Nuevas pruebas contra Millonarios en lío del jugador David Pérez

El presidente del Cúcuta Deportivo asegura que el jugador tiene dos tarjetas de identidad vigentes.

Iván Abreo, presidente del Cúcuta Deportivo, aseguró el viernes que son varias las irregularidades que se han encontrado en el caso de David Pérez, jugador por el cual el equipo fronterizo demandó el juego que perdió 2-0 ante los capitalinos.

De acuerdo con Abreo, en las últimas investigaciones son varias las falsedades en documento público, en las que ha incurrido el joven jugador.

Abreo asegura que hay cuatro registros civiles expedidos por el defensa, y además de ser actualmente vigentes, tiene dos tarjetas de identidad en las mismas condiciones.

"En el país se puede cambiar el nombre, pero sólo una vez, y dejando la anotación tanto en el registro original y en el registro nuevo (...) Jonathan David Segundo, o David Pérez tiene actualmente cuatro registros civiles en donde las fechas de nacimiento son diferentes, en el uno cambia el nombre, en el otro cambia el apellido de la mamá", explicó Abreo.

El dirigente agregó que Millonarios se defiende con base al último registro civil, pero explicó que el mismo también presenta irregularidades, toda vez que dicha escritura pública consignada por dos personas, no tendría validez porque una de ellas hizo la diligencia con identidad falsa.

"La cédula de la mamá corresponde a otra persona", dijo el presidente del Cúcuta, quien advirtió que Millonarios ya sabía de las irregularidades del jugador, pues en octubre de 2009 el club Bogotá F.C. entabló un derecho de petición a la Liga como consecuencia de las irregularidades mencionadas.

En diálogo con Los Astros de La Z, Abreo aseguró que Pérez tiene registros civiles hechos en los años 1987, 1991, 2004 y 2007 y que en Millonarios reposa el de 1991 cuando incluso ya se había cambiado el nombre, el apellido y la edad.

Cúcuta Deportivo alega que en el partido que perdió 2 - 0 en el estadio El Campín de Bogotá, fue alineado un jugador (David Pérez) que realmente no tiene el nombre consignado en el documento, y pese a que se trata de la misma persona, el equipo fronterizo reclama por la suplantación de identidad.