Elkin Murillo: "Al Quindío le falta visión"

Actual volante de Cortuluá, habla sobre la forma de dirigir de Hernando Ángel.

Elkin Murillo, volante del Cortuluá. / Cortesía La Crónica
Elkin Murillo, volante del Cortuluá. / Cortesía La Crónica

Por estos días, Elkin Murillo pasa vacaciones en Armenia, la ciudad que lo vio debutar en 1996 vistiendo la 11 de Deportes Quindío. La próxima semana-el 14 de diciembre- el volante talentoso cumplirá 15 años de su primera decepción en el fútbol profesional, precisamente con ese equipo y en esa ciudad que lo adoptó.

Esa noche de 1997 vio, desde el banco de suplentes del repleto Centenario de Armenia, como un gol de Orlando ‘El Fantasma’ Ballesteros le arrebataba la clasificación a la final al Deportes Quindío y se la entregaba al Atlético Bucaramanga, para decepción los 25 mil quindianos presentes. Por esas épocas, dirán los jugadores de ese entonces, por lo menos se peleaban instancias finales.

Elkin Murillo, piensa así, porque esa fue la última gran ronda definitiva que disputó el cuadro de Armenia. La única excepción fue el torneo clausura 2010, cuando incluso se volvió a llenar el estadio –después de 13 años- para el partido contra Once Caldas por la segunda fecha de los cuadrangulares, en el que casualmente actuó Elkin Murillo, en su segundo ciclo como jugador del club. El vallecaucano, que ahora milita en el Cortuluá, explica por qué Quindío, si conserva los cánones gerenciales actuales, nunca va a ser campeón.

Es como si al Quindío de hoy le conviniera perder, para no gastar en premios ni contratar mejor en caso de enfrentar un torneo internacional…

Incrementa gastos pero puede ganar mucho también. Si vas a Libertadores, por ejemplo, ganas plata por televisión, hay más publicidad, no sólo son gastos. Pero, sí, al Quindío le falta visión, para empezar, en materia de mercadeo, conseguir que la camiseta no sólo tenga uno sino hasta cuatro patrocinios. Así pueden armar un equipo integrado por jóvenes pero guiados por unos cinco experimentados.

Así estaba armado el equipo en el torneo clausura 2010, ¿por qué no ganaron?

Nos faltó motivación. Escuchar esa voz que yo oí jugando para otros clubes en instancias definitivas. La gente a la cabeza siempre debe hablar de títulos y esa vez hizo falta. En Cúcuta tuvimos muchas opciones, en Manizales empezamos ganando, pero hubo factores que se nos salieron de las manos. Por eso nos quedamos afuera.

Hernando Ángel dice que no contrata porque no hay taquilla y la afición no va al estadio porque no hay jugadores de renombre. ¿Qué hacer?

La gente va a ver un buen producto: así de simple. En 2010, con ese equipo que teníamos, el estadio se empezó a ver más lleno. Yo no lo veía lleno desde que disputamos una instancia definitiva con Bucaramanga en 1997. Lo que hay que hacer es llevar unos cinco experimentados y mezclaros con los jóvenes, que tienen un gran talento. Como no lo hacen así, la gente no va a tener confianza. Hernando Ángel es muy bueno, pero falta un poquito más de él, de la gente que lo rodea, para que Quindío esté en la final.

¿La última vez que se vivió algo así fue en el 97 contra Bucaramanga?

¡Uf! La fiebre era total en ese entonces. Nosotros nos concentrábamos en el Club Campestre de Armenia, que queda a unos diez minutos del estadio. Pero nos demorábamos mucho porque las personas no dejaban transitar. La ciudad estaba comprometida, yo veía niños con camisetas, de esas verdes con rayas amarillas que eran bonitas. Era tanta la expectativa que la decepción fue muy grande cuando perdimos. En materia colectiva fue, junto al terremoto, lo más triste que vivió esta ciudad.

Cuando usted empezó en este equipo, hace casi 15 años, ¿sí se hablaba de títulos?

En ese entonces siempre se hablaba de títulos. Yo, que era uno de los más jóvenes, recuerdo que disputamos cuatro instancias finales. Pero es que había un equipo muy maduro. Estaba Bernardo Redín, Rubén Darío Hernández, Róbinson Rojas y muchos más que no recuerdo. Pero ahora hay más jóvenes y aunque ellos están poniendo toda su voluntad, hace falta la experiencia. Hay que invertir más.

Aun así han estado siempre vivos hasta las últimas fechas…

Claro, le han dañado el caminado a más de un equipo que se refuerza mucho mejor. Fernando ‘El Pecoso’ Castro (extécnico) le aportaba bastante al equipo. No sé por qué se fue, pero va a dar muy duro su salida.

¿No le dan ganas de volver?

Ganas, sí. De hecho, vivo en Armenia y voy constantemente al estadio a apoyar al equipo. Pero a pesar de que hubo conversaciones para regresar, el club así no lo quiso. No sé por qué.