En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 54 mins

Entre héroe y villano

Los resultados respaldan al técnico Juan Carlos Osorio, quien a pesar de las críticas tiene a su equipo en los primeros lugares.

Juan Carlos Osorio, técnico de Nacional. /Gustavo Torrijos
Juan Carlos Osorio, técnico de Nacional. /Gustavo Torrijos

Atlético Nacional, además de ganar esta temporada por primera vez de visitante en el rentado colombiano (a Equidad 2-0), recuperó la identidad, los goles y el buen juego que los hinchas reclamaban. Después de las duras críticas que hubo por los últimos resultados y las declaraciones del técnico Juan Carlos Osorio sobre el pánico escénico de sus jugadores, el equipo antioqueño volvió a gustar y está en los primeros lugares de la tabla. Los verdes de Antioquia completaron seis victorias, cinco empates y una derrota en la Liga Postobón.

El torneo está muy parejo, ¿cómo va a hacer para que Nacional se mantenga y pueda entrar a cuadrangulares?

El formato de la Liga da para esa situación. Nuestro fútbol es muy competitivo, cualquiera le gana a cualquiera. Por eso seguiremos haciendo un buen trabajo, no nos podemos descuidar, hoy muy especialmente quiero felicitar a los jugadores por lo que están haciendo y estamos seguros de que vamos a seguir compitiendo de la misma manera a ver hasta dónde nos da. Sinceramente preferiría otro formato de campeonato, uno que sea de ida y vuelta, donde los equipos puedan tomar más riesgos, diferentes decisiones y corregir errores, pero bueno, así y hay que dar lo mejor.

¿Qué significó para usted el triunfo frente a Equidad?

Es un resultado muy positivo, quiero insistir, tengo que felicitar públicamente a mi equipo, porque hizo un esfuerzo inmenso, teníamos muchas limitaciones para conformar la nómina por todos los lesionados que hemos tenido, pero qué bueno que los jugadores mostraron que el espíritu del equipo está por encima de todo. La felicidad que nos dieron los muchachos fue incalculable.

¿Usted cree que a la hinchada le gusta cómo juega Nacional?

No podría responder eso nunca. Esas decisiones son muy personales, mi familia y yo estamos muy contentos en Medellín, es una ciudad extraordinaria que como en todas habrá gente que lo quiera a uno y otros que no. Eso mismo pasa en Barranquilla con Alexis García, muchos no lo quieren, pero creo que son más los que lo apoyan, igual lo que pasó con El Bolillo, me imagino que no todos querían que se fuera, pero bueno, insisto, es opinión de cada uno, habrá quienes defiendan mi trabajo.

 Y en su opinión, ¿el equipo sí está jugando bien?

Para mí sí. Es totalmente diferente jugar bien y bonito, nosotros estamos bien y eso es lo que me importa, hacer las cosas de buena manera, mostrar comportamientos ofensivos y defensivos, y ganar, así es el fútbol, lo importante es sumar.

De uno a diez, ¿cómo calificaría el rendimiento de su grupo?

Eso tampoco lo podría decir, así no se puede medir. A pesar de que el fútbol es un deporte grupal, toca medir a cada jugador individualmente, hay muchos que están en muy buen nivel y otros que no tanto. Por eso insisto en la rotación, me gusta que todos aprendan y den lo mejor.

Entonces, ¿está contento con lo que se está haciendo?

Cada partido es diferente, para mí unos son para olvidar, eso forma parte del fútbol y también lo hace bonito. Muchas veces soy consciente y critico, y acepto cuando no tomo las mejores decisiones, pero también tengo que decir que en otras ocasiones es culpa de los jugadores, no me gusta la displicencia y algunos de mis muchachos son así, no le meten ganas.

Sherman Cárdenas sigue mostrando una buena actuación, esta vez está reemplazando a Macnelly Torres, que está lesionado, ¿cómo se ha ganado su confianza?

Cada partido lo hace. Algunos se opusieron y no querían que llegara a Nacional, pero Sherman se gana su lugar metiéndole ganas y haciendo goles, eso más que bueno es muy influyente, nos alegra mucho por él, por su familia, por todo el grupo de Nacional y también por la hinchada.

Con la expulsión de Farid Díaz, ¿pensó que se le iba a derrumbar el partido y el marcador daría la vuelta?

No voy a mentir que nos dolió mucho su expulsión, porque nos dejó con un pie atrás, pero lo importante es que supimos suplir las necesidades y los jugadores que estuvieron, a pesar de que sintieron la ausencia de Farid, hicieron un excelente trabajo y el resultado final fue extraordinario. Espero que el próximo partido, que es el clásico antioqueño, también sea así.