Bacca - Teo una dupla conocida

Podrían ser los delanteros titulares frente a Grecia. Con el Barranquilla FC y el Júnior hicieron pareja en el ataque.

Barranquilla fue la ciudad en la que se consolidó el sueño de regresar a una Copa del Mundo después de 16 años. En el estadio Metropolitano se consiguieron los puntos claves para clasificar, de hecho, sólo se perdieron cinco unidades de las 28 que estuvieron en juego. Sin embargo, no sólo por los números y el apoyo se le debe agradecer a la Región Caribe. Los goles también vienen de allá y, con la ausencia de Falcao, lo más probable es que Teófilo Gutiérrez y Carlos Bacca, ambos costeños, sean los titulares frente a Grecia.

Se conocen mucho, han compartido equipos, historias y maestros. Además son como el reflejo del otro por su versatilidad, inteligencia, capacidad de pivotear, y sobre todo por su pasión por el gol. Aunque cada uno va por un camino diferente, su inicio fue similar. En la calle armaban partidos por encima del estudio y se barrían en polvorosas canchas. Teófilo, que creció en el barrio La Chinita de Barranquilla, y Carlos Bacca, que lo hizo en el municipio de Puerto Colombia, se encontraron por primera vez en 2007 en el Barranquilla FC, equipo de la segunda división que dirigía en ese entonces David Pinillos.

Pareja ideal

Pinillos ya los había entrenado antes de juntarlos por primera vez al frente del ataque del equipo costeño. A Teo lo tuvo cuando era un niño y jugaba en la Liga del Atlántico; por otra parte, fue el responsable de motivar a Bacca, porque cuando estaba a punto de dejar el fútbol por falta de oportunidades e incluso dedicaba su tiempo a cobrar pasajes en una empresa de buses para subsistir, lo recomendó para que ingresara al Barranquilla FC. “Yo llegué y ahí ya estaba Teo, pero en el segundo equipo entrenaba Bacca, así que como los conocía bien, en 2007 le di la oportunidad”, cuenta Pinillos, quien en la más reciente temporada fue el técnico encargado del Júnior de Barranquilla y obtuvo el subtítulo. Al ver a Bacca en buen momento, le anunció unos meses antes que lo ascendería al primer equipo, pero que debía trabajar más fuerte.

Bacca le cumplió, llegó en buena forma física y rápidamente pasó a ser parte del once titular. Junto a él estaba Teo, que en ese momento era más experimentado. Formaron una dupla terrorífica para las defensas: marcaron entre los dos 25 tantos y se consolidaron como máximos goleadores del torneo de ascenso.

Eso llamó la atención del Júnior, que en ese momento era dirigido por Luis Grau y Carlos El Pibe Valderrama, así que contrató primero a Teófilo. Mientras tanto, Bacca se quedó en el Barranquilla una temporada más, esta vez haciendo dupla con Luis Carlos Ruiz.

Ya en 2008 Julio Comesaña era el DT tiburón y quería reforzar el ataque de su equipo, por eso llamó a Pinillos para consultarle nombres de jugadores interesantes. “No dudé en recomendarle a Carlos Bacca, consideré que estaba listo para la A, podría brindarle al Júnior muchos goles y lo mejor de todo es que ya conocía a Teo y podrían volver a formar esa dupla que todos temían”, recuerda Pinillos, que convenció a Comesaña. Para la siguiente temporada Bacca se vestía con el uniforme del equipo tiburón.

Los goles volvieron, y si no celebraba uno lo hacía el otro. Las buenas presentaciones les abrieron las puertas del fútbol internacional y eso hizo que no jugaran juntos por un buen tiempo. Eso sí, como sus historias de vida están ligadas, se volverían a cruzar unos años después, pero esta vez en la selección nacional. Nunca fueron dupla en partidos oficiales, ni cuando el técnico era Hernán Darío Gómez, ni cuando estuvo Leonel Álvarez, ni en un principio con Pékerman. Sin embargo, tras la lesión de Falcao, el argentino los usó para el partido amistoso frente a Senegal y el ensayo fue más que positivo: demostraron que se complementan como ningún otra dupla de las que luchan por los puestos de arriba y que sin El Tigre la sociedad Bacca-Teo podría ser tan letal como la que hicieron en la Eliminatoria Falcao y Teo.

“Bacca y yo estamos pasando por un buen momento y eso es importante para la selección. Ojalá Dios permita que podamos jugar juntos. Nada es imposible. Nosotros hemos dejado todo en la cancha por Colombia y esperamos poder rendir al máximo en el Mundial”, dijo Teófilo, quien a pesar de no ser el delantero más reconocido internacionalmente y con créditos similares a los de Falcao, llevará el nueve y será el indiscutido de Pékerman, que parece ver en él un buen elemento para juntar a los volantes de creación con el delantero en punta, tal como lo hizo a lo largo de la temporada con River Plate, equipo con el que fue campeón.

“Para mí es un orgullo, como entrenador y formador de jóvenes, poder ver a dos alumnos como titulares de la selección. Es muy satisfactorio porque eso me llena de fuerza para seguir trabajando”, aseguró Pinillos, quien, a propósito, en la próxima temporada viajará a Argentina para hacer un curso de técnico de seis meses y no estará junto a Comesaña en la dirección técnica del Júnior la próxima temporada.