'Bolillo' Gómez no va más en el DIM

Tras los malos resultados en la Liga Postobón 2013, la junta directiva licenció anoche a todo el cuerpo técnico.

Hernán Darío Gómez no vio una como DT del Independiente Medellín, colero del torneo. / Luis Benavides
Hernán Darío Gómez no vio una como DT del Independiente Medellín, colero del torneo. / Luis Benavides

La era del técnico Hernán Darío Gómez en el Deportivo Independiente Medellín terminó este jueves en la noche. Tras los malos resultados en la temporada 2013, justo en la celebración del centenario del ‘poderoso’, la junta directiva determinó retirarlo de su cargo, al igual que a todo su cuerpo técnico.

Según se pudo determinar, los directivos citaron a Gómez y a sus asistentes al hotel Dann de Medellín para pedirles la renuncia tras la pésima campaña. Pero tanto Bolillo como sus acompañantes se negaron, por lo que la junta decidió entonces despedirlos.

Desde el comienzo del campeonato de este año el DIM no ha tenido un buen rendimiento, sin embargo, la crisis se ahondó este miércoles, cuando el equipo paisa cayó 3-2 con el Huila, en Neiva, que lo dejó en el último lugar de la tabla del descenso, con 89 puntos, tres menos que Alianza Petrolera. Medellín sólo ha ganado dos partidos, perdido seis y empatado tres, con lo que suma nueve puntos y ocupa el puesto 16 de la tabla de posiciones.

Luego de terminar en 2012 subcampeón del fútbol colombiano, el DIM se reforzó para celebrar a lo grande su primer siglo de vida. Entre las principales figuras se destaca la llegada de Giovanny Hernández. Pero, y tal como lo confirmó el presidente Sergio Betancur, los malos resultados hicieron imposible mantener al cuerpo técnico, por lo que una vez finalizados sus contratos encargaron del equipo a Óscar Pérez, estratega de las divisiones menores del conjunto paisa, quien estará en el banco para el juego de este sábado, a las 7:45 p.m., contra Independiente Santa Fe. Anoche mismo, en la Capital de la Montaña, se hablaba de la posibilidad de que llegue como entrenador Fernando ‘Pecoso’ Castro.

Bolillo había llegado al DIM, después de pasar uno de sus tragos más amargos de su carrera exitosa como entrenador, cuando fue destituido de la selección de Colombia, luego de protagonizar un acto bochornoso, al golpear a una mujer. Tras unos meses por fuera del fútbol, Gómez reapareció en el medio con el rojo antioqueño, con el que estuvo a punto de ser campeón, tras caer en los cobros desde el punto penal con Millonarios. Pero anoche su novela se terminó. Y según pudo constatar El Espectador, antes de terminar la reunión, el entrenador antioqueño salió bastante contrariado.