"Por el orgullo cardenal"

Santa Fe recibirá este sábado (5:30 p.m., RCN) a Cali. Otros juegos de la fecha: Envigado vs. Chicó (3:15 p.m.), Júnior vs. Nacional (7:45 p.m.) y Patriotas vs. Itagüí (5:30 p.m.).

El paraguayo Germán Centurión (centro) es uno de los referentes del más reciente campeón de Colombia, Independiente Santa Fe.  /El Espectador
El paraguayo Germán Centurión (centro) es uno de los referentes del más reciente campeón de Colombia, Independiente Santa Fe. /El Espectador

Con calculadora en mano estarán en esta decimosexta fecha de la Liga Postobón muchos técnicos que hacen cálculos para definir la clasificación de sus equipos a los cuadrangulares semifinales. Además están los que hacen cuentas para no quedar eliminados y seguir con una ecuación matemática que les permita entrar a la fiesta de fin de año.

El caso de Santa Fe es uno de los más dramáticos. Ganando los nueve puntos que quedan en juego, tendría que depender de otros resultados para clasificar con 25 puntos, algo pocas veces visto en el fútbol colombiano. El primer reto es hoy (5:30 p.m., RCN), frente al Deportivo Cali, que está en una situación similar.

Germán Centurión, líder del equipo cardenal, habló con El Espectador sobre este trascendental juego y la situación del más reciente campeón de Colombia.


¿Cómo se encuentra anímicamente el equipo?

Estamos muy adoloridos por el semestre, pero somos conscientes de que quedan tres partidos definitivos y vamos a intentar ganarlos para terminar de la mejor manera posible. Respecto a la clasificación, sabemos que es jodida, pero tenemos que sacar los nueve puntos por el orgullo cardenal. A pesar de los rumores, estamos unidos. Somos una familia.


El Cali también está necesitado. ¿Vamos a ver un partido a muerte?

Sí, un partido por el todo o nada para los dos. Va a ser fundamental para nosotros estar concentrados. Ellos van a venir a darlo todo y a proponer; no hay que esperar sino salir a atacar y hacer respetar la localía. Seguro va a ser un lindo espectáculo, son dos equipos grandes.


¿Pesarán las bajas de Ómar Pérez, Julián Quiñónez y Juan Daniel Roa?

Ellos son jugadores muy importantes, pero para este tipo de momentos es que todos trabajamos por igual. Los que venimos de atrás podemos entrar a hacer las cosas bien. Lo principal es que en este momento no importan los nombres; lo importante es que los que jueguen logren las victorias que necesitamos.


¿Se siente más cómodo jugando en línea de tres o de cuatro?

Lo que pasa es que el esquema natural de Santa Fe y del profe Wilson es la línea de cuatro. La de tres es muy difícil y la jugamos cuando tocó. Nos dio resultado a finales del semestre pasado porque los carrileros cumplieron un muy buen papel y atrás, junto a Quiñónez y Meza, hicimos bien las cosas. Pero creo que la base es cuatro en el fondo.


¿Le ha costado ser suplente, después de haber sido el líder de la defensa?

No, eso es decisión técnica; los jugadores tenemos que trabajar y estar a la orden del técnico. A mí me tocó banquear, pero las decisiones las respeto. Yo he venido trabajando bien, pero el profe Wilson ve mejor a otros. A comienzos de este semestre tuve una lesión en el tobillo que me perjudicó.


Su contrato vence el 31 de diciembre. ¿Ha hablado con el presidente de renovar?

En este momento estoy mentalizado en los tres partidos que nos quedan. En su momento, el presidente nos llamará para hablar ese tema. He estado muy contento acá, nos ha tocado remar y se nos han dado las cosas.


¿Pero usted quiere seguir?

Mi continuidad en Santa Fe no depende de lo que yo quiera. El presidente es el que decide. Sólo espero que termine el semestre para ver qué me dice.