Brasil 2014, sueño cumplido del capitán

Mario Alberto Yepes, con 37 años, logró clasificar con Colombia a un Mundial de fútbol. Brasil 2014: broche de oro a su carrera.

Mario Alberto Yepes, capitán de la selección de Colombia. Foto: EFE

Cuando parecía ser uno de los tantos jugadores que podrían incluirse en la llamada generación perdida que nunca fue a un Mundial, la vida lo premia a sus 37 años por su profesionalismo, entrega, honradez, responsabilidad y, sobre todo, paciencia, y a no ser que sufra lesiones o algo extraordinario, la camiseta 3 de Colombia en Brasil 2014 dirá en la espalda Yepes M. y en el brazo irá la cinta de capitán.

Mario Alberto Yepes es uno de esos jugadores colombianos a los que la búsqueda de un Mundial se les había convertido en una obsesión. Luego de llorar tres eliminaciones seguidas, en los caminos hacia Corea y Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, el vallecaucano veía su última oportunidad en el camino a Brasil 2014. José Pékerman le dio la confianza y, a pesar de que no era titular con el Milan en su momento, lo respaldó como capitán y se la jugó por él. A pesar de los altibajos, el hoy jugador del Atalanta italiano cumplió su objetivo.

“Se me vienen a la mente muchos compañeros que estuvieron conmigo en este camino y no lo pudieron lograr. s el caso de Juan Pablo Ángel, Iván Ramiro Córdoba, Totono Grisales, Gerardo Bedoya, Fabián Vargas, Alexánder Viveros y muchos otros. En este momento pienso en ellos más que nunca”, reconoció Mabeto luego del partido frente a Chile en el Metropolitano de Barranquilla, en el que se ratificó la clasificación.

Una generación que aunque no disputó un Mundial consiguió el título más importante de la historia para la selección: la Copa América de 2001. “Ellos también batallaron por lograr jugar un Mundial, por eso debo destacar el trabajo que en su momento hicieron, aunque no se vieran del todo los resultados”, agregó.

Sus primeros pasos en el fútbol fueron en la escuela Sarmiento Lora, una de las fábricas de talentos en Colombia. En un comienzo trabajó como centro delantero, pero poco a poco fue pasando a las zonas posteriores hasta llegar a ser defensor central. Ahí se vio reflejado en grandes de los mundiales en esa posición, como Beckenbauer, Pasarela, Baresi, Coeman o Maldini, y por eso soñó jugar a ese nivel.

Lo logró casi en el ocaso de su carrera, cuando ya quizás no es el mismo de los años en que pudo haber sido comparado con los mejores. Su pasaporte colombiano influyó en que no lograra algo más. Luego de su brillante paso por River Plate de Argentina llegó al Nantes de Francia, no obstante, de ser argentino o brasileño hubiese dado el paso directamente a un grande de Europa. Al Milan llegó cuando su velocidad no era la misma y su precisión en las barridas tampoco, lo cual le costó no ser titular y perder ritmo de juego.

Es mejor tarde que nunca y por eso es un orgullo para él poder decir hoy que consiguió como capitán llevar a Colombia a un Mundial. “Estoy muy feliz, esta es la ilusión de mi familia. En algún momento me lo propuse y hoy, gracias al trabajo de todos, lo conseguí. Las eliminatorias son complicadas. Uno viaja mucho y está lejos de su familia por la cantidad de viajes, pero creo que ese esfuerzo valió la pena”, reconoce el vallecaucano.

Ser capitán de este equipo es un trabajo fácil para Yepes, por la calidad del grupo humano que hay. “La verdad es que este es un equipo muy maduro, lo ha demostrado a lo largo de la eliminatoria, y el buen fútbol es el reflejo de lo que es esta familia”, destacó, y añadió que la clave de este proceso es que “siempre hemos sido fuertes anímicamente. Además hay un grupo unido y eso hace que en momentos complicados lo hagamos bien y sepamos darles vuelta a las peores situaciones. Hay una gran amistad y una fuerza espiritual que nos hacen lo que somos”, puntualizó.

“No nos regalaron nada, nos tocó sufrir hasta el final, eso es lo más emotivo de esta clasificación. Sentimos el apoyo de la gente todo el tiempo y ahora frente a Paraguay vamos a buscar terminar bien. Sigue un proceso de preparación para el Mundial en el que seguiremos entregándonos de la misma manera”.