El día que José Pékerman lloró con un gol de Colombia