El Metro, el fortín de José

El buen rendimiento de la selección de Colombia en estas eliminatorias se debe, en gran parte, al trabajo hecho en Barranquilla.

 José Néstor Pékerman llegó a comienzos de 2012 a la dirección técnica de la selección de Colombia. / AFP
José Néstor Pékerman llegó a comienzos de 2012 a la dirección técnica de la selección de Colombia. / AFP

Desde que José Néstor Pekerman asumió la dirección técnica de la selección de Colombia, se la jugó por Barranquilla. Las condiciones climáticas de esa ciudad, más el ambiente folclórico y de fiesta propio de la región caribe del país, y la amplia capacidad del estadio Metropolitano, fueron los principales factores que motivaron al argentino a tomar la decisión.

Hoy, cuando la selección ha disputado cuatro partidos en casa desde que don José asumió la batuta, ha logrado sumar todos los puntos, mantenido la valla invicta y convertido 13 goles. Haciendo un balance general de la Eliminatoria para Colombia en casa, se encuentra que sólo ha perdido un partido, frente a Argentina, y empatado uno, contra Venezuela. Lo que quiere decir que ha logrado un rendimiento del 72%, un número que explica por qué está tan cerca de clasificar a un mundial. Al fin y al cabo, siempre se ha asegurado que la presencia en un mundial se logra por lo que se construya en casa.

Con felicidad, pero con el mismo tono pausado y calmado que le caracteriza, el técnico de la selección nacional se muestra satisfecho con el trabajo realizado hasta ahora, pero es consciente de que mientras no esté asegurado el cupo, no cantará victoria.

“Felicito a todo el plantel por el trabajo durísimo de estos días. A pesar de que esta etapa de la eliminatoria coincide con la finalización de los campeonatos, le han puesto una voluntad enorme y eso es motivo de orgullo. Hemos cumplido el objetivo de esta fecha doble y ahora debemos pensar en lo que viene”, confesó el adiestrador argentino.

El martes, cuando se terminó el partido, el cuerpo técnico se abrazó e hizo una rueda con sus más cercanos colaboradores. En referencia a esa euforia, poco vista en él, Pekerman comentó que “el festejo es algo que nos debíamos desde hace mucho tiempo. La eliminatoria es durísima, siempre teníamos ganas y con el triunfo frente a Perú nos sentimos muy emocionados. Todos trabajamos con esmero, voluntad, cuidando detalles y lo que logramos lo valoramos porque costó muchísimo”.

Siempre que se hace referencia al futuro inmediato, Pekerman muestra mesura, y luego de estas fechas no podría ser diferente. “Estamos más cerca, pero nos falta, no hemos conseguido todavía nada. No hacemos cuentas ni hablamos de puntos. Teníamos que ganar y eso fue lo que hicimos”, recalcó.

La próxima doble jornada de Eliminatorias se disputará en el mes de septiembre, en la cual se recibirá a Ecuador y se visitará a Uruguay en Montevideo. Antes de esos compromisos, en el mes de agosto, habrá una fecha Fifa, de la cual seguramente esta vez sí se hará uso para reunir al grupo, probablemente en territorio europeo y enfrentar a algún rival de ese continente.

Pekerman tiene a todos los colombianos soñando. Mientras tanto, él no duerme y sigue trabajando para sellar el cupo a Brasil.