Cali y Júnior dividieron honores

En un partido entretenido, con muchas opciones de gol y dos equipos que buscaron la victoria, Deportivo Cali y Atlético Júnior empataron 2-2 el juego que cerró la jornada sabatina del fútbol profesional colombiano.

Los locales, que contaron en la plantilla titular a ocho jugadores formados en el club (Luis Calderón, Yerson Candelo, Daniel Giraldo, Jefferson Murillo, Gustavo Cuéllar, Carlos Lizarazo, Andrés Escobar y Brayan Perea), tuvieron momentos brillantes, comandados por Lizarazo, quien asumió el papel de conductor del equipo e incluso fue el hombre más peligroso con sus remates de media distancia. Júnior fue un poco más conservador, pero no se metió atrás. De hecho mostró su estilo e 2013: menos elaboración, poca tenencia de la pelota, pero mayor verticalidad.

Cali se fue adelante en el marcador con un golazo de Lizarazo, quien aprovechó un rebote al borde del área y con un potente zurdazo venció a Sebastián Viera. Iban 26 minutos de juego, pero la alegría les duró poco a cerca de 10 mil hinchas verdiblancos que llegaron al estadio Pascual Guerrero, porque Édison Toloza igualó las acciones a los 31, en una acción en la que engancha hacia adentro y tira un centro que no alcanza a conectar Dayro Moreno, pero que termina en el fondo de la red porque el movimiento del delantero tolimense engañó a Farid Mondragón.

Los verdes siguieron atacando y a punta de habilidad, toque de primera y llegadas por los costados, generar las últimas opciones de la etapa inicial. En el complemento los dirigidos por Leonel Álvarez salieron con todo y obligaron a los barranquilleros a replegarse y contra atacar. Precisamente en una de esas descolgadas un balón quedó rebotando en el área y Nery Bareiro tumbó a Vladimir Hernández. El árbitro Hernando Buitrago decretó el penalti para los visitantes, que Toloza transformó el gol. Pero esta vez a quienes les duró poco la celebración fue a los rojiblancos, pues minutos después Andrés Escobar empató con un disparo desde 18 metros.

La parte final del juego tuvo como protagonista al Cali, que buscó, intentó e hizo méritos para ganar. Júnior, obligado a defender, mostró jerarquía y supo aguantar, sin dejar de generar peligro de vez en cuando. En síntesis, dos equipos que comenzaron mal el torneo, pero que poco a poco han levantado su nivel y llegan muy bien a la parte decisiva del campeonato, con dos técnicos experimentados que saben cómo manejar la presión.

Con ese resultado los verdiblancos llegaron a 21 puntos producto de cinco triunfos, seis empates y apenas dos derrotas, con 22 goles a favor y 15 en contra. Los tiburones, por su parte, suman 18 unidades, con cinco victorias, tres empates y cinco caídas, 21 tantos anotados y 18 recibidos.

El próximo viernes Atlético Júnior recibirá en el estadio Metropolitano al Alianza Petrolera, mientras que el Deportivo Cali visitará el sábado al Deportes Tolima.