Campeones hechos en casa

Cinco jugadores salidos de las divisiones inferiores del equipo bogotano, gritaron una vez más ‘Campeón’ en la ciudad que los vio crecer como futbolistas.

Camilo Vargas y Omar Pérez levantan la copa de la Liga Postobón: AFP

Un golazo de Luis Carlos Arias cuando solo habían transcurrido algunos segundos del segundo tiempo, prácticamente sentenció el título para Santa Fe. Aunque hubo algunos instantes de incertidumbre con el gol de Mosquera sobre el final del partido, pues un gol más del Medellín llevaría a disputar el título desde los 12 pasos, finalmente Camilo Vargas, Daniel Torres, Juan Daniel Roa, Héctor Urrego y Francisco Meza, consiguieron un nuevo título con la camiseta que han vestido desde que soñaban con llegar al profesionalismo.

Aparte de esas cinco insignias del equipo ‘cardenal’, Juan Guillermo Pedroza y Darío Rodríguez, dos jóvenes de 21 y 19 años, respectivamente, aunque no han visto muchos minutos con la camiseta de su amado Santa Fe, están inscritos en la plantilla del equipo, lo cual también les da el derecho a celebrar su primera estrella y con lo cual el equipo tendría siete canteranos que obtuvieron la estrella de fin de año.

Camilo Vargas, nacido en 1989 y guardián bogotano del arco albirojo, debutó en marzo de 2007 con la camiseta de Santa Fe. Ingresó en los últimos minutos del encuentro ante Equidad y desde ese momento, ha cumplido el sueño de miles de hinchas cardenales: ser campeón de la Liga, luego de 35 años, además de haber ganado la Copa Colombia en 2009, la SuperLiga de Colombia en 2013, y este domingo haber gritado campeón por octava vez en la historia del equipo de sus amores. Desde 2012, Vargas es parte de la exitosa Selección Colombia de José Pékerman, llegando a ser titular en los últimos partidos debido a la ausencia de David Ospina.

Juan Daniel Roa, también nacido en Bogotá en 1991, ha defendido por ocho campeonatos la camiseta del equipo que lo formó como profesional, con tan buenas actuaciones que lo han puesto en la agenda de equipos de Argentina y México. El volante o lateral por derecha, ha conseguido los mismos títulos de su coterráneo, Camilo Vargas: dos títulos de Liga (2012 y 2014), Copa Colombia (2009) y SuperLiga de Colombia (2013).

El motor del medio campo cardenal, Daniel Torres, desde el 2008 es uno de los bastiones del equipo bogotano. Con un fugaz paso por Atlético Nacional, en el que no tuvo mucho éxito, Torres volvió a su casa a darle un nuevo título a la afición santafereña. Ha sido pedido popularmente para la Selección Colombia, pero la gran cantidad de mediocentros que hay en el conjunto nacional han impedido su llegada al conjunto de José Pékerman. Torres también ha levantado las copas de Liga en 2012 y 2014, Copa en 2009 y SuperLiga en 2013.

Nacido en Barranquilla, a más de 900 kilómetros de Bogotá pero con el corazón completamente cardenal, Francisco Meza es otro de los jugadores del nuevo campeón de Colombia hechos en la cantera. A partir de 2011, año en que disputó su primer partido como profesional con la camiseta de Santa Fe, se ha consolidado poco a poco en la titular del equipo, siendo pieza clave en la defensa que solo recibió 21 goles en contra en todo el torneo. Meza no estuvo en el equipo de campeón de la Copa Colombia de 2009, pero ha tenido la inmensa alegría de gritar campeón todos los años desde el 2012, año de la séptima estrella.

El antioqueño Héctor Urrego, de 22 años, quien llegaba a la final frente al Independiente Medellín en la etapa final de su recuperación después de sufrir la ruptura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, subió al primer equipo de Santa Fe en el 2011, luego de varios meses en las divisiones inferiores del equipo. Aparte del título de este domingo, consiguió la anhelada séptima estrella en 2012 y la SuperLiga del 2013 ante el rival de patio, Millonarios FC.

Sin duda, la cantera del equipo campeón es fábrica de algunos de los mejores jugadores del fútbol colombiano, con el extra de darles continuidad en el equipo, para que sean quienes guíen al resto de jugadores a conseguir los títulos que una de las mejores hinchadas del país merece.