Así vivió Bogotá su clásico 270