El kínder de Santa Fe

Los jugadores de la cantera le han dado una mano al técnico Gerardo Pelusso en estos momentos en los que el equipo cardenal disputa tres torneos.

Santa Fe sigue destacándose en los tres torneos que disputa. Es el único equipo del continente que en esta parte del año mantiene la opción de ganar tres títulos y lo que hay que destacar es que lo ha hecho con una nómina reducida, que ha sufrido bajas importantes por lesiones, como es el caso de Dairon Mosquera, Sergio Otálvaro y Ómar Pérez, quien apenas ahora está volviendo a sumar minutos tras varios meses de recuperación. Es por eso que el técnico uruguayo Gerardo Pelusso ha tenido que echar mano a jugadores de las divisiones menores del club, con la alegría de que estos le han respondido en la cancha.

En la jornada 18, ante Envigado consiguieron un empate y el sábado vencieron 1-0 a Nacional, el mejor equipo del semestre, que marcha como líder sólido. “Se está ensanchando el plantel. Hemos perdido jugadores por lesión, pero hemos ganado jóvenes que nos están dando una mano”, destacó Pelusso, quien con honestidad reconoció que “yo no los pongo para hacerme el héroe. Es la virtud de quienes los han preparado. Yo lo único que hago es darles la oportunidad”. Con esa victoria, Santa Fe llegó a 30 puntos y con dos partidos por jugar (ante Jaguares y Millonarios), tiene la clasificación a las fases finales de la Liga al alcance de la mano.

Ante el equipo verdolaga jugaron siete futbolistas de las divisiones menores como titulares: Jordy Monroy, Francisco Meza, Ricardo Villarraga, Darío Rodríguez, Almir Soto, Yair Arboleda y John Miranda. En la segunda parte ingresó uno más, Juan Daniel Roa, ya consolidado y a quien se le dio un poco de descanso teniendo en cuenta que este miércoles el cuadro albirrojo disputará el partido de ida de la final de la Copa Águila. Además de ellos, en el juego ante Envigado estuvieron en acción otros canteranos, como Héctor Urrego, John Velásquez y Jorge Obregón.

La cantera cardenal

No es novedad decir que Santa Fe es uno de los equipos colombianos que mejor trabajan en sus fuerzas básicas. Históricamente ha tenido a hombres con capacidades especiales para reclutar jugadores promesas, como es el caso de Alfonso Sepúlveda, quien desde los años 60 ha estado vinculado directa o indirectamente a la institución. Pero desde la llegada del presidente César Pastrana se reestructuró la manera de trabajar. Con su experiencia en el fútbol aficionado, pues fue el presidente de la Liga de Bogotá, trajo a Eduardo Cañón a dirigir el proyecto de los juveniles y aprovechando la base que había se potenció el proceso con medidas como traer como profesores a exjugadores del equipo profesional, para crear una identidad por el club, o también la creación de un manual de convivencia con el que se busca que el jugador desde la base tenga una buena conducta y sienta pertenencia por la camiseta de Santa Fe.

En 2012 se subió a diez canteranos, que terminaron logrando la séptima estrella después de 37 años, y eso hizo que se creyera más en la importancia de invertir en las juveniles. Santa Fe cuenta con 13 equipos que participan en la Liga de Bogotá o en los torneos de la Federación, los cuales entrenan día a día en la finca que en su momento fue de Millonarios, en la calle 224 con autopista Norte. Allí se ha podido poco a poco armar un gimnasio, lo que les ha permitido a los jugadores bogotanos estar mejor preparados en la parte física, algo que, según Cañón, es el gran pedido de Pelusso. “Él ha dicho que hay que hacer énfasis en el trabajo físico y de fuerza, porque es con eso que se marca diferencia”.

En la selección de Bogotá que participará en los Juegos Nacionales hay siete futbolistas de la cantera de Santa Fe. Además, vienen nombres que seguramente se destacarán como los de ahora en el primer equipo. Pelusso y su cuerpo técnico invitan constantemente a los conjuntos menores a entrenar con el plantel profesional y es ahí cuando han tenido la oportunidad de ver a las jóvenes promesas que hoy le responden en la cancha.