¡Colombia, bienvenida al Mundial de Brasil!

La embajadora de Brasil en Colombia, María Elisa Berenguer, envió un mensaje a los colombianos después de que la Selección clasificara a la Copa Mundo de 2014.

Archivo El Espectador

La clasificación de Colombia al Mundial de Fútbol de Brasil nos llena de alegría. Como anfitriones y por supuesto también apasionados por el fútbol, nos encantará recibir su equipo, desde ya uno de los más fuertes del continente, y sus hinchas felices y gozosos, con sus banderas y camisetas amarillas, como las nuestras. Les esperamos con los brazos abiertos.

Los hinchas colombianos no necesitan de visas, ni siquiera de pasaporte, para viajar a Brasil: gracias a un acuerdo en el marco de la UNASUR, la cédula de identidad es reconocida como documento válido para hacer turismo en Brasil. Recibimos cada año más de 100 mil visitantes colombianos, por turismo, por negocios o por estudios, principalmente para Rio de Janeiro y São Paulo.

A partir del próximo año sin duda los colombianos van a descubrir otros destinos turísticos en Brasil. Doce ciudades, repartidas en las cinco regiones del país, recibirán las selecciones: en el Centro-oeste, Brasilia y Cuiabá; en el Norte, Manaus; en el Nordeste, Fortaleza, Natal, Recife y Salvador; en el Sudeste, Rio de Janeiro, São Paulo y Belo Horizonte; y en el Sur, Curitiba y Porto Alegre.

Todas esas ciudades, que representan la gran diversidad de climas, sabores y aspectos humanos de Brasil, tienen sólida infraestructura de turismo y están recibiendo fuertes inversiones de capitales públicos y privados para recibir de la mejor manera sus visitantes. No sabemos todavía dónde jugará Colombia, pero sin duda sus hinchas serán muy consentidos por donde vayan.

La inauguración de Brasilia, en 1960, marcó la transferencia de la capital desde Rio de Janeiro hacia el centro del país. Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, es una ciudad planeada, con joyas de arquitectura modernista concebidas por Oscar Niemeyer.

Ubicada en el centro geodésico de Sudamérica, en Cuiabá se encuentran tres ecosistemas importantes del Brasil - la Amazonía, el Pantanal y la Cerrado (Sabana). Fundada en 1719, fue destino de exploradores y aventureros que partían de São Paulo en búsqueda del abundante oro de la región.

La más grande ciudad en el medio del mayor bosque tropical del planeta, Manaus está bañada por el Río Negro y guarda un extraordinario stock de recursos naturales: 20% de la reserva de agua dulce del mundo, un banco genético de valor inestimable y grandes yacimientos de minerales, de gas y petróleo. Aquí los colombianos podrán conocer otro lado de la Amazonía que compartimos.

Con playas paradisíacas en esta ciudad grande y agitada del Nordeste brasileño, Fortaleza ofrece lindas oportunidades de ecoturismo en su entorno, además de sabrosa culinaria típica y sofisticada artesanía.

La ciudad de Natal (“Navidad”, en portugués) fue demarcada el 25 de diciembre de 1599 como protección a ataques de piratas europeos. Está en el extremo nordeste de Brasil y atrae turistas por la belleza de sus playas y dunas, temperatura promedio de 28 grados Celsius y marcos históricos de fines del siglo XVI.

Recife, a la cual llamamos “la Venecia brasileña”, fundada en 1561, es la capital estadual más antigua de Brasil. Presenta una mezcla privilegiada de cultura portuguesa, negra e indígena enmarcada por arquitectura colonial, bosques y playas. Olinda, ciudad muy cercana, fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Primera capital de Brasil, Salvador es un mosaico de razas, culturas, credos y sabores. Las raíces portuguesas, indígenas y africanas se reflejan en la exuberancia de sus manifestaciones artísticas y culturales. El centro histórico es una reliquia arquitectónica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por sus colores y ritmos, tiene un poco el espíritu de Cali y Cartagena.

¿Será necesario presentarles a Rio de Janeiro? La “Ciudad Maravillosa”, capital de Brasil hasta 1960, tarjeta postal de Brasil por excelencia, bendecida por la naturaleza, rodeada de montañas y bosques, enmarcada por playas hermosísimas. Les dejo imaginar el Corcovado, el Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, Copacabana, Ipanema, todo al sonido de una música contagiante. En el mítico Maracanã, templo del fútbol, los hinchas conocerán el campeón mundial.

São Paulo es la más rica y populosa ciudad del continente americano y del hemisferio sur. Allí viven más italianos después de Italia, más japoneses después de Japón, más portugueses después de Portugal, más españoles después de España y más libaneses después del Líbano. Junto a su relevancia económica, la capital paulista ofrece amplias opciones culturales y de entretenimiento – museos, parques, bares y restaurantes que le confieren la posición de polo gastronómico exquisito.

Belo Horizonte es la capital del Estado de Minas Gerais, que recuerda los hermosos paisajes del eje cafetero. Una de las primeras ciudades planificadas del país, luce calles arboladas y trazos arquitectónicos modernos. Muy cerca de Belo Horizonte se encuentran joyas urbanas barrocas, como Ouro Preto, Patrimonio de la Humanidad decretada por la Unesco.

Curitiba es una referencia en las áreas de transporte vial, turismo y ecología urbana. Amplias y arborizadas avenidas, áreas de diversión y barrios residenciales garantizan buena calidad de vida a su población, una mezcla de inmigrantes europeos – alemanes, italianos, polacos, ucranianos.

Porto Alegre, capital del Estado de Rio Grande do Sul, es una ciudad moderna, cosmopolita, con intensa vida cultural y muchas atracciones turísticas. Inaugurada por colonos portugueses, Porto Alegre recibió fuerte inmigración de italianos, alemanes, españoles, africanos, polacos y libaneses, lo que hace de ella un centro de riqueza cultural. La ciudad es cuna de Falcão, homónimo del héroe de la clasificación colombiana.

Queremos aprovechar la oportunidad del Mundial para estrechar los lazos entre nuestros pueblos. Colombia y Brasil se parecen muchísimo, por su gran diversidad étnica y cultural, y su tropicalidad, con elementos de culinaria, fiestas populares y cultura campesina. Hay que agregar al listado el buen trato de la pelota, claro.

Somos las dos naciones más mega-biodiversas del Planeta, los dos países más poblados de Sudamérica y dos importantes economías de la región. Tantas convergencias culturales, étnicas y ecológicas nos abren inmensas perspectivas. La relación con Colombia es muy importante para Brasil. Somos cada vez más socios en términos de inversión económica, comercio, turismo, intercambio académico, cooperación y construcción de una Suramérica próspera. Muchas de las soluciones a nuestros problemas están en nuestra región. No habrá una América del Sur fuerte e integrada sin la presencia activa de Colombia.

Compartimos 1.645 km de frontera, todos en tierras amazónicas (Departamentos de Amazonas, Vaupés y Guainía), de grande importancia estratégica. La Amazonía, inmenso patrimonio de nuestras soberanías, representa un espacio privilegiado de cooperación bilateral, con su gran potencial genético e hídrico todavía no explorado. Colombia hizo prueba de su capacidad de liderazgo ecológico en la Conferencia Rio + 20, al proponer uno de los resultados más concretos de la reunión: los objetivos de desarrollo sostenible. Nuestros países son aliados naturales en temas amazónicos y ambientales.

Los brasileños, en su esfuerzo de comunicarse con sus vecinos, inventaron una lengua rara: el portuñol. Pero queremos aprender a hablar español correctamente! La integración regional lo exige. Desde 2005 el español es materia obligatoria en las escuelas secundarias, y muchos brasileños estudian la hermosa lengua de Cervantes en cursos privados. Instituciones colombianas pueden ayudarnos a formar profesores de español.

El centro más importante de enseñanza del portugués brasileño en todo el mundo es el Instituto de Cultura Brasil-Colombia (IBRACO), en Bogotá. A propósito del Mundial, el IBRACO está ofreciendo cursos de portugués dirigidos a turistas y periodistas.

En el área de comercio e inversiones, nuestra relación ha incrementado mucho. Brasil es el 10º destino de las exportaciones colombianas, y su 4º proveedor. Las exportaciones colombianas hacia Brasil se multiplicaron más de siete veces en la última década, alcanzando US$ 1.300 millones en 2012. El año pasado, se exportaron US$ 2.800 millones en productos brasileños, cuatro veces más que el monto de hace diez años. Con esos avances, la corriente de comercio bilateral superó año pasado, por primera vez, el valor de US$ 4.000 millones, cinco veces más que el registrado en 2001.

Brasil está entre los países que más realizan inversiones productivas en este país. Reconocido como mercado prioritario por las principales empresas brasileñas, Colombia es el cuarto principal destino de nuestras inversiones en el exterior. Solamente entre los años 2011 y 2012 la presencia brasileña creció 395%. Esto demuestra que el empresariado brasileño es consciente de las oportunidades de negocios en Colombia, con su seguridad jurídica, previsibilidad e institucionalidad.

Cerca de 50 empresas verdeamarillas actúan en Colombia en distintos sectores: desde los tradicionales, como energía, minería, construcción civil e infraestructura, hasta otros más recientes, como informática, comunicaciones, bancos, franquicias de moda, educación, librerías. Este año la APEX (Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones) inauguró su oficina en Colombia.

Las inversiones de empresas brasileñas aquí y de empresas colombianas en Brasil llevan consigo transferencias de tecnología y capacitación de recursos humanos y ya apuntan para la integración de cadenas productivas en algunos sectores.

Además de los temas económico-comerciales, hay otros capítulos que podemos abrir en nuestra relación bilateral. Por ejemplo, el intercambio de experiencias en materia de desarrollo social. Brasil avanzó mucho en esa área en la última década. Gracias a políticas públicas integradas de inclusión social, seguridad alimentaria, agricultura familiar, reforma agraria, compras gubernamentales, empleo, aumento de salario mínimo y programas de transferencia de ingresos y combate a la miseria, 28 millones de personas salieron de la pobreza extrema y 36 millones ingresaron en la clase media. Brasil es hoy, por primera vez en su historia, un país de clase media. Son experiencias que podemos compartir con Colombia.

En el plan de la educación superior, más de 1.300 estudiantes e investigadores colombianos ingresan al año en Brasil. Esto hace de Colombia es el país que más envía estudiantes de posgrado a nuestro país.

Ciencia y tecnología son igualmente áreas con gran potencial de desarrollo en la relación Brasil-Colombia. Se fortalecen las relaciones entre agencias públicas (COLCIENCIAS, ICETEX) y universidades de ambos países. Sobresalen temas de interés mutuo como el aprovechamiento sostenible de la biodiversidad amazónica, las TICs, biomedicina y salud tropical.

Estamos felices porque Colombia vendrá al Brasil en el próximo año. Ustedes son más que bienvenidos. Más allá de compartir la pasión futbolística, vemos en eso una oportunidad privilegiada para estrechar los lazos entre nuestros pueblos y dar un salto en nuestras relaciones. Como canta la hinchada colombiana: Sí se puede! Vamos por el Gol!