El niño que sorprendió a Barranquilla

Juan Guillermo Cuadrado deslumbró a la capital del Atlántico en el año 2000.Ahora, con la selección mayor, hace vibraral estadio Metropolitano y al país entero.

Juan Guillermo Cuadrado se consolidó en la selección en la era Pékerman.

El alcalde de Baranoa, Wilson Durán, había preparado un ambiente de música y fiesta para recibir el torneo Asefal, un certamen que reúne cada año a las mejores escuelas de fútbol del país en la ciudad de Barranquilla, pero que en esa edición cambiaba de sede y se iba a disputar en el pequeño municipio atlanticense.

Era enero del año 2000 y en el equipo Manchester de Urabá se destacaba un negrito bajito, flaquito, con pelo crespo y una agilidad con el balón que llamaba la atención.

Durán, contento por tener este evento en su pueblo, invitó a hospedarse en su propia casa a Juan Guillermo Cuadrado y a otros jugadores. “Cada vez que salía a la cancha era un espectáculo; fue la atracción en ese certamen. El ritmo de la música cuadraba con sus rápidas gambetas y movimientos”, comenta Agustín Garizábalo, veedor que lo llevó al Deportivo Cali unos meses después de ese certamen.

Juan Guillermo estuvo 15 días viviendo en esa región. La gente lo trataba como a una estrella porque no había que ser experto en fútbol para darse cuenta de su magia con el balón. “Hicimos una gran familia por esos días con la gente de Baranoa. Cuando nos íbamos a ir no lo queríamos hacer porque el trato había sido increíble. Me siento como en casa en esa región del país”, reconoció el hoy jugador de la Fiorentina de Italia, quien desde que juega con la selección de Colombia en el estadio Metropolitano de Barranquilla siente el calor del pueblo costeño. “Por eso cuando estoy en esta ciudad me siento como en casa, aquí viví momentos inolvidables y felices”, recordó.

A Cuadrado se le murió su padre cuando tenía cuatro años. Su madre, Marcela Bello, tuvo que ser la cabeza del hogar. Cuando Neco, como le dicen por haber nacido en el municipio antioqueño de Necoclí, estaba más grande, el que cumplió la labor de papá fue Nelson Gallego, uno de los mejores formadores de jugadores en Colombia, quien guió a Víctor Aristizábal, Faustino Asprilla, Giovanni Hernández, Camilo Zúñiga, Cristian Zapata, Abel Aguilar y Freddy Montero, entre otros.

Gallego destaca que Juan Guillermo es uno de los futbolistas más completos que ha tenido y cree que podrá cubrir perfectamente la posición de lateral derecho, en reemplazo de Camilo Zúñiga. “Desde mi época yo lo usaba en esa posición. Él sale mucho a atacar, pero yo le decía: ‘Hoy no te preocupés tanto por atacar sino con defender’, y él cumplía la tarea a la perfección. Es un jugador muy inteligente, que sabe manejar los momentos”, le comentó Gallego a El Espectador.

“Yo estoy tranquilo, he trabajado mucho como lateral derecho. Ahí salí del Medellín, así que conozco el puesto. La última palabra la tiene el profe Pékerman, pero si me toca jugar ahí, no tengo problemas en hacerlo”, acepta el jugador, que ya se recuperó de una fractura en la clavícula sufrida hace 20 días jugando con su club en Italia.

“Físicamente estoy bien. La lesión fue de los brazos, así que siempre estuve corriendo. Por ese lado estoy tranquilo y a disposición del cuerpo técnico”, señala.

Cuadrado ha sido uno de los jugadores más destacados en esta eliminatoria y precisamente frente a Chile, en el partido en Santiago, disputó uno de sus mejores juegos con la camiseta de la selección nacional.

Entró en la segunda parte y con su agilidad y cambio de ritmo le ayudó al equipo a lograr una remontada que podría considerarse como el resultado más importante del camino hacia Brasil 2014, porque ahí el cuadro de José Pékerman mostró su jerarquía y que tenía con qué clasificar.

“Creo que el del viernes va a ser un partido muy diferente al de la otra vez. Chile viene de cuatro juegos sin perder, sus jugadores han levantado mucho su nivel, entonces nosotros debemos estar muy tranquilos ante eso, estar bien parados en el terreno de juego y seguir haciendo respetar nuestra casa, que ha sido una de las claves en este nuevo proceso”.

Sobre su nivel con la camiseta de la tricolor en los últimos partidos, Juan Guillermo fue sincero: “No me han salido las cosas tan bien como esperaba, pero creo que todos los partidos son diferentes. A veces se juega bien, a veces mal. Para este compromiso tan crucial me siento cómodo y tengo la confianza de que si me toca ingresar voy a poder cumplir con una gran actuación. Trato de mostrar siempre la alegría que he tenido. Ser atrevido y darle otro color al fútbol de la selección”.

Mañana, en el Metropolitano, Cuadrado quiere poner a celebrar a todo el país, como lo hizo con la gente de Baranoa hace 13 años. “En ese entonces le decían El Mago. Ojalá frente a Chile le salgan todos sus trucos”, confesó Garizábalo.

Con un empate Colombia asegurará su cupo al Mundial de 2014. Incluso lo hará perdiendo, siempre y cuando haya un ganador en el partido Ecuador-Uruguay, que se disputará simultáneamente en Quito.

[email protected]

@Luisguimonte