Cali sorprendió a Millonarios y le ganó en El Campín

El equipo caleño le ganó 0-1 al equipo azul en El Campín de Bogotá. El gol lo hizo el estelar volante Carlos Lizarazo al minuto 27.

Mayer Candelo tuvo un mal partido, le costó recuperarse luego del desgaste frente a Nacional. / Andrés Torres

El partido se preveía como un compromiso de ida y vuelta, con múltiples opciones de gol y lleno de emociones, como han sido tradicionalmente los clásicos entre embajadores y azucareros, sin embargo, no sucedió así. Cali fue contundente y aprovechó el mal partido de Millonarios para vencerlo 1-0 en El Campín, seguir como líder del cuadrangular B con seis puntos y pasar a los albiazules en la tabla de reclasificación.

El Deportivo Cali salió con una línea de tres volantes de marca compuesta por John Viáfara, Gustavo Cuéllar y Andrés Pérez, quienes tenían la misión de bloquear a Máyer Candelo y Rafael Robayo, que salieron con la tarea de crear juego y opciones a sus delanteros. Claro que esa marca no fue tan recia y Millonarios poco a poco aprovechaba espacios en la mitad para generar peligro. Así que Leonel Álvarez armó una doble línea de cuatro, con Viáfara por derecha y Camacho por izquierda, dejando al cuadro azul con pocos espacios para maniobrar y apostándole al contragolpe.

Por su parte, el técnico Hernán Torres varió su alineación habitual y utilizó a Dhawlim Leudo como lateral derecho, con el fin de buscar salida por ese costado, claro que precisamente ese fue el espacio que buscó a lo largo del primer tiempo el Cali para crear peligro. Muy poco se buscó a Vladimir Marín por el costado izquierdo, todo el juego se recostaba sobre el sector de Yerson Candelo.

Cuando el partido se había vuelto de ida y vuelta, aunque sin opciones de gol, abrió el marcador el Deportivo Cali. Al minuto 26 Carlos Lizarazo lideró un contragolpe, abrió el campo por izquierda con un pase profundo a Sergio Romero, quien centró nuevamente a Lizarazo que bajó el balón, ante la pasividad de la defensa azul en el centro del área, y remató con un zurdazo cruzado para vencer a Luis Delgado y poner el 1-0.

Abajo en el marcador, Millonarios no encontró reaccionar, no tenía ideas y nuevamente la falta de generación de fútbol fue un problema. El Cali se defendía y esperaba espacios para contragolpear.

En la parte complementaria Millonarios siguió impreciso. A pesar de salir con actitud ofensiva y con las ganas para igualar el compromiso, la falta de precisión e ideas fue notoria. Rafael Robayo, quien reemplazó a Hárrison Otálvaro que no pudo actuar por lesión, no cumplió su función, fue aparatoso y nunca tuvo claridad con la pelota. El técnico Hernán Torres hizo los cambios, pero éstos nunca surtieron efecto. Mientras que el Cali mantuvo su postura de no dejar jugar y buscar contraataques para ampliar el marcador.