El Millos de Lillo sigue de capa caída

Perdió 1-0 frente al Chicó en el estadio La Independencia de Túnja y completó su segunda caída en tres presentaciones. El domingo a las 5:30 p.m. recibirá a Nacional en Bogotá.

Liga Postobón

El técnico español Juan Manuel Lillo hizo 10 cambios en la nómina titular para enfrentar anoche al Boyacá Chicó en Tunja. Envió al banco a referentes del plantel como Lewis Ochoa, Fabian Vargas, Mayer Candelo y Dayro Moreno y terminó perdiendo 1-0 frente a un Chicó que mereció mucho más.

En los primeros minutos los juveniles que fueron inicialistas hicieron una buena presentación, tuvieron actitud y controlaron el partido. La idea del técnico albiazul fue plantear un esquema de 4-3-3 en el cual la función de los jugadores de la zona media fue fundamental para darle equilibrio al equipo. Sin embargo, esa idea de juego no duró mucho y poco a poco el cuadro local comenzó a ganar terreno.

El técnico del Chicó, Eduardo Pimentel identificó las grietas que quedaban en la zona del cuadro azul y aprovechó esos espacios para vulnerar. Fue en el segundo tiempo cuando reaccionó y logró marcar el único gol del partido. Fue luego de un garrafal error de la defensa embajadora, que fue comandada por el panameño Román Torres, quien se estrenaba con la camiseta de Millonarios para este semestre.

Se confundió toda la zaga, y dio un rebote que aprovechó Edwin Móvil al minuto 61 para vencer al arquero Luis Delgado. Desde ahí Millonarios intentó reaccionar ingresando al campo de juego a Fabian Vargas, Dayro Moreno y Mayer Candelo, pero fue muy tarde porque nunca logró equilibrar el marcador.

Ahora sigue el próximo domingo un reto aún más complicado frente al Atlético Nacional en Bogotpá. Frente a la máquina verde, el equipo de Juan Carlos Osorio que lleva 9 de 9 y con titulares o suplentes mantiene una idea y estilo de juego. Nada fácil la tendrá Lillo, quien aunque fue respaldado por la junta directiva para que siga con su proyecto, tendrá que tener claro que para la hinchada de Millonarios sería muy doloroso perder un clásico más frente a los verdes. Futbolísticamente falta mucho por mejorar  y sin consolidad a un equipo aún mucho más. De seguir así, Lillo y Portolés tienen sus días contados en Millonarios.