Cotía es territorio colombiano

A cuatro días del debut frente a Grecia, los 23 convocados por José Pékerman hicieron parte del trabajo de ayer.

Colombia hizo ayer su primer entrenamiento en la sede de Cotía, a las afueras de São Paulo. /Fedefútbol

El Mundial ya comenzó para Colombia, que se encuentra concentrada en la sede deportiva de formación del equipo brasileño São Paulo, en Cotía. El primer entrenamiento oficial en suelo carioca se dio con los 23 jugadores convocados, porque Carlos Carbonero, quien llegó en reemplazo del lesionado Aldo Leao Ramírez, se unió al grupo en horas de la mañana del lunes y rápidamente se puso los colores de la selección para preparar el juego del próximo sábado frente a Grecia en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Cerca de 200 personas estuvieron en las tribunas del miniestadio de São Paulo para apoyar y ver los movimientos de los jugadores, que hicieron estiramientos, trabajos con pelota y recuperación. El grupo se dividió en atacantes y defensores, quienes enfocaron su trabajo en esas áreas. Por otro lado trabajaron los tres arqueros: David Ospina, Faryd Mondragón y Camilo Vargas. Siempre la alegría estuvo presente, la motivación se nota en la cara de los futbolistas que, aunque se ven ansiosos, están tranquilos. “El grupo tiene que estar tranquilo, no podemos dejarnos sacar del momento que estamos viviendo. Hay grandes jugadores que saben cómo se debe actuar en estos momentos previos a grandes citas, todos en general tenemos la convicción de que vamos a hacer un gran mundial”, reconoció James Rodríguez.

Ya falta muy poco para el debut, 16 años van a quedar atrás y el presente dirá que Colombia es una selección mundialista. “Venimos con la confianza de tener grandes jugadores para hacer un buen papel. Ojalá que todo lo que veníamos haciendo nos ayude a obtener buenos resultados”, comentó el técnico argentino José Pékerman, quien está motivado por el momento en el que llegan sus jugadores y por el balance que dejaron los partidos amistosos frente a Senegal y Jordania.

Con la salida de Radamel Falcao, el máximo referente de la selección nacional será el volante James Rodríguez, quien por su buena temporada con el Mónaco y su brillante paso por el Porto de Portugal, es el nombre que tienen en cuenta los rivales a la hora de analizar al equipo de José Pékerman. Como el ícono que es, James se mostró enfático ayer en la rueda de prensa previa al entrenamiento en que “hay sueños y metas pero hay que mantener la humildad y no sentirse más que los rivales. Tenemos claro como grupo que lo que debemos hacer es pensar en llegar lo más lejos posible, pero no poniendo presiones extras. Debemos estar tranquilos y confiados en que somos fuertes y tenemos con qué hacer bien las cosas”.

Durante su estancia en Brasil, la selección preparará sus partidos en este centro deportivo, considerado uno de los mejores de recuperación y rehabilitación de lesiones en Brasil. De ahí que el entrenador argentino haya ratificado en público que “el lugar elegido fue satisfactorio. Y además tenemos la tranquilidad de estar en uno de los dos mejores sitios de concentración que van a tener las selecciones. Nosotros, cuando ni sabíamos el lugar en que nos iba a tocar jugar, habíamos escogido a São Paulo como sede y finalmente quedamos satisfechos con el lugar, porque no tenemos en la primera etapa que viajar al norte de Brasil, que es una distancia verdaderamente larga”.

Es un lugar totalmente aislado, en el que los jugadores estarán enfocados. Esto como muestra de que se aprendió la lección de lo vivido en mundiales anteriores, en los que los jugadores para ir de los cuartos al comedor se demoraban mucho tiempo por tener que atender medios, saludar aficionados y estar con familiares.

“Estamos muy cómodos acá, como grupo estamos fuertes. Sólo pensamos en el debut frente a Grecia”, aclaró el 10 de Colombia quien soltó unas palabras para describir al primer rival en Brasil 2014. “Es un equipo que está casi siempre atrás, juega 4-4-2, así que la clave será ganarles las bandas, tenemos jugadores para abrir la cancha y debemos trabajar en eso”.

El volante de Atlético Nacional Alexánder Mejía ya ha superado la dolencias en una rodilla que lo hicieron salir del partido frente a Senegal y estará disponible si el técnico lo necesitara para el primer compromiso. Ningún otro de los 23 ha tenido problemas físicos y se encuentran listos para el juego inicial. “Colombia viene con mucha voluntad de tener grandes jugadores para hacer un buen papel. Ojalá que todo lo que veníamos haciendo nos ayude a obtener buenos resultados”, comentó José Pékerman, el técnico que quiere hacer historia con la selección nacional.