Las confesiones del presidente de Millonarios

Con el 17% de la propiedad del equipo, Juan Carlos López defiende su gestión como socio y directivo.

El presidente de Millonarios, Juan Carlos López, está hoy en el ojo del huracán. El equipo por fuera de las finales, perdiendo por ello unos $1.500 millones y pagando deudas por todas partes. A la DIAN, a los jugadores, o a los proveedores, entre otros.

Lo denuncian por presunta omisión de agente retenedor, lo señalan de ser un accionista mayoritario que no quiere dejar el negocio y de ser responsable de la quiebra del club.

En entrevista con Elespectador.com se defiende y contraataca, a continuación sus explicaciones.

¿Quiénes son realmente los dueños de Millonarios?

Primero está la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), después estoy yo, luego Santiago Rendón, Luis Augusto García, Fidel Martínez, Éver Artunduaga, un hermano mío, los herederos del señor Klein y otros con menos de 100 derechos.

¿Cómo llegó a convertirse en uno de los mayores accionistas de Millonarios?

En 2005, Jairo Hernández, un asociado, me dijo que se iba a retirar y me ofreció sus derechos. Yo acepté. Si no las compraba, lo hacía otro.

¿No le parece que hay problema ético al ser presidente y socio mayoritario?
No existe ningún inconveniente de tipo ético o legal, fue una operación que se presentó por encima de la mesa. Fue a la Superintendencia de Sociedades, cumplió con todos los requisitos y tuvo el visto bueno de Coldeportes.

¿Cuánto compró?

El equivalente al 17% del equipo.

¿Cuánto le costó esa operación?

Me costó mi apartamento y un disgusto familiar muy grande con mi esposa. Fueron como $500 millones en ese momento.

¿Cuánto tienen los demás?
Aparte del 27.5% de la DNE, el 13% es del Chiqui García y Rendón tiene el 14%. Somos los mayoritarios.


¿En qué consiste la opción de llegar a sociedad anónima?

El fútbol colombiano está diseñado para épocas de antaño. La corporación sin ánimo de lucro es una herramienta que está en desuso. Ahora esto es un negocio y requiere inversión, y es muy complicado convocar a alguien para que le meta plata a un proyecto en el que no hay utilidades ni devolución de capital.

La solución estructural para un equipo como Millonarios se puede construir de dos formas: apostar a las divisiones menores, pero es un proceso que duraría años; o conformar un equipo que vale plata, pero para eso se requiere capital.

En una estructura de sociedad anónima incluso se podría llevar al equipo a la bolsa y nosotros creemos que hay capital e inversionistas interesados en meterse al fútbol, especialmente a Millonarios.

Ese diagnóstico no es de Millonarios, es de todo el fútbol, tanto así que cinco veces se ha presentado un proyecto en el Congreso para democratizar a los equipos en el Gobierno, pero como el paso legislativo va tan lento y Millonarios necesita solucionar sus problemas de fondo rápidamente, nosotros consultamos y hay un esquema que consiste en crear una sociedad anónima espejo del actual. Así, si la DNE tiene el 27% actualmente, ese mismo porcentaje lo tendría en la S.A., pero tendríamos la posibilidad de salir a buscar capital al mercado financiero.

Se acordó que el mecanismo sería un contrato por el cual se ceden activos y pasivos de un lado a otro y la sociedad anónima tendría la posibilidad de salir al mercado financiero.

Pero el Comité de Vigilancia tendría que aprobarla, porque se están cediendo activos y cuando uno está en la ley de quiebras cualquier sucesión de un activo fijo o intangible, como la venta de un jugador, tiene que contar con el visto bueno del Comité, pero éste dice que sólo es viable cuando se pague todo lo que se debe.

Millonarios tiene actualmente pasivos de corto plazo que pueden sumar $7.500 millones y ahí estamos haciendo un ejercicio para financiar esa deuda en la cual hay obligaciones fiscales, laborales y de proveedores.

Pero el director de Estupefacientes, Ómar Figueroa, le dijo a El Espectador que hay un no rotundo para seguir ese procedimiento, ¿cuál es la verdad de los hechos?

Hubo un primer no rotundo en septiembre, pero ahora la propuesta es pagar lo que se debe y podremos volver a hablar del tema, la puerta no está cerrada 100% y nosotros queremos insistir.

Millonarios tiene pasivos amarrados al lote, pasivos contables que no implican sacar plata del bolsillo, y lo que se debe de la Ley 550 - casi $8.000 millones que hay que pagar dentro de diez años -, esos tres pasivos no hacen daño ahora, mas si es el de corto plazo, es decir, los $7.500 millones, de los cuales ya se acordó un pago a la DIAN de $2.500 millones en los próximos días y así evitar cualquier tipo de sanción por deuda de impuestos, retención en la fuente y declaración de renta, entre otros.

Cuántas empresas no le deben a la DIAN, pero como se trata de Millonarios hacen todo este ruido.

Los hinchas han escuchado este discurso varias veces y los resultados nada que se dan.

Lo primero que propuse cuando llegué a Millonarios, en 2005, fue la democratización del equipo con nuevos derechos. Con esa plata pretendíamos salir de la Ley 550, pues pretendíamos recoger $12 mil millones, pero el Gobierno no nos dejó.

Entonces nos dedicamos a mejorar la marca, a buscar nuevos patrocinadores y todas la formas de financiar la operación pese a no tener capital, y eso pasa desde 2005 hasta 2009.

Ahora, para pagar esos cerca de $5.000 millones que nos van a quedar pendiente tras pagar los $2.500 que le debemos a la DIAN, propondremos una capitalización en la próxima asamblea de Millonarios , a realizarse en pocos días. Si bien no es una salida estructural, sirve para sortear el momento.

¿Y no sería bueno que el Gobierno saliera de Millonarios?

El Gobierno ha sido muy importante en este proceso, llegó a Millonarios en 1999 cuando incautaron los derechos de ‘El Mexicano'. En 2002 extinguió el dominio y ahí están. Algún día tendrán que decir ‘vendo mis derechos e igualmente con el lote, sobre el cual existen unos procesos litigiosos que ya transamos.

Millonarios ha quebrado cinco veces en la vida. En 1972 vendieron el lote del Minuto de Dios y compraron la finca del Fontanar en la 220, que en ese momento era como comprar en Tocancipá. Luego, en otra quiebra partieron ese lote en dos y en 1982 decidieron vender el equipo a ‘El Mexicano'. Hoy todavía sufrimos las consecuencias de esa sombra; cuando matan a Rodríguez Gacha, el club aterrizó de barrigazo porque existía una bonanza ficticia, pues entre 1982 y el 1989 en Millonarios hubo opulencia.

Del 89 para acá comienza la crisis con diferentes etapas. Diez años después de la muerte de ‘El Mexicano' vino la incautación. En 2002 se hizo la extinción y desde entonces ha estado con nosotros la DNE.

Eso nos ha servido para transparencia y blindaje, pues nadie raro se le arrima a Millonarios, porque eso es negociar como con la DEA.

¿Pero no es tan distinta la situación de Millonarios con respecto a otros equipos que con nóminas más modestas logran campeonatos?

Eso es muy cierto y se torna en una discusión deportiva.

Pasto salió campeón con una nómina que debe costar la tercera parte de la de Millonarios, Huila subcampeón, Cartagena subcampeón. Ahí ya hay que mirar muchas apreciaciones y argumentos.

Uno de ellos es que en los torneos cortos uno puede entrar octavo y en los cuadrangulares pasa cualquier cosa y el fútbol colombiano está muy nivelado, ya no existen esas diferencias abismales que existían en los 80, cuando Millonarios tenía tres o cuatro de la selección Argentina, América tenía una selección suramericana y Nacional a la base de la selección Colombia. Pero es que las financiaciones eran distintas y de zonas oscuras.

Hoy el fútbol se ha depurado y eso posibilita la oportunidad de que equipos modestos sean campeones. A Millonarios los torneos cortos le han costado terriblemente. De 2002 a 2009 nos ha ido mal, no hemos llegado a una final.


¿Cuál es la realidad de salario que se les debe a los jugadores?

Tenemos atrasos laborales que suman $1.200 millones.

¿Y es que son muy caros los jugadores de Millonarios?

Hoy estamos en un apretón muy bravo. El año pasado trajimos al mejor técnico en Colombia, Óscar Héctor Quintabani, a quien le dijimos "queremos ser campeones", y nos respondió diciendo que necesitamos tener jugadores grandes. Se le aportaron jugadores costosos: Iván Hurtado, Luis tejada, Carlos Marinelli, Milton Rodríguez, en fin, armamos el equipo más costoso que recuerde en mi época en Millonarios y ese equipo hizo una campaña de 28 puntos, con ocho goles a favor y se quedó por un gol.

Aprendimos la lección: No se trata del que más plata le meta al fútbol. Ese año intentamos en la línea corta, hacer una gran inversión para salir campeones, pero ni siquiera clasificamos, entonces ahora se nos vino el apretón económico.

Este año reducimos costos en un 35% y le apostamos a la cantera. De allí surgieron Ómar Vásquez, Pedro Franco y Oswaldo Henríquez, y eso gracias a que se reconstruyó el proceso de divisiones menores.

Ha sido una lucha muy compleja la que gira en la intención de ser campeón sin poder vincular inversión, y lo único que no voy a hacer es traer inversión no deseada, por eso los esquemas de capitalización y sociedad anónima, y esperemos, algún día, la venta del lote.


¿Cuándo se pondrá al día con el sueldo de los jugadores?

Una parte antes de que se vayan a vacaciones y el resto está ligado a la capitalización.

¿Cómo está el ambiente entre los jugadores con todas esas deudas?

Este ha sido un grupo muy solidario y comprensivo, la DIAN se comió $3.500 millones de un solo golpe y fue un apretón que no esperábamos, le habíamos propuesto a la DIAN pagar en cinco años, pero los acuerdos verbales a la Fiscalía no le sirven.

Con la denuncia penal que interpuso el socio minoritario Germán Casas tocó acelerar las cosas y destinar unos recursos de patrocinio para pagarle a la DIAN y salir de esa deuda.

¿Cuánto dinero van a capitalizar y quiénes lo harán teniendo en cuenta la difícil situación económica del club?

Ya hemos hablado con personas interesadas en llegar a Millonarios y tenemos una estrategia para vincular a la hinchada. Esperamos que sean unos $4.000 millones, pero sólo podré decir nombres cuando firmen. En nivel de patrocinios ya está vendido todo 2010 y 2011.

Si se pasa diciembre y no se logra la capitalización esperada, ¿qué le va a decir a la hinchada?

Siempre quedan otros recursos financieros, comerse el futuro. Pero no es lo deseable, porque ahí se está cambiando un pasivo por otro y eso es costoso. La mejor fuente de inversión es la que no cuesta plata y eso capitalizar.

Nosotros no veríamos porque la asamblea no nos la va a aprobar. Lógicamente que todo en la vida se puede caer, puede pasar cualquier cosa, pero no veo por qué no se vendería.

Sería magnífico que, por ejemplo, el Distrito dijera que quiere un pedazo. El alcalde Samuel Moreno es hincha y siempre ha demostrado interés en el equipo.

¿Cuál es la situación del lote?

Es otro tema neurálgico para el club. Hay una orden judicial para el director de la DNE del Tribunal Superior que dice que se tiene que vender antes del 9 de enero. A Millonarios le conviene que ese lote se venda. Se podría vender dentro de cinco años muy bien, pero ya para qué. A Millonarios le da lo mismo jugar fútbol en la 220, en Sopó o en El Rosal. Si el lote se vende se resuelven todos los problemas económicos del equipo.

¿A qué acuerdo se llegó en la última reunión con el director de la DNE?

Hablamos de cómo salir de la crisis financiera y del tema del lote, y me dijo que iba a consultar con el consejo de la DNE, y claro está, de la capitalización.


¿Qué tanto tienen razón las críticas que le hace Iván Mejía?

Tiene un estilo amarillista y destructivo, creo que se quedó en el esquema de los 80. Pienso que le hace más daño al fútbol colombiano que a Millonarios con un estilo de medias verdades, de calumnias y hasta se mete en la vida personal de los dirigentes, pero a mí ya me resbalan tanto en lo institucional como en lo personal.

Pero en una actitud similar está Carlos Antonio Vélez, ¿qué piensa usted de eso?

Nunca me entero porque nunca los oigo, pero cuando uno pierde un partido o un torneo, la crítica deportiva y personal se dispara. Pero me pregunto por qué hacen eso con Millonarios, una institución que tiene todos sus estados financieros sobre la mesa. Ojalá tuvieran el mismo rasero para todos los equipos, pero lógico, Millonarios es carne de cañón y vende muy bien, por eso tienen audiencia, así como Millonarios vende para bien, también vende para lo malo.

Aquí no se valora lo que se ha hecho por recuperar la marca, la institucionalidad, la credibilidad y la depuración del club por dentro, pero es que a la gente finalmente no le importa si el club es de ‘paracos', si es de una multinacional, si es de un cartel... la gente quiere es que el equipo sea campeón. Eso es triste, pero es una realidad.


¿Quiénes son sus amigos en el periodismo?

No me desgasto ni invierto tiempo cultivando amistades en el periodismo. En el deporte hay amarillismo, pero también periodismo serio.

¿Pero en el mismo gremio se rumora de supuestos periodistas ‘prepago', que reciben pagos del equipo?

Las cuentas de Millonarios son las más auditadas del país. Del presupuesto de Millonarios quizá podré regalar una boleta a un amigo y del personal menos, pues yo en Millonarios lo que he hecho es empobrecerme.

Más que presidente, soy hincha. Ojalá tuviéramos presupuesto, pero no para periodistas ‘prepago', sino para una gran estrategia de comunicación.

¿Usted cree que sus grandes amigos en el periodismo son Antonio Casale, Esteban Jaramillo y Gonzalo ‘chalo' González?

Yo hablo con todos los periodistas excepto con dos (Vélez y Mejía), me agreden y además no hablan con la verdad. Yo puedo sentarme con cualquier crítico periodista o hincha, si existe la norma básica de respeto y podemos hablar de lo que sea, finanzas, sociedad anónima, etc., y siempre he puesto la cara a la DIAN, a los hinchas y a los jugadores. Porque aquí nos demoramos, pero pagamos. Trabajamos con lo que la tierra da.

Terminé en dos unidades investigativas de periodismo por querer copiar el modelo argentino. De vincular a unos empresarios, comprar unos jugadores, ponerlos a jugar en Millonarios y cuando se vendieran repartir porcentualmente las utilidades, pues así funciona el fútbol en el mundo. Pero ese esquema aquí es ilegal y pecaminoso.


¿Es verdad que lo han amenazado?

Sí, varias veces. Incluso una vez me cayeron a la finca, se declararon hinchas de Millonarios y me robaron. Lo increíble es que, con un revólver en la cabeza, siempre me hablaron del equipo. Se oponían a la venta de Estrada (Jonathan) y a que Robayo (Rafael) se fuera.

He recibido anónimos a la casa, al celular, en la internet y siempre he comunicado eso a las autoridades. Me han puesto guardaespaldas, pero no sirvo para andar con escoltas.


¿Alguna vez ha pensado en renunciar?

Todos cumplimos un ciclo.

Pero el suyo ya está como largo

Y cercano al cumplido. Tengo mi balance personal de lo que he hecho por Millonarios y ha faltado, hemos intentado todo para sacar adelante el equipo.

A veces lo urgente no te deja ver lo importante. Actualmente lo urgente es pagarle a la DIAN, dejar resueltas las deudas laborales y parafiscales, lógicamente es una actividad muy desgastante, estresante, en donde pones en riesgo tu honra, tu patrimonio y tu integridad física.

¿Y no tiene noticias deportivas?

No tendría sentido hablar de que uno debe plata y estar pensando en los refuerzos, pero obvio que estamos haciendo contactos y estamos aclarando qué podemos pagar hasta determinado salario; queremos armar un equipo con gente más joven, de la cantera, y esperamos traer refuerzos importantes, pero lo primero es salir de la deuda actual.

¿Están definidas las posiciones a reforzar?

Tenemos un déficit de gol. Y un equipo grande necesita buenos delanteros.

¿Es verdad que aburrieron a Ciciliano con entrenamiento a doble jornada, incluso los domingos?

Con Ciciliano tengo muy buena relación, hablé con él cuando se tomó la decisión desde el punto de vista deportivo, que no se le iba a tener en cuenta para el otro año. Le dije que arregláramos, pero me pidió una suma de indemnización imposible. Me dijo que iba a renunciar y creo que se va al exterior, nadie suelta un bejuco sin tener amarrado el otro. No será difícil llegar con él a un buen entendimiento.

¿Qué va a pasar con Gerardo Bedoya?

Gerardo Bedoya es una incógnita. La verdad no tuvo un buen año, mucha gente cree que tiene cumplido un ciclo en Millonarios. No es una decisión fácil, pues sabemos de su compromiso con el club. A veces toca dejar el corazón en la nevera y sólo ser hincha el domingo en la tarde.

Estoy seguro de que nos tocará tomar decisiones dolorosas a fin de año y a comienzos del próximo. Nos va a tocar reducir la nómina administrativa, la deportiva y la de divisiones menores como consecuencia de todo lo que nos ha pasado.

Nos metimos en unas deudas muy grandes por tratar de ser campeones y ahora nos toca pagar los platos rotos.

Esperamos tres o cuatro refuerzos que marquen diferencia. Pero es muy complicado, porque hay jugadores que rinden en otra parte y no sé si cuando llegan aquí la camiseta les pesa o es la presión del público o el entorno. Hay equipos con esa magia y esa fuerza que abrocha.

¿Qué pasará con José Fernando Cuadrado?

Es un gran arquero, hecho en la casa, a quien la hinchada lo reconoce, lo quiere, pero creo que lo ideal sería que ese muchacho pudiera ir a otra parte y volver más cuajado y seguro. El arco de Millonarios no tiene 7-15, tiene más de diez metros. Y un equipo campeón se construye desde atrás.

¿Cómo ve a su rival de patio en este momento, le da envidia?

Sí, no puedo decir que no, pero de la sana. No les deseo nunca el mal. Es otra hinchada que ha sufrido mucho, más que nosotros, creo. Pienso que si a Santa Fe le va bien, jalona una buena actuación de Millonarios.

¿Es verdad que Ariel Carreño demandó la taquilla y que hay otros jugadores contemplando la acción?

Con él se hizo un acuerdo de pago, al igual que con otros jugadores. Millonarios tiene actualmente 10 jugadores con acuerdos de pago que se han venido cumpliendo y son parte de las obligaciones que tiene el club.


¿Qué hay de cierto que usted tiene serias diferencias con Luis Augusto 'chiqui' García?

Él es el director técnico de Millonarios y también tiene su parte como asociado. Diferencias de fondo no tenemos, podemos discrepar en algunas cosas como en cualquier empresa y a veces en temas de alineación o deportivos, pero discrepancias de rompimiento mayor con él o con otro asociado mayoritario no hay.


¿Por qué ‘Chiqui' continúa?

Porque es quien mejor conoce el proceso y formación de los muchachos de divisiones menores. Sin él, Vásquez, Franco y Henríquez no serían titulares y ahora vienen otros muchachos que están listos para entrar a pelear un puesto de titular.

¿Quiénes?

Edier Tello, Yúber Asprilla, Cristian Subero, Frey Ramos y Luis Malagón, entre otros. Tenemos cerca de 15 muchachos listos. Por algo Millonarios está entre los dos mejores equipos sub-18 del país.

¿Cuánto se perdió por no clasificar?

Dejamos de tener un ingreso cercano a los $1.500 millones libres.

Cuando América hizo el gol y eliminaron a Millonarios, ¿qué se le vino a la cabeza?

Sentí que se me derrumbaba el mundo, porque en el fútbol no hay justicia, no siempre gana el mejor y Millos estaba haciendo un partido para ganar.

¿Qué le dijo ‘Chiqui en el camerino tras la eliminación?

Ese día estaba más chiquito que nunca, sentado encima de unos balones, se cogía la cabeza y me dijo: "Presidente, no le pude dar la alegría que yo quería".

¿En qué se ha equivocado usted como presidente de Millonarios?

En lo institucional pudimos hacer más en otras vías. Gastar menos plata en temas que no son productivos, pero los mayores errores han sido deportivos, que son los que te generan gastos.

En muchas otras cosas, por ejemplo en intentar ser campeón por la línea más corta. Me he equivocado en la traída de jugadores que si volviera a empezar no los traería nunca.

¿Cuáles?

A Iván Hurtado y a otros jugadores que llegan bajos de forma y que se indisciplinan. La vida de Bogotá nocturna es muy grande y el jugador se convierte hasta en un ‘sex-simbol' y todo eso afecta.

El 80% del gasto de Millonarios está ligado a la nómina del equipo. A veces un jugador cuesta lo que vale toda la nómina administrativa.

¿Qué le dice a la hinchada hoy?

Obviamente está triste y escéptica, sólo resta pedirle paciencia, estamos trabajando como nunca en la vida para nivelar la estructura de Millonarios y para dejar saneadas sus finanzas. Puede que el mensaje suene insulso, reconozco que a mí en una encuesta me iría muy mal.

Uno en el fútbol depende de lo que hagan once hombres en la cancha. Pero duermo tranquilo, tengo mi conciencia en paz, sí, me he equivocado, pero de ahí a hacer algo oscuro jamás.

Me ha ido mal, quizás toque irme pronto, pero lo haré tranquilo y con la frente en alto.