Colombia tiene motivos para soñar

El equipo que dirige Carlos ‘Piscis’ Restrepo no logró enamorar a la afición, pero cumplió con sus objetivos deportivos. Hay futuro.

La selección sub-20 goleó a Brasil y logró el subtítulo suramericano. Ahora buscará un cupo a los Juego Olímpicos. / AFP

Con los altibajos propios de un equipo juvenil en un torneo de casi un mes de duración, la selección sub-20 de fútbol de Colombia logró el subtítulo del Campeonato Suramericano de la categoría, que terminó el sábado en Montevideo, Uruguay.

El equipo nacional goleó 3-0 a Brasil en la jornada final y, gracias al triunfo 2-1 de Argentina sobre el seleccionado local, terminó en el segundo lugar y obtuvo el derecho a jugar el repechaje por un cupo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, ante un rival de la Concacaf que se conocerá en 20 días.

La verdad es que el equipo del técnico Carlos Piscis Restrepo dejó la sensación de haber podido pelear el título, porque demostró solidez defensiva y buen criterio para manejar la pelota. Tal vez la falta de definición en las primeras fechas del hexagonal, cuando empató con Paraguay y Argentina, le impidió refrendar el título que había conseguido hace dos años.

No obstante, el balance del equipo es muy positivo. Jugó nueve partidos, ganó cuatro, igualó tres y perdió solamente dos, ambos en la fase de grupos. En la etapa final obtuvo dos triunfos y tres empates.

“Estoy muy conforme con lo que hizo este plantel. Los muchachos supieron superar la derrota ante Uruguay, en el estreno; después manejaron el trajín de tantos partidos tan definitivos y cerraron con una victoria 3-0 nada menos que contra Brasil, que nos permite seguir soñando con cupo a Olímpicos, que era uno de nuestros objetivos, junto con el tiquete al Mundial de Nueva Zelanda”, dijo el estratega antioqueño.

En el equipo se destacaron el arquero Álvaro Montero, los laterales Luis Orejuela y Jeison Angulo, los centrales Juan Sebastián Quintero y Davinson Sánchez, los volantes Alexis Zapata, Jarlan Barrera y Juan Otero, y los delanteros Jeison Lucumí y Rafael Santos Borré.

“Luchamos mucho por el objetivo, que era salir campeones, pero al final, de acuerdo a como se nos presentó el torneo, quedamos tranquilos con el cupo al Mundial y la posibilidad de pelear Olímpicos. No tuvimos suerte en algunos partidos fundamentales, especialmente contra Argentina y Paraguay, pero dejamos todo dentro de la cancha”, señaló el goleador Lucumí, hombre del América de Cali, quien consiguió cuatro anotaciones.

Los integrantes de la selección sub-20 tendrán un par de semanas de descanso y luego iniciarán nuevamente los microciclos de trabajo preparatorios para el Mundial de Nueva Zelanda, del 30 de mayo al 20 de junio.

Según explicó el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, “el proceso de repechaje será diferente, hay que jugarlo con un equipo sub-23, porque esa es la categoría que tendrá el equipo de la Concacaf, cuyo torneo preolímpico se realizará en julio”.

Una vez se conozca el rival se determinará la fecha del repechaje, pero, según el dirigente, “Fifa está planeando hacerlo en marzo de 2016, porque la gran mayoría de los jugadores de esa categoría ya son profesionales y habría que acomodar fechas Fifa para poder convocarlos y utilizarlos”.

Muy seguramente la base de ese plantel será esta sub-20, aunque Colfútbol tiene planeado reforzarla con jugadores sub-23, como Éder Álvarez Balanta y Juan Fernando Quintero, entre otros.