Diego Cocca, nuevo técnico de Millonarios, llega este miércoles a Colombia

Nacido en Vicente López, zona norte de la provincia de Buenos Aires, hace 44 años, el estratega sólo está pendiente de que le digan dónde va a vivir en Bogotá y qué carro va a recibir, para firmar por un año.

El argentino Diego Cocca, de 44 años de edad, es el nuevo técnico de Millonarios.  / AFP
El argentino Diego Cocca, de 44 años de edad, es el nuevo técnico de Millonarios. / AFP

“¿Y si contratamos un técnico argentino?”. La pregunta repicó entre los dirigentes de Millonarios, cuando la destitución de Rubén Israel era un hecho. A fin de cuentas, si a Santa Fe, el eterno rival, le fue muy bien con Gustavo Costas, que ya se transformó en el entrenador más ganador de la historia cardenal, ¿por qué no pensar en un estratega nacido en el Cono Sur? La mirada de los dirigentes del club embajador se posó sobre Buenos Aires. Hasta sondearon a Carlos Bianchi (67 años), multicampeón con Boca Juniors. Américo Rubén Gallego (61) y Miguel Ángel Russo (60), otros dos veteranos estrategas, estuvieron en la carpeta de candidatos. Sin embargo, el presidente Enrique Camacho terminó de inclinarse por Diego Cocca (44), un joven que dejó huella en uno de los equipos más grandes del país, Racing Club de Avellaneda, donde ganó el Apertura 2014 y quebró la racha de 13 temporadas sin vueltas olímpicas que atormentaba a la Academia.

Hay acuerdo de palabra entre el agente del entrenador, Cristian Bragarnik, y la dirigencia azul. Y según pudo averiguar El Espectador, los últimos detalles tienen que ver con el apartamento donde se alojará Cocca, en una zona residencial de Bogotá, y un carro para moverse. Después, sólo resta que se firme el contrato por un año. Entonces, ya es posible decir que Millonarios tiene un nuevo técnico. Es más, antes de que termine la semana, la idea es que aterrice en Colombia para hacerse cargo de un plantel golpeado anímicamente, ya eliminado de la Copa Águila y octavo en la tabla de posiciones de la Liga. Una campaña muy pobre. Sobre todo, si se lo compara con el rojo capitalino, que volvió de Japón con el primer título fuera de los límites del continente para un equipo colombiano y está a punto de disputar la Recopa contra River Plate.

¿Quién es Diego Martín Cocca, el técnico que reemplazará al uruguayo Israel, que se despidió con un mensaje de agradecimiento para la afición? Nacido en Vicente López, zona norte de la provincia de Buenos Aires, fue un marcador lateral izquierdo, que también se desempeñó como zaguero central. Debutó en la Primera de River, club del que es reconocido hincha, en 1990. Lo hizo de la mano de Daniel Passarella. Sin embargo, apenas pudo jugar dos temporadas con la banda roja sobre el pecho blanco. Después, tuvo un rumbo itinerante: Deportivo Español, Ferro, Lleida de España, Argentinos Juniors, Atlas de Guadalajara, Banfield, Veracruz y Querétaro. Colgó los guayos en los Bichitos Colorados de La Paternal hace una década. Casi sin pausa, se dedicó a la dirección técnica. Y tuvo más repercusión sentado en el banco, dando indicaciones, que corriendo en pantaloncitos cortos.

En su rol de entrenador, Cocca tuvo una carrera ascendente. Aunque sufrió una transformación en los nueve años que lleva dirigiendo en el fútbol, desde que arrancó en Comisión de Actividades Infantiles, un equipo de Chubut, en el sur del país, hasta Racing, el club en el que consiguió ser campeón del fútbol argentino, nada menos. Porque el técnico que terminó clasificando a la Academia a la Copa Libertadores en diciembre del año pasado poco tiene que ver con aquel que condujo a Defensa y Justicia a Primera División en una campaña histórica.

Martín, como lo llaman sus amigos prescindiendo del primer nombre, dejó Comodoro Rivadavia para asumir en Godoy Cruz (2008). Al año siguiente, se mudó a La Plata y se hizo cargo de Gimnasia. En 2011 tuvo una breve etapa en México y regresó a la Argentina para conducir los destinos de Huracán. Catorce partidos duró en Parque de los Patricios. Entonces, hizo un clic. Sacudido por resultados frustrantes, se tomó un avión y viajó a Barcelona para visitar a Pep Guardiola. Volvió fascinado al país y se sumó a la mesa que César Luis Menotti y Angel Cappa compartían en Recoleta. “Me sentaba a escucharlos. Era un placer”, reconoció el entrenador. Y tuvo la oportunidad de plasmar su estilo ofensivo en Defensa y Justicia. Tan bien jugó el Halcón de Florencio Varela, que no sólo ascendió y fue campeón: también le abrió al joven técnico las puertas de Racing, uno de los cinco grandes de Argentina.

Con Diego Milito como principal estrella, Cocca condujo al equipo celeste y blanco a la gloria. Aunque en el transcurso cambió las formas. “Me cansé de jugar bien y perder”, le aseguró a este corresponsal en una entrevista. Y se aferró al orden, al equilibrio y al pragmatismo. Con esa receta, fue campeón. Hasta diciembre dirigió la Academia. Y decidió dar un paso al costado. Se había desgastado el ciclo. Entonces, volvió a viajar a Europa. Ese era su sueño, dirigir del otro lado del Atlántico. Coqueteó con Atlas, equipo que finalmente contrató a Costas, hoy de vuelta en Santa Fe. Su nombre volvió a sonar en Racing y en San Lorenzo. Incluso, el presidente del club azulgrana, Matías Lammens, se juntó con él. Cocca hasta viajó a Londres para escuchar la propuesta de un equipo de Arabia Saudita que llegó con petrodólares. Pero nada lo seducía.

Hasta que apareció el club Embajador. “No se dio lo de Europa, la propuesta deportiva de Arabia no convenció y tocaba evaluar algo de México o Millonarios. Le gustó el desafío. Es un gigante dormido”, le dijo Christian Bragarnik, apoderado del técnico, a El Espectador. Dependerá de Cocca despertarlo tras cuatro años de malaria y proyectos truncos.

Temas relacionados