Equidad resucita y hunde al Medellín