Colombia, con la “fiebre amarilla” al 100 por ciento

Los colombianos están ansiosos por ver el partido Colombia vs. Chile.

Hinchas unidos apoyando a la Selección Colombia.EFE

La nación colombiana se vistió de amarillo y en un ambiente festivo cuenta las horas para el partido con Chile en Barranquilla, en el que los dirigidos por José Pékerman esperan confirmar su clasificación al Mundial de Brasil 2014 luego de 16 años de ausencia de la máxima cita futbolera.

Transeúntes vestidos con la camiseta de la selección, vehículos decorados con banderas y establecimientos comerciales adornados con globos y pancartas de apoyo animan las calles de las ciudades del país.

Entre los más animados está el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien se puso la camiseta amarilla para asistir a un acto en Barranquilla, donde acudirá al estadio.

"Hoy será un gran día cuando avancemos al Mundial. Unidos todos como país apoyemos a nuestra selección con mucha fuerza y mucha fe", escribió Santos en su cuenta de Twitter.

Promociones en bares y restaurantes también impulsaron una "fiebre amarilla", en la que los habitantes de Barranquilla, sede del partido, salieron desde temprano a las calles a disfrutar al ritmo de la música la penúltima jornada de las eliminatorias mundialistas.

El optimismo de los colombianos se basa en el hecho de que el equipo, que está segundo en las eliminatorias, con 26 puntos, necesita sólo un empate ante Chile para confirmar su clasificación al Mundial, e incluso puede hacerlo si pierde, en caso de que haya un ganador en el partido entre Ecuador vs. Uruguay.

Numerosas empresas, instituciones públicas y centros educativos programaron horarios especiales con el fin de que a las 4 de la tarde, empleados y clientes puedan estar frente al televisor para seguir el partido que se jugará en el Estadio Metropolitano de Barranquilla.

La pasión que despierta la selección nacional tiene contentos a los vendedores callejeros de camisetas, gorros, cornetas y otros accesorios que proliferan en las grandes ciudades, donde cobran alrededor de 25.000 pesos por una camiseta con el nombre de Falcao, James o de alguna otra figura colombiana.

En diferentes puntos de la geografía nacional, entre ellos el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe, alcaldías y empresas instalaron pantallas gigantes en plazas y otros lugares públicos que esperan convertir en escenario de fiesta con la clasificación del equipo.