“Cachaco” Rodríguez, campeón con Santa Fe, sigue hospitalizado

El ex jugador, de 72 años de edad, vistió las camisetas de Santa Fe, Pereira y Quindío, además estuvo en selecciones Colombia juveniles y también dirigió durante varios períodos al equipo cardenal.

El "Cachaco" salió campeón con Santa Fe en el 1966, 1971 y 1975. / Cristian Garavito.

Alonso “Cachaco” Rodríguez sufrió la semana pasada una trombosis cerebral y se encuentra hospitalizado en la Fundación Cardioinfantil. Sus allegados cuentan que aunque físicamente se ve bien, habla incoherencias.

El sueño de Alonso de niño siempre fue ser jugador de fútbol profesional. Pero en su casa, su mamá le ponía las cosas un poco difíciles. Asustada por los golpes que pudiera recibir su hijo, ella solía quemarle los guayos para que no pudiera asistir a los entrenamientos en las divisiones inferiores de Santa Fe, equipo del que se enamoró por herencia familiar y cada domingo, junto a sus personas más cercanas se sentaba en la tribuna de El Campín para ver al equipo cardenal.

Cuando en 1964 recibió el llamado para que fuera a su primera concentración con el equipo profesional, en su casa no le creyeron y le prohibieron salir. Alonso, al sentir el susto que su sueño de dedicarse al fútbol profesional no se fuera a convertir en realidad, decidió escaparse de su casa para cumplir con la cita con su destino. Llegó al hotel unos minutos más tarde de lo pactado, pero con la tranquilidad de haber seguido su instinto.

En la historia de Santa Fe el nombre de Alfonso Sepúlveda siempre estará ligado a ser el gran cazatalentos de las divisiones inferiores de la institución. Sepúlveda fue quién vio el talento del joven y lo llevó a cumplir el sueño de su vida: ser jugador de Independiente Santa Fe.

“El Cachaco”, como fue bautizado durante su carrera disputó su primer partido con la camiseta roja en el Atanasio Girardot, ante el Medellín. El equipo antioqueño venía de golear por siete goles a Millonarios en la fecha pasada y era el claro favorito para vencer a un joven equipo santafereño en el cual muchos jugadores hacían su debut oficial entre ellos, Alonso.

El resultado final quedó en empate a dos goles. Al terminar el partido, Gonzalo Rueda, presidente del equipo, se le acercó al “Cachaco” y le comentó entre lágrimas que éste era el Santa Fe que él quería ver. “11 jugadores con la garra de león”, le dijo. Desde este momento Rodríguez se sintió parte importante en el equipo profesional.

El defensor salió campeón con el equipo rojo en tres oportunidades. 1966, 1971 y 1975, pero este último es el que recuerda con mas cariño. “Pues fue un equipo que jugaba muy bien. Éramos una familia dentro y fuera de la cancha. Les ganamos a todos los equipos”, le dijo Alonso un tiempo atrás a  El Espectador.

Como jugador siempre dejó todo en la cancha por la institución roja. Pero los clásicos para él eran un campeonato aparte. Salía a la cancha a ganarles como sea a los jugadores vestidos de azul. En Miguel Ángel Converti siempre vio a su rival más difícil de parar.

Pero su vinculación con Santa Fe, no solo se limitó a la de ser futbolista. En muchas oportunidades se sentó en el banquillo técnico para dirigir al equipo del cual es hincha. Por eso, a pesar de salir campeón como jugador le quedó una espina clavada con la institución. En 1996, Santa Fe perdió la final de la Copa Conmebol ante Lanús, “Cachaco” era el asistente técnico y no paró de llorar esa noche luego del pitido final y no poder entregarle la primera copa internacional al equipo de sus amores.

Estos últimos años, en los que Santa Fe ha obtenido trofeos tanto locales como internacionales. Alfonso los ha vivido como el hincha más fiel de la institución y lo hace como hacía unos años atrás. Sentado en la tribunas del Campín junto a sus personas más cercanas.

Temas relacionados