La artillería del Cali

Los canteranos Harold Preciado, Rafael Santos Borré y Miguel Ángel Murillo, son la cuota de gol del equipo azucarero, que esta noche recibe al Envigado (8:00, Win).

Miguel Ángel Murillo (izq.), Rafael Santos Borré y Harold Preciado (der.) son los jóvenes goleadores del Deportivo Cali. Deportivo Cali

Los directivos del Deportivo Cali contrataron a Fernando Pecoso Castro como entrenador del equipo pensando en una persona capaz de sacarle el mayor provecho a la cantera. Desde hace varios años el Cali se ha enfocado en el trabajo de divisiones menores, sin embargo no ha logrado consolidar un proyecto que dé resultados, y a pesar de darles a grandes jugadores jóvenes la oportunidad de debutar, muchos terminan vendidos y por lo general destacándose en otros lugares. Con la llegada del técnico manizaleño se les está sacando jugo a esos jugadores y, lo más importante, están siendo productivos. Ejemplo de ello son Harold Preciado (20 años), Rafael Santos Borré (19 años) y Miguel Ángel Murillo (21 años), los delanteros formados en las divisiones menores del cuadro azucarero y quienes han anotado 21 de los 26 goles que ha sumado el Cali en lo que va de este semestre.

El ángel del gol

Criado en el barrio Los Lagos de Cali, Miguel Ángel Murillo siempre se visualizó en un terreno de juego. Cuando jugaba con el Club Deportivo Aston Villa, del municipio de Candelaria (Valle), llamó la atención del Deportivo Cali, que lo incorporó para hacer parte del equipo sub-19. En su primera participación fue goleador del Campeonato Postobón Sub-19 de 2012 y de ahí el interés del técnico Julio Comesaña para ascenderlo al primer equipo. Tuvo una rápida adaptación y figuró con goles. Sin embargo, una lesión lo obligó a alejarse por un período de las canchas y por eso su consolidación se ha demorado más de los planeado. Con la llegada del Pecoso no ha sido titular indiscutido, pero en los minutos que ha jugado ha respondido y por eso es el séptimo goleador del torneo, con cinco tantos.

La máquina

Rafael Santos Borré, nacido en Barranquilla hace 19 años, llegó al Deportivo Cali gracias al buen ojo de Agustín Garizabalo. Cuando el jugador costeño hacía parte de la escuela Neogranadinos, Garizabalo aceptó la invitación de un amigo suyo para ver jugar a Borré, y en tan sólo 20 minutos se convenció del talento y lo fichó. Desde su llegada al Cali, Rafael fue catalogado como una de las perlas de la cantera. Su capacidad de asociación en la parte ofensiva del campo causaba sensación, al igual que su manera de hacer goles. Fue el técnico Héctor Cárdenas quien lo hizo debutar en primera y Pecoso Castro quien le dio la confianza de ser titular. En este semestre ha marcado seis goles que le han servido para ser llamado a la selección colombiana de mayores para los partidos amistosos ante Baréin y Kuwait. La Máquina, como le dicen sus compañeros de equipo, cada día sorprende más.

El más preciado

Harold Preciado nació hace 20 años en Tumaco, ciudad que le ha dado a Colombia muchas alegrías futbolísticas. En septiembre de 2008 se probó por primera vez con el Cali, equipo del cual es hincha, sin embargo, no fue aceptado. Tan sólo tres meses después tendría una nueva oportunidad. Esta vez fue el técnico Carlos Arango quien le dio el visto bueno para unirse a la familia azucarera. Con 14 años comenzó a vivir su sueño, aunque fueron cuatro años de sufrimiento en los que extrañó a su familia y no tuvo mayores oportunidades. En 2013 fue prestado al Jaguares de la B y se destapó. Marcó 24 goles en el mismo número de partidos, ascendió a la primera categoría y eso hizo que el Cali lo volviera a tener en cuenta. Con la llegada del Pecoso se ha consolidado como titular y goleador. En 12 juegos ha celebrado 10 tantos y en este momento es el máximo artillero de la Liga Águila.