"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 7 horas

Bucaramanga, sorpresivo semifinalista

Tolima sufrió más de lo esperado para dejar en el camino a Patriotas, en la definición por penaltis.

El técnico tolimense José Flabio Torres enfrentará con el Bucaramanga al equipo de su tierra. / Archivo
El técnico tolimense José Flabio Torres enfrentará con el Bucaramanga al equipo de su tierra. / Archivo

El arquero uruguayo Jorge Bava fue el gran responsable de que Atlético Bucaramanga haya dado la gran sorpresa de los cuartos de final y esté clasificado a la semifinal de la Liga Águila, que jugará ante Deportes Tolima.

El cuidapalos charrúa, que llegó este torneo al conjunto de la Ciudad de los Parques, tuvo una actuación excepcional en el estadio de Palmaseca, en el que sacó al menos ocho remates con destino de red.

Fue exigido del primero al último minuto, y respondió con creces. Ahogó el grito de gol en las tribunas completamente vestidas de verde y blanco.

El único balón que lo sobrepasó fue un cabezazo del defensa Aquivaldo Mosquera, quien puso en ventaja al Cali, al promediar la primera mitad. Esa anotación emparejaba la serie, que en Bucaramanga quedó 2-1 a favor de los amarillos.

El equipo que dirige el técnico José Flabio Torres no se desesperó y en la etapa complementaria logró la igualdad por intermedio de otro uruguayo, el delantero Mauro Guevgeozián, un guerrero que se las arregló para darles problemas a los defensas verdiblancos, tanto en la ida como en la vuelta, en Cali.

El artillero charrúa recibió un rebote en el centro del área, aguantó a Aquivaldo Mosquera, quien fingió una falta, y de media vuelta venció al arquero Camilo Vargas.

Ya antes, en un par de ocasiones, Guevgeozián y Darío Rodríguez habrían podido marcar, con la complicidad de la zaga azucarera, pero fallaron en el toque final.

Después del 1-1 Cali tiró los restos e intentó por todas las vías. A pesar de la presión, tuvo en Máyer Candelo la claridad para habilitar a sus compañeros en el área, pero todos los remates, desde cualquier lugar, de cabeza, con cualquier perfil, se encontraron con las manos o las piernas de Bava, la gran figura del partido.

Al final, la hinchada caleña, muy crítica con el técnico Mario Alberto Yepes, reconoció el esfuerzo de su equipo y ponderó la histórica actuación del arquero rival, mientras que los jugadores del Bucaramanga celebraron en torno a su cuidapalos la clasificación, que tiene tintes de hazaña, pues hace apenas un año estaba peleando por lograr el ascenso.

“Fue un partido muy bravo, como lo esperábamos, como lo habíamos planeado. Cali hizo el partido que necesitaba, pero sin duda hoy nuestro arquero demostró toda su clase”, aseguró emocionado el técnico Torres.

En la otra serie, en la que parecía que Tolima había definido todo en el juego de ida con su victoria en Tunja, cayó sorpresivamente frente a Patriotas, que además de igualar en resultado global 2-2, confirmó la mejor campaña de su historia.

Fue un juego parejo, sin un claro dominador. Los visitantes fueron muy cautelosos en la primera parte, pero en el complemento salieron más decididos a buscar el gol. A los 73 minutos Juan Sebastián Villota puso en ventaja a los boyacenses, que aguantaron la reacción tolimense para obligar a la definición por penaltis, en la que fallaron John Álex Cano, Edis Ibargüen y Larry Vásquez por Patriotas, mientras que Sergio Mosquera, Marco Pérez y Avimiled Rivas acertaron para los pijaos, que tuvieron en el arquero Joel Silva a su gran figura, pues atajó dos cobros.

El juego de ida de esta semifinal se jugará el jueves desde las 5:30 p.m., en el estadio Álvaro Gómez Hurtado de Floridablanca, porque el Alfonso López de Bucaramanga está en obras. La vuelta sería el próximo domingo en el Murillo Toro de Ibagué.

La serie no tiene un claro favorito, de hecho, ambos equipos han sumado 36 puntos en este semestre y sus campañas son bastante parecidas. Tienen, además, dos estrategas en el banquillo caracterizados por preparar muy bien los partidos y ser flexibles a la hora de hacer variantes tácticas.