería hacerme un homenaje y desde allí empezamos.

¿Cuántos alumnos tienen en este momento?

Contamos con 600 niños que están en diferentes rangos de edad. Además contamos con varias sedes, No solo en Bogotá también contamos con centros de formación en Bucaramanga y Riohacha. Las sedes que tenemos en la capital están en castilla, Venecia, Salitre, Olaya, Ciudad Montes, Timíza, Lucerna, Pijaos y Cedritos.

¿La escuela Arnoldo Iguarán en que torneo ha participado?

Empezamos a participar desde 1996 en la liga de fútbol de Bogotá. Ese mismo año salieron elegidos tres alumnos para que representaran a Colombia en una selección infantil en un importante certamen internacional que se organiza cada año en los países escandinavos.

También hemos participado en una competencia que se organiza en Chía, allí exaltaron la labor que hacemos y nos destacaron como una de las escuelas de mejor rendimiento deportivo y de las más organizadas.

Este 7 de agosto se le rendirá un homenaje en El Campín ¿quiénes lo acompañaran?

Siempre pensé en la época mía, cuando quedamos dos veces seguidas campeones con Millonarios. Pienso presentar a la Selección Colombia de Italia 90, va a estar ‘El Pibe’ Valderrama, Iván René Valenciano, Leonel Álvarez, ‘Barrabas’ Gómez, ‘El Chicho’ Serna, Víctor Hugo Aristízabal , Carlos Perea, Óscar Córdoba, entre otros que han dejado huella en el fútbol colombiano.

Esa selección va a enfrentar a Millonarios campeón 87-88, donde van a estar Miguel Augusto Prince, Wilman Conde, Bónner Mosquera, Óscar ‘el Pajaro’ Juárez, Nilton Bernal, John Mario Ramírez, y todo aquellos que marcaron a Millonarios. El preliminar va a ser entre Artistas F.C. contra la Alcaldía Distrital.

¿Arnoldo Iguarán se le mediría a ser técnico?

No, no aceptaría. Nunca se me ha pasado por la mente dirigir.