"Esta Colombia me encanta"

Roberto Carlos, uno de los mejores laterales izquierdos de la historia, asegura que Brasil es la gran candidata al título, pero que no se puede confiar. Elogia al equipo de José Pékerman y a su amigo Pablo Armero.

Como jugador de fútbol, Roberto Carlos participó en tres mundiales de mayores y salió campeón en Corea-Japón 2002 con Brasil. / EFE

“Roberto, ¿usted también tiene un millón de amigos, como su tocayo, el cantante?”, le preguntan. “¿Tocayo, qué cosa es tocayo?”, señala entre risas. Luego reacciona y dice: “Ah, mi homónimo. Yo creo que tengo mucho más de un millón. Jugué 22 años el fútbol profesional en cinco países y 125 partidos con la selección. En todo lado hice buenas relaciones”.

Y cómo dudarlo, si es una persona amable, alegre y muy conversadora. El Espectador habló con él antes y después del partido en el que la selección de José Pékerman derrotó 3-0 a Grecia en el estadio Mineirão de Belo Horizonte. Minutos antes del juego dijo que veía al equipo tricolor en un nivel muy alto y que su jugador preferido era Pablo Armero. Tras la contundente victoria sobre los helenos calificó al lateral izquierdo tumaqueño como “un fenómeno” y agregó: “Esta Colombia me encanta”.


¿Cómo le ha parecido el Mundial?

Agradable, con muchos goles, que es lo que queremos ver los amantes del fútbol. En la parte organizativa todavía faltan cosas, pero en general todo está lindo. Para nosotros es una oportunidad de mostrar lo que somos y de disfrutar un mes de fiesta.


¿Qué equipos le han gustado?

Brasil, que es el gran favorito, pero no puede creer que tendrá un Mundial fácil. Comenzó ganando, como se esperaba. México necesitaba jugar bien, porque había hecho una eliminatoria muy mala. Me gustó Chile y sobre todo Holanda.


¿Y qué piensa de España?

Que no se puede considerar perdida porque tiene un equipo muy bueno y jugadores que seguramente van a reaccionar. En Sudáfrica perdieron el primer partido y luego fueron campeones. Están muy equivocados quienes creen que está terminando un ciclo, como el de Barcelona; lo que sucede es que en el fútbol de máxima competencia no siempre se puede ganar.


Y Colombia, ¿cómo la vio?

Tiene muy buenos jugadores. Merecieron de lejos la clasificación. Siempre voy a hablar bien de Colombia porque viene jugando a un nivel muy alto y siempre se parece mucho a Brasil. Veo un equipo muy fuerte y confiable en la cancha. Lo veo sólido. Para ser sincero y sin ánimo político, esta Colombia me encanta. Sigo pensando que es una pena el tema de la ausencia de Falcao, pero está claro que tienen cómo reemplazarlo muy bien.


¿Le puede pesar al equipo de Pékerman el hecho de que para todos sus jugadores, excepto Faryd Mondragón, este sea su primer Mundial?

No, el primer Mundial debe ser el mejor de todos. Y Colombia tiene un equipo con jóvenes de muchísima experiencia en grandes partidos, estoy seguro de que la presión para ellos no será un problema. Ante Grecia lo demostraron y además sus aficionados hicieron una fiesta como nunca la habían hecho, fue algo espectacular.


¿Qué jugador le gustó?

Muchos, pero sobre todo James Rodríguez y Pablo Armero: es un fenómeno.


¿Y de Grecia?

Es un equipo defensivo, fiel a su tradición, pero el gol tempranero le cambió los planes. Ahora que estoy trabajando como comentarista trato de no ser tan crítico ni de descalificar, más bien de aportar mi experiencia, por eso espero ver más de Grecia en los próximos partidos.


¿A qué se dedica ahora?

Desde el año pasado soy entrenador del Sivasspor de Turquía y estoy analizando el Mundial para la cadena Globo.


¿Y le gusta la televisión? ¿Cómo se ha sentido?

Debuté en la Copa de las Confederaciones de 2013 con Televisa y este es mi primer Mundial como analista, pero debo confesar que para mí esto es mucho más difícil y que siento más nervios y ansiedad que cuando jugaba al fútbol.