El partido para la hinchada

Aunque ambos podrían clasificar, es posible que el clásico capitalino número 299 de la historia deje eliminado a uno de los dos equipos

Bónner Mosquera jugó 495 partidos en Millonarios, 45 de ellos ante Santa Fe. ‘El Maestrico’ Alfonso Cañón vistió 505 veces la camiseta cardenal. Anotó 146 goles.
La rica historia del clásico Santa Fe-Millonarios, el más tradicional del fútbol profesional colombiano, comenzó a escribirse el 19 de septiembre de 1948, cuando los albirrojos se impusieron 5-3 e iniciaron su camino hacia la conquista de la primera estrella.
Desde entonces, cardenales y embajadores se han enfrentado en 298 oportunidades en diferentes competiciones, aunque muy pocas veces esos duelos han resultado tan definitivos como el de hoy (4:00 p.m., por RCN), cuando jueguen en el estadio El Campín por la vigésima jornada de la Liga Águila, esa que determinará cuáles serán los ocho equipos clasificados a los cuartos de final del torneo.

Rojos y azules tienen 31 puntos cada uno y ocupan el sexto y el séptimo puestos de la tabla, respectivamente. Santa Fe gana la posición por una mejor diferencia de goles: 12 contra 11 de Millonarios. El empate podría permitirles avanzar a ambos, en caso de que alguno de sus escoltas, Júnior o Tolima, no triunfe. Si tiburones y pijaos suman de a tres, el equipo que dirige Ricardo Lunari tendrá que vencer al de Gustavo Costas, para dejarlo fuera.

Y aunque el próximo miércoles recibirá al Inter de Porto Alegre (5:45 p.m.) en el juego de ida de los cuartos de final de la Copa Bridgestone Libertadores, el actual campeón de Colombia utilizará esta tarde su plantilla de lujo. “Vamos a poner en la cancha a nuestros mejores hombres. Es un duelo definitivo y queremos clasificar en la Liga, así como esperamos seguir adelante en el torneo continental”, admitió Costas el viernes pasado, luego de la práctica en la sede de Tenjo.

Para el estratega cardenal, no ha sido fácil rotar la nómina y darles descanso a sus jugadores, pero entiende que directivos e hinchas no admiten que descuide ninguno de los dos torneos. “Tenemos que pelearlo todo, como debe ser. Vamos paso a paso y partido a partido”, agregó.

Sin embargo, la situación de Millonarios es más apremiante. Sin competición internacional y eliminado de la Copa Águila, la Liga es la tabla de salvación para Lunari y sus muchachos. La eliminación aceleraría la salida del timonel y de varios de sus hombres de confianza.

“Nosotros nos jugamos una final y Santa Fe es un gran equipo, sea con titulares o con suplentes, pero hemos demostrado que podemos ganarle a cualquiera”, expresó Lunari en una rueda de prensa que dio esta semana, en la que anunció que ante los problemas físicos del delantero Jonathan Agudelo, podría utilizar al argentino Maxi Núñez, lo que lo obligaría a dejar fuera a su compatriota Federico Insúa, pues solamente pueden actuar tres extranjeros y el arquero Nicolás Vikonis y el defensa Román Torres son intocables.

Los históricos

Bónner Mosquera es el futbolista que más veces disputó el clásico bogotano. Entre 1992 y 2006 jugó 45 veces contra Santa Fe. “Los que más recuerdo son dos en los que anoté. Uno lo ganamos 2-1 y en el otro empatamos 2-2. Ese es el duelo que uno más quiere ganar, porque es el rival histórico, el tradicional, las demás son diputas regionales”, asegura el volante, quien visitó 495 veces la camiseta albiazul.

Sobre el juego de hoy, Bónner asegura que “Millos deber ser inteligente, porque debe buscar la victoria sin exponerse demasiado atrás. Si rinde como en los últimos partidos, va a clasificar”.
El Maestro Alfonso Cañón, el máximo ídolo en la historia cardenal, enfrentó 44 veces a los azules y más que un partido en especial recuerda que “había una rivalidad sana. Dejábamos todo en la cancha, porque teníamos mucho sentido de pertenencia por la institución. Si uno perdía salía aburrido, pero iba a felicitar al contrincante y de una vez le advertía que habría revancha”.
Cañón, quien anotó 146 goles con Santa Fe, explica que “siempre me fue bien en los clásicos, hacía gol o pase gol. Me acuerdo mucho de uno que les ganamos en 1972, cuando a ellos los dirigía el doctor Gabriel Ochoa. Quedamos a dos puntos de ellos”.

El mejor futbolista bogotano de todos los tiempos, quien disputó 505 partidos con la casaca albirroja, asegura que “el partido de este domingo será a muerte, porque el que pierda no clasifica. Veo bien a Santa Fe, muy serio en la cancha, con oficio, pero tiene el problema de que también está peleando en la Copa Libertadores y eso físicamente puede pesar”.
En el pasado, otros clásicos fueron decisivos. El 21 de octubre de 1951 el Ballet Azul consiguió su segunda estrella tras una contundente goleada 5-1 a Santa Fe, con goles nada menos que de Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stéfano y Antonio Báez. El 20 de diciembre de 1978 Millonarios ganó 3-1 y dio la vuelta olímpica ante su rival de patio.

Pero Santa Fe también ha celebrado. Su triunfo más recordado es el 7-3, en 1992. Y recientemente se consagró campeón de la Superliga, en 2013, luego de imponerse en los dos juegos ante Millos.

Hubo solamente un clásico a puerta cerrada, el que se jugó el 1° de octubre de 2005, pues los embajadores fueron sancionados y no pudieron contar con su público. Para completar, Santa Fe ganó 3-1.

No obstante, todas esas historias y estadísticas son pasado. Ahora lo único que importa es el presente de ambos equipos y la posibilidad que tienen esta tarde de asegurarse un mejor futuro y regalarles a sus hinchas la victoria que mejor sabor tiene, la del clásico.