Cada punto vale oro en la Liga

Los azules deben sumar al menos nueve unidades más. Enfrentarán también a Alianza, Jaguares, Envigado, Nacional, Medellín y Santa Fe.

Federico Insúa está en deuda con la afición de Millonarios. Archivo - El Espectador

A siete fechas del final del torneo Todos contra Todos, solamente Santa Fe y Medellín, campeón y subcampeón del semestre pasado, pueden sentirse cómodos. A los cardenales, primeros con 27 puntos, les hacen falta solamente tres unidades para llegar a las 30 con las que teóricamente se avanzaría a cuartos de final. A los rojos paisas, escoltas con 26, les faltan cuatro.

De ahí para abajo todos tienen incertidumbre, más que por las estadísticas, por su irregular campaña. Excepto Envigado, los otros que por ahora están entre los ocho (Huila, Cali, Nacional, Millonarios y Júnior) han tenido altas y bajas.

La ventaja es que las amenazas no son muchas. Tolima tiene 19 puntos, dos menos que embajadores y curramberos. Y Jaguares suma 17. Luego, ya a seis unidades de diferencia, están Alianza Petrolera, Once Caldas y Tuluá, a los que les quedará muy difícil sumar de a tres y que los de arriba no lo hagan.

De hecho, de ahora en adelante en cada fecha podría sentenciarse la clasificación de un equipo o la eliminación de otro. Hoy, por ejemplo, Águilas y Jaguares están obligados a ganar, así como Millonarios necesita sumar al menos un punto en Neiva, ya que no fue capaz de hacerlo en casa de Uniautónoma, que está en el puesto 16.

“Hay mucho en juego. Más allá de las bajas que tenemos, debemos salir a buscar los tres puntos, para seguir metidos entre los ocho”, señaló el técnico Ricardo Lunari al referirse a las ausencias de Máyer Candelo (por acumulación de amarillas), Fernando Uribe (quien ayer sufrió una molestia en la rodilla derecha), Déiver Machado (expulsado en el Metropolitano) y Fabián Vargas, Lewis Ochoa y Javier Reina, que siguen recuperandose.

Sin embargo, podrá contar nuevamente con el panameño Román Torres, bastión en la defensa, y con Oswaldo Henríquez, cuya ausencia se notó por el pobre nivel de su reemplazante, Carlos Ramírez. En el medio tendrá que depender nuevamente del argentino Federico Insúa, quien sigue en deuda en Colombia.

A Millonarios le quedan seis partidos más. Recibirá a Alianza y visitará a Jaguares, antes de una recta final muy complicada, pues visita a Envigado, juega en El Campín ante Nacional y Medellín, y cierra con el clásico frente Santa Fe.

“Tenemos mucha presión, eso está claro, pero confío en que sepamos encarar los juegos que nos faltan y sumar lo necesario para avanzar. Ya después veremos, porque las finales son a otro precio”, agregó Lunari, quien hoy, en Neiva, se juega buena parte de la clasificación.